Cuando me saqué el carnet de conducir y conseguí ahorrar una cantidad que, a mis tiernos veinte años, me parecía más que suficiente… comuniqué a mi padre la intención de comprar un MINI porque, para nosotros, tenía un significado especial. El hombre se echó a reír y, observando mi ajustada hucha, me dijo: “Ahí no hay suficiente para el MINI y no es un modelo para ser tu primer coche. Busca uno que aguante los imprevistos de una novata y de una ciudad como Madrid”. Una definición que bien valdría para el coche con el que he pasado la última semana: así ha sido la prueba del KIA Picanto 2021.

El KIA Picanto es el modelo más pequeño de la firma surcoreana, un coche perfecto para aquellos que buscan su primer vehículo por una razón: su versatilidad. Te permite callejear con soltura, sus dimensiones harán que encontrar aparcamiento sea una tarea algo más sencilla y, además, es capaz de cumplir para una escapada que no te obligue a recorrer más de 200, 250 kilómetros. Por algo es uno de los modelos más vendidos de KIA en todo el mundo.

El diseño exterior

El diseño exterior del KIA Picanto sugiere que es un coche para espíritus jóvenes, enérgicos y decididos. Con la última actualización, dentro de esa imagen más atrevida y resuelta destaca la calandra 'tiger-nose' ubicada encima de una parrilla que ha bajado su posición, los grupos ópticos de forma angular y la combinación de líneas horizontales y verticales que dan sensación de mayor aplomo.

Algo a lo que contribuye un ligero cambio en sus medidas: no ha crecido a lo largo, a lo ancho o a lo alto. El KIA Picanto ha incrementado su batalla en 15 milímetros desplazando las ruedas hacia los extremos y acortando el voladizo delantero. En nuestro caso nos acompaña la versión GT Line, inspirada en la imagen deportiva de los modelos GT, que cuenta con remates en determinados rincones de la parrilla, tomas de aire laterales, estribos, paragolpes trasero y una doble salida de escape cromada.

Prueba del KIA Picanto 2021

El habitáculo

Esta línea de esencia deportiva se hace extensible al interior. KIA ha modernizado y ha renovado el habitáculo del Picanto con nuevos materiales, donde los plásticos duros de buena apariencia ganan la partida, y un orden en los elementos que genera más sensación de calidad. Además, una vez más, ha apostado por la horizontalidad para jugar con la sensación de amplitud.

El salpicadero está más alineado hacia el centro y cuenta con una superficie flotante en la consola central: un hueco que, en el caso del coche de pruebas, ocupa un sistema de infoentretenimiento básico, pero que en otros acabados dispone de pantalla táctil. Al buen número de huecos portaobjetos hay que añadir que los ocupantes, sobre todo los de la fila trasera, cuentan con algo más de espacio gracias al aumento de la batalla que te explicaba anteriormente. Eso sí: viajar cinco personas se antoja incómodo; la misma sensación que tendrán aquellos que midan más de 1,80 metros.

Prueba del KIA Picanto 2021

Otra de las mejoras llega de la mano del maletero, que presume de un hueco nada despreciable bajo el suelo donde va la carga. Su capacidad pasa de 250 a 255 litros convirtiéndose en uno de los mejores del segmento. Cabe recordar que los asientos traseros del KIA Picanto de la prueba se pueden abatir en formato 60:40 para ampliar ese volumen hasta los 1.010 litros.

Equipamiento del Kia Picanto 2021

En cuanto las ayudas a la conducción, el urbano de KIA cuenta con un par de sistemas fundamentales cuando te mueves (casi) exclusivamente por la ciudad: un sistema autónomo de asistencia a la frenada de emergencia y vectorización de par en frenada, una función adicional del control electrónico de estabilidad. Gracias a ellos, el Picanto gana estabilidad, seguridad y reduce el subviraje en las curvas cuando sales a divertirte más allá de los límites urbanos.

Prueba del KIA Picanto 2021

Los motores del Kia Picanto 2021

La gama mecánica del actual KIA Picanto parte de los bloques atmosféricos con inyección indirecta multipunto (MPI) de 1.0 y 1.25 litros de la anterior gama, pero la marca surcoreana los ha retocada para mejorar el rendimiento y la respuesta.

Nuevo KIA Picanto 2020: motores, equipamiento y precios

El propulsor más pequeño es un 1.0 MPI con 67 CV y 96 Nm de par. A continuación nos encontramos con un bloque 1.25 MPI de 84 CV y 122 Nm y por último está el 1.0 T-GDI con 100 CV y 172 Nm. Todos ellos van asociados a una caja manual de cinco velocidades, menos el último que añade la posibilidad de equipar una caja automática de cuatro relaciones.

El KIA Picanto GT-Line que hemos probado tenía, bajo el capó, el primero de los motores: un gasolina de 998 cc con 3 cilindros en línea que alcanza una potencia máxima de 67 CV a 5500 rpm y un par máximo de 96 Nm a 3750 rpm. Según las cifras oficiales del Ciclo WLTP su consumo en ciudad es de 5,8 litros, en carretera lo reduce hasta los 3,8 y el combinada se queda en 4,5 litros. El nivel de emisiones es de 105 gramos de CO2 por kilómetro.

Prueba del KIA Picanto 2021

Hechas las presentaciones llega el momento de pasar a la acción y quiero hacerlo con un verso que atribuyen a William Shakespeare y a Calderón de la Barca: “Todo lo verás según el color del cristal con que lo mires”. Al KIA Picanto hay que observarle desde una perspectiva urbana y pensando en aquel conductor que busca un primer coche que le lleve de un punto a otro de la ciudad. Esa era yo hace muchos años: necesitaba un vehículo que me ahorrase las tres horas de transporte público que hacía cada día para ir a trabajar a horas intempestivas, que me permitiera circular y aparcar por Madrid y, por qué no, hacer pequeños viajes.

Es momento de subir a bordo y lo primero que notamos es que el KIA Picanto tiene un puesto de conducción cómodo y espacioso aunque, eso sí, recoge poco el cuerpo. El volante, multifunción y con costuras en contraste, tiene la parte de abajo achatada y resulta algo grande teniendo en cuenta el coche que tenemos entre manos. Además, sólo se puede configurar en altura y no en profundidad.

Potencia lineal

A nuestra disposición hay un cuadro de instrumentos sencillo con la información necesaria, nada de excesos que pueden distraer, un sistema de infoentretenimiento con radio y conexión bluetooth, una entrada USB y un puerto auxiliar. Hechos los ajustes, arrancamos y empezamos a rodar. Madrid tiene uno de sus días lluviosos y por ello notamos que el aislamiento posterior deja que se cuele algo más del ruido que deberíamos percibir; el resto de los días nos acompaña el sol y el hermetismo es el adecuado.

El motor atmosférico entrega sus 67 CV de potencia de forma lineal y dentro de la ciudad se mueve sin problemas. En el cambio, de cinco velocidades, la primera y la segunda son bastante cortas mientras que el resto ofrece un buen escalonado. Filtra bien las irregularidades del asfalto y la dirección sigue estando demasiado asistida, pero es fácil encontrar el feeling con ella.

Prueba del KIA Picanto 2021

Dentro y fuera de la ciudad

Con el paso de los días por las calles de Madrid y por los alrededores de la ciudad me doy cuenta que el Kia Picanto es más coche que antes. En su conducción se notan las mejoras que la firma ha hecho en el chasis transmitiendo sensación de seguridad. En la ciudad es un coche fácil de llevar por estrecha que sea la calle y por reducido que sea el hueco que acabas de encontrar para aparcar. Tiene un tamaño contenido (3,595 metros de largo, 1,485 de alto y 1,595 de ancho), es ágil, su radio de giro es pequeño y su frenada es contundente: características fundamentales para sobrevivir en la selva urbana.

¿Qué pasa cuando dejas atrás la ciudad? Su actitud es buena y ha mejorado, pero es inevitable que se noten sus puntos débiles: no olvidemos que el motor de nuestro KIA Picanto tiene 67 CV y eso, en carretera, juega en nuestra contra. Sorprende porque cuando alcanzamos la velocidad óptima en autopista y autovía no le cuesta mantener el ritmo, recordemos que pesa 974 kilos, pero el problema es llegar hasta ese nivel. Cuando pisas el acelerador notas que le falta genio y nervio, algo que deduzco no pasará con potencias más elevadas.

Durante estos siete días de prueba del KIA Picanto 2021 hemos recorrido 160 kilómetros por ciudad, carreteras secundarias y autovías. Lo cierto es que el vehículo no gasta mucho, pero su potencia nos ha obligado en más de una ocasión a pisar más de la cuenta para acelerar o mantener el ritmo. A pesar de ello, hemos logrado un consumo combinado de 5,9 litros a los 100.

Tras esta semana en la que, gracias al Picanto, he viajado al pasado y a aquellos primeros días conduciendo por Madrid me he dado cuenta de que tenía entre manos un coche muy recomendable para aquellos que necesitan ir de un punto a otro… atravesando la ciudad. Un vehículo que, además, les permitirá, incluso, divertirse en carreteras más reviradas. Y todo esto a cambio de un precio contenido: la versión de acceso arranca en 11.379 euros.

A destacar A mejorar
Dimensiones y ángulo de giro Falta de potencia
Consumo Dirección demasiado asistida
Dinámica
Ficha técnica KIA Picanto 1.0 DPi GT Line
Motor Cilindrada 998 cc
Cilindros 3 en línea
Potencia máxima 67 CV / 5.500 rpm
Par máximo 96 Nm / 3.750 rpm
Alimentación Tipo Inyección indirecta
Transmisión Caja de Cambios Manual de 5 velocidades
Tracción Delantera
Suspensión Delantera McPherson
Resorte helicoidal
Barra estabilizadora
Trasera Rueda tirada con elemento torsional
Resorte helicoidal
Frenos Delanteros Discos ventilados / 256 mm
Traseros Discos / 244 mm
Dimensiones Longitud 3.595 mm
Anchura 1.595 mm
Altura 1.485 mm
Distancia entre ejes 2.400 mm
Maletero Volumen 255 litros
Peso Peso 974 kg
Prestaciones Velocidad máxima 161 km/h
Aceleración 0-100 Km/h 14,6 segundos
Consumo
(WLTP)
Combinado 5,2 l/100 km
Velocidad baja 6 l/100 km
Velocidad media 4,9 l/100 km
Velocidad alta 4,5 l/100 km
Velocidad muy alta 5,7 l/100 km
Emisiones Emisiones de CO2 118 g/km Euro 6 - Etiqueta C
Precio Precio oficial Desde 13.543 euros

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.