Competir en un equipo de Fórmula 1 trae consigo una gran cantidad de ventajas entre las que, seguramente, probar todos los modelos de la marca para la que corres es un añadido interesante. Ser miembro de la Scuderia de Ferrari pone a tu alcance máquinas increíbles, algo de lo que han dado buena cuenta Carlos Sainz y Charles Leclerc, que se han puesto a los mandos de los SF90 Stradale y SF90 Spider.

Ferrari SF90 Spider: la deportividad y eficiencia a cielo abierto

El escenario elegido ha sido uno tan icónico como Imola, y parece que ambos se lo pasaron bastante bien:

Y no es de extrañar, puesto que el SF90 Coupé está equipado con el paquete Assetto Fiorano, que incluye un alerón de carbono y aplica el material en varios elementos para reducir 30 kilos el peso del conjunto. El Spider cuenta a su favor con le techo abierto para transmitir más sensaciones. Y ambos comparten un sistema de propulsión espectacular.

Se trata de un sistema de naturaleza híbrida enchufable que combina un motor 4.0 V8 biturbo de 780 CV con nada menos que tres motores eléctricos, dos en la parte delantera y uno en la trasera, que suman otros 220 para que el total sea de 1.000 CV. Esto hace que ambos sean capaces de acelerar de 0 a 100 km/h en 2,5 segundos, alcancen los 200 km/h en 7 segundos y tengan una velocidad punta de 340 kilómetros. Además, pueden circular en modo 100% eléctrico durante hasta 25 kilómetros.

Para terminar, Sainz y Leclerc hacen un cambio para coger cada uno el coche del otro, SF90 Spider y SF90 Stradale, respectivamente, para dar una vuelta que nos quedamos con ganas de ver.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.