¿Habéis escuchado alguna vez eso de que en el término medio está la virtud? Pues este refrán podría encajar perfectamente en el caso que hoy nos ocupa. Y es que Shawn Baca, el propietario de esta pick-up, ha decidido ir muy lejos con su preparación; tanto, que ha terminado, literalmente, explotando por los aires.

Las reprogramaciones y mejoras mecánicas están a la orden del día, pero todo motor tiene un límite. Cierto es que el de esta Dodge Ram y su propulsor diésel estaba muy alto, pero no lo suficiente como para evitar que termine siendo devorado por las llamas.

Un motor diésel que vuela por los aires

Y es que, pese a que detrás de esta imponente pick-up se esconde una preparación en condiciones, ha tenido un fatídico final. Hasta la fecha, la Dodge Ram que protagoniza este vídeo se encontraba en la tesitura de producir la friolera de 2.900 CV. Pero su dueño, obsesionado con redondear la fórmula, decidió ir algo más lejos; pero solo un poquito.

Vídeo: un Dodge Ram se dobla por la mitad

Nuevo turbo, intercooler, inyectores y…¡tachán! Tenemos una Dodge Ram capaz de alcanzar el umbral de los 3.000 CV. Lógicamente cuando te dicen que tu coche es capaz de erogar dicha potencia quieres dar fe de ello, ¿y qué mejor forma que en un banco de potencia con una marabunta de fondo?

Primero dosificas el gas y esperas a que llegue el momento de apretujar al fondo con el objetivo de dar rienda suelta a todo ese caballaje. Sin embargo y pese a que todo parecía ir como debería, se ha producido una intensa explosión que ha destrozado por completo el motor de la Dodge Ram.

Pese a la impactante imagen y a la violenta escena que termina con la Ram completamente calcinada, afortunadamente no hay que lamentar ningún herido. Y es que el conductor pudo salir del habitáculo un segundo antes de que todo sucediese.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.