La historia del Porsche 360 Cisitalia es la historia de la automación de post-guerra y de cómo un grupo de personas crearon un proyecto único que terminó derivando en nombres perfectamente reconocibles en nuestros días. No hay duda que la Segunda Guerra Mundial fue un hecho traumático para el Viejo Continente y su afectación duraría lustros, también en el sector del automóvil.

El Cisitalia Grand Prix, Porsche Type 360 o Porsche 360 Cisitalia fue un coche desarrollado con un objetivo: ser el más rápido en la categoría Grand Prix, la que más tarde derivaría en la Fórmula 1. Era el sueño de Piero Dusio, un industrial italiano que hizo fortuna tanto en la época anterior a la guerra como durante la contienda, vendiendo botas al ejército italiano.

Cisitalia: un sueño sobre ruedas

Los negocios eran los negocios, pero su gran pasión eran los coches. Su empresa de material deportivo se llamaba Consorzio Industriale Sportivo Italia, Cisitalia de manera abreviada. El objetivo era crear la marca de coches más potente en la competición, pero sin olvidar el lujo y el estilo de los coches deportivos italianos.

Cisitalia 202 Nuvolari

 

Durante la Guerra, Dusio ya tenía en mente crear un monoplaza para competición y se había puesto manos a la obra junto con Dante Giacosa, un ingeniero de Fiat. La cuestión es que el proyecto salió adelante y el éxito fue notable en aquellos tiempos complicados. Pero el objetivo era participar en la categoría Grand Prix y ahí, Dusio necesitaría ayuda.

Carlo Abarth ya tenía una relación comercial con Dusio y fue él el que puso sobre la mesa la solución para el sueño de Cisitalia: Porsche. Dusio también era amigo de Tazio Nuvolari, que tras la guerra, estaba buscando un nuevo coche para competir. Durante varias conversaciones parecía claro que Porsche tenía los medios técnicos y el talento para poder llevar adelante el proyecto.

Porsche, Abarth, Cisitalia: nombres ilustres

El 20 de diciembre de 1946 el proyecto del Porsche 360 Cisitalia comenzaba a rodar: Dusio, Abarth y los representantes de Porsche, Ferry Porsche, su hermana Louise Pitch y el ingeniero jefe Karl Rabe, firmaron el acuerdo para desarrollar un coche de carreras para Cisitalia.

Porsche 360 Cisitalia

En Porsche eran tiempos muy complicados. Ferdinand Porsche y su yerno, Anton Piëch, estaban en la cárcel acusados de utilizar mano de obra esclava judía en sus fábricas, una acusación que muchos atribuyen a Jean Pierre Peugeot. Sea como fuere, Porsche vivió sus momentos más duros en aquella época, con sus fábricas cerradas, sus jefes en prisión y sin recursos económicos.

Nunca lo sabremos, pero la inyección económica de Piero Duso al proyecto del Porsche 360 Cisitalia pudo ser clave para el futuro de Porsche y para el éxito que hoy conocemos. Gracias al dinero que puso el empresario italiano, se pudo pagar la fianza por Ferdinand y Anton, aunque estos dos ya no llegaron a intervenir en el proceso de fabricación del Cisitalia.

Porsche 360 Cisitalia: una bestia de 300 CV

En 1947, cuando ambos salieron, su hijo, Ferry Porsche, ya se había sacado de la manga una obra de arte de la ingeniería. Su padre, orgulloso, afirmó que el coche estaba impecablemente realizado y respiró tranquilo al ver que el futuro de la empresa familiar estaba más que garantizado. El Porsche 360 Cisitalia contaba con tracción a las cuatro ruedas y un motor sobrealimentado mediante carburadores Weber de doce cilindros en línea y 300 CV.

Porsche 360 Cisitalia mapa técnico

Era una máquina espectacular y buena parte de culpa también la tuvo Von Eberhost, un ingeniero alemán que colaboró con Porsche para el desarrollo y la fabricación del coche. Dusio estaba encantado: el Porsche 360 Cisitalia era justo el coche que estaba demandando. Lamentablemente, el sueño duraría poco.

Fiat, suministradora de las piezas del maravilloso Cisitalia 202 de calle, dejó de dar crédito a Dusio y los gastos derivados del desarrollo del monoplaza de competición llevaron a Cisitalia a la quiebra. No hay duda que Piero Dusio estaba creando algo especial, tecnológicamente a la vanguardia de la técnica y con muy buen gusto: Fiat no se podía permitir tener un rival tan peligroso cerca.

Cisitalia: un sueño roto

Dusio tuvo que salir del país casi por la puerta de atrás y emigró a Argentina, con una invitación personal del presidente Juan Perón. El coche llegó también a Argentina donde intentó participar en el Gran Premio de Buenos Aires en 1953, aunque sufrió problemas mecánicos que lo dejaron fuera. El único hecho destacable del coche fue conseguir el récord Sudamericano de velocidad en kilómetro lanzado: 233 km/h.

Porsche 360 Cisitalia frontal

El Cisitalia 360 era el sueño de un petrolhead, pero también cómo varios genios se pusieron a trabajar al unísono en un mismo proyecto y en tiempos muy complicados. Pocos conocen el Porsche 360 Cisitalia, pero no tengo duda que fue uno de los coches históricamente más relevante de esa época, al menos para dos marcas que han llegado hasta nuestros días: Porsche y Abarth.

Afortunadamente, con el paso del tiempo, Ferry Porsche consiguió recuperar su obra maestra y el coche se puede ver en el museo de la marca alemana en Stuttgart. Sin duda, uno de los gérmenes de lo que hoy es Porsche.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.