Las redes sociales y la conducción temeraria son dos elementos que, por desgracia, van de la mano. El primero sirve de escaparate a los conductores que buscan alardear de sus acciones ante una horda de followers. Por eso no nos sorprende ver casos de conductores que suben a las redes sociales vídeos grabados mientras circulan por encima de los límites de velocidad.

El último caso que documentamos de este tipo es de agosto del año pasado, cuando un conductor se grabó a 260 km/h en una vía de 90 y lo publicó en las redes sociales. A este caso se une el motorista que ha sido detenido por la Policía Nacional tras grabarse a 300 km/h mientras circulaba por la M-50 de Madrid.

La velocidad más alta registrada por un radar: caza a un conductor a 388 km/h y podría librarse de la multa

La investigación se inició a finales de febrero tras la denuncia de un usuario en las redes sociales que alertó de la publicación de un motorista que circulaba a velocidades extremas por varias vías de Madrid, incluyendo la M-50, informa la Policía Nacional en un comunicado.

Los agentes identificaron al motorista que circulaba a 300 km/h por la M-50

Al frente de la investigación se encontraban agentes de la Unidad de Ciberdelincuencia de la Policía Nacional, que a través del perfil de redes sociales del usuario que publicó el vídeo pudieron detectar otras tres publicaciones en las que el mismo motorista cometía otras infracciones de esta índole, como circular a 290 km/h en la M-50, en un tramo que engloba el túnel de Perales del Río, llegando incluso a superar los 300 km/h.

En otras publicaciones se puede ver al mismo motorista circulando a 213 km/h en la autovía A-42 en dirección a Madrid, de nuevo a 290 km/h en la M-50, a 115 km/h en un cuarto vídeo dentro de un tramo limitado a 50 km/h de la A-42 desde la Plaza Elíptica hacia Madrid; y a 280 km/h en otra vía en la que la velocidad máxima estaba limitada a 90 km/h.

La investigación determinó que el usuario de estos vídeos era la misma persona que circulaba con exceso de velocidad en una motocicleta Aprilia RSV4 con la placa de matrícula doblada hacia el interior para impedir su identificación. Tras las pertinentes indagaciones, el motorista ha sido finalmente identificado y arrestado en la localidad madrileña de Parla como presunto aturo de los delitos contra la seguridad vial que aparecían en los vídeos publicados en redes sociales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.