La quiebra de Saab ocupa uno de esos capítulos negros en los libros de historia de la industria automotriz. El flamante fabricante sueco pasó por varios propietarios hasta que, en 2014, un consorcio chino tuvo problemas de nuevo con la compañía y decidió frenar sus planes de relanzamiento como marca de coches chinos. Ahora, cinco años más tarde, el último Saab jamás fabricado será subastado.

A subasta el Porsche Type 64 de 1939 de Ferdinand y Ferry Porsche

Saab formaba parte del basto imperio de General Motors desde el año 2000, aunque el grupo americano ya era propietario del 50% de las acciones de la marca desde 1989. Sin embargo, en el año 2008, los problemas financieros que también acabaron con Hummer y Pontiac, provocaron que GM tuviera que buscar un nuevo dueño para Saab.

ultimo Saab fabricado sera subastado

Muchos fueron los pretendientes para la marca sueca, incluyendo el gobierno chino e incluso Koenigsegg, pero GM decidió vender la empresa al fabricante de deportivos Spyker en 2010. Un año duró la aventura de Saab con Spyker, ya que en 2011 el nuevo propietario se declaró en bancarrota. En 2012, un consorcio chino conocido como National Electrico Vehicle Sweden (NEVS) compró los activos de Saab con la intención de crear un 9-3 eléctrico.

Sin embargo, en 2014, NEVS se encontraba en dificultades económicas (otra marca que posee Saab y otra empresa que acaba con problemas económicos), y decide detener sus planes de desarrollo para su recién adquirida compañía. Ahora, NEVS ha adquirido nuevos socios y ha reanudado sus planes de construir un 9-3 eléctrico en China, aunque ya no llevará el nombre de Saab.

El último Saab jamás fabricado será subastado

ultimo Saab fabricado sera subastado

Pero, aunque en la última década Saab no ha tenido la estabilidad necesaria para ser un fabricante de automóviles rentable, hace seis años se fabricó el último modelo de producción de la marca, y será subastado el próximo mes de diciembre. Cuando NEVS adquirió los activos de Saab Automobiles, también compró la planta original de Trollhattän en Suecia, donde produjo el 9-3 de gasolina.

Sin embargo, otra disputa financiera provocó que la planta tan solo perteneciera durante cinco meses a NEVS, lo que limitó la producción del modelo. Durante este lapso de tiempo, NEVS reservó un Saab 9-3 Aero Turbo de 2013 para las pruebas de choque, unos test que jamás se realizaron y que supuso que el motor de 220 CV tan solo haya cubierto 5 kilómetros desde entonces, convirtiéndose, al mismo tiempo, en el último Saab jamás fabricado.

En el Saab Car Museum Festival que se celebra cada año en Trollhattän, NEVS ha decidido exhibir el 9-3 Aero Turbo para que todos los fans lo puedan contemplar antes de ser subastado. Sin duda, es un modelo de gran importancia histórica, por lo que será interesante descubrir cuánto están dispuestos a pagar los fans de Saab por añadir este coche a su colección.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.