El TT de la Isla de Man tiene más de noventa años en los que (todavía) ningún español se ha subido a lo más alto del podio. Víctor López tiene el firme objetivo de cambiar esto escribiendo su propio capítulo en la historia del citado campeonato y del motociclismo español. En Periodismo del Motor hemos charlado con él para conocer al piloto que se ha propuesto ser el primer español en conquistar la Isla de Man.

Así serían las motos de estos 6 fabricantes de coches

Víctor y la Isla de Man se conocieron cuando él era “un chaval de 24 años que sentía pasión por esa carrera. Me gustaba muchísimo y tomé la decisión de ir a por ella”. Hoy en día, el TT de la Isla de Man acoge diversas categorías (Senior TT, Superbikes TT, Superstock TT, Lightweight TT, Sidecar TT y TT Zero) y dura dos semanas: seis días de entrenamientos libres y clasificación, cinco días de prácticas para la carrera y cuatro días de competición.

Sobre el papel podría parecer la descripción de todo un festival de motos y velocidad, pero lo cierto es que no es fácil llegar hasta allí: “Es muy complicado entrar porque va por invitación. El proyecto que hemos diseñado es a un año o año y medio porque para poder convertirlo en realidad hay que cumplir una serie de requisitos e implicarse de lleno”. A esto hay que añadir otros ingredientes como “la pasión, la aventura y que te guste la velocidad”.

Víctor López

Una carrera legendaria

¿Por qué la Isla de Man que siempre ha estado ligada a adjetivos como peligrosa, inconsciente, arriesgada…? Víctor no se lo piensa a la hora de explicar las razones que le han llevado a enrolarse en esta aventura: “Es una carrera tan complicada como legendaria. Para mí es la más mítica e importante del motociclismo, aunque todos conozcan más el campeonato de MotoGP. Pasas mucho tiempo sobre la moto y tiene que gustarte mucho la alta velocidad, pero a cambio la sensación de libertad es única. Tienes el tramo ante ti y eres libre de actuar: decides la velocidad, eliges tu destino… es súper divertido y si lo tienes bajo control es increíble”.

Los cinco circuitos más mortíferos del mundo

El piloto español compara las características del TT de la Isla de Man por las que la carrera tiene ese atractivo tan particular: “En otros sitios todo está más estipulado: los límites, las restricciones… Allí puedes alcanzar una velocidad punta de 335 km/h en un asfalto urbano, que aunque es rugoso y no tiene buena apariencia sí que tiene buen grip y, además, las marcas hacen neumáticos específicos”.

Víctor nos explica que ha sentido tanto miedo como respeto por la Isla de Man: “Sin el último estás pedido. En el TT se necesita experiencia, habilidad, técnica… Hay que estar muy preparado  porque si cometes un error sabes lo que puede pasar. Todos los que vamos allí sabemos pilotar una moto, pero lo complicado es controlarte a ti mismo en un ambiente tan hostil”.

Víctor López

Aguantar el ritmo

Sin embargo, más que la velocidad máxima que puede alcanzar a bordo de su moto, Víctor hace especial énfasis en el ritmo de la prueba: “La velocidad media supera los 200 km/h y lo más complicado es aguantar ese ritmo durante las seis vueltas: cada una tiene 62 kilómetros, tardamos 17 minutos en completarla y hay que añadir las paradas: en total una hora y media, más o menos. Es como hacer el trayecto que hay entre Madrid y Valencia en ese tiempo… y por carreteras nacionales”.

Llegados a este punto y conociendo a través de Víctor la Isla de Man, le preguntamos cómo se preparar un piloto para una carrera como esta. La respuesta sorprende: “No puedo entrenar porque es imposible correr como allí porque tendría que hacerlo en la carretera y es imposible por seguridad y por las multas. Hago carreras de resistencia, en circuito corto… pero no es lo mismo. No te puedes preparar hasta que llegas allí y por eso dura tanto: la primera semana es sólo de entrenamiento porque hasta que te acostumbras cuesta mucho”.

Llegar hasta la Isla de Man

¿Es fácil encontrar los apoyos necesarios para una aventura como esta? Víctor explica que llegar hasta el TT de la Isla de Man es complicado porque “no hay licencia por parte de la Federación de España y no termina de cuajar. Yo corro con la licencia de Andorra aunque allí me ponen la bandera española”. Él tiene la suerte de haber encontrado empresas a las que le gustan las motos y ven la carrera como una aventura: Martimotos, una tienda de equipación para motoristas que le acompañan desde hace seis años, Xecretia y Motodesguace.

Nos despedimos de Víctor hablando del futuro: si logra el reto de ser el primer español en conquistar la mítica Isla de Man, ¿qué será lo siguiente? “Lograr el triunfo sería bestial. Sería algo muy bonito y, además, abriría camino demostrando que se puede hacer. Si gano, después me gustaría ir a correr allí para disfrutar sin competir y empezar un proyecto nuevo: el Dakar, que es una carrera preciosa y muy emocionante. Es la aventura de las aventuras”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.