Tendemos a asociar a los famosos a auténticos “cochazos” y no sin razón, puesto que en la mayoría de las ocasiones una personalidad relevante casi siempre cumple esta regla. Pero no siempre es así y es que muchos, ya haya sido al principio de sus carreras o no, también han conducido vehículos de dudoso gusto: estos son los peores coches que conducen los famosos.

Zac Efron: Oldsmobile Alero

peores coches que conducen los famosos

La estrella adolescente ahora sigue siéndolo en su etapa adulta, pero conserva coches que su abuelo le dio cuando no se podía permitir comprar uno. Y el ‘yayo’ tenía buen gusto en general, puesto que le regaló un DeLorean y un Mustang del 65, pero Efron también ha decidido conservar el Alero, que es un coche que no está a la altura de los otros dos.

7 famosos que han participado en el Dakar

Conan O’Brien: Ford Tauros SHO

peores coches que conducen los famosos

El conocido presentador debe tener dinero a espuertas, pero se mantiene fiel a su viejo Ford, aunque por lo que se vio en un episodio de ’60 Minutes’, tampoco es que lo tenga muy cuidado. A saber si le seguirá dando vidilla al motor 3.0 V6 de 220 CV que tiene bajo el capó.

Will.i.am

El resultado final puede o no gustar, pero es el proceso de creación de este coche único lo que es disparatado: el cantante quería un coche especial creado sobre la base de un Escarabajo, así que lo llevó a un taller, donde gastó 400.000 dólares y dos años en la preparación, pero no le convención el resultado y se lo llevó a otro preparador, donde gastó otros dos años y medio millón más. ¿Mereció la pena?

Tom Hanks: Scion XB

peores coches que conducen los famosos

No es de los peores de la lista, pero este coche de aspecto cúbico, en el caso de Hanks, no le salió barato: a demás de comprarlo, lo transformó en un modelo 100% eléctrico, lo que hizo que su precio final fuera de más de 70.000 dólares. Pensad la cantidad de vehículos de cero emisiones más bonitos que este hay por dicho precio.

Mel Gibson: Toyota Cressida

peores coches que conducen los famosos

Se hace raro imaginar a una superestrella como Mel Gibson ya no tener, sino encima conducir, un sedán tan soso como el Toyota, además de hacerlo por las calles de Malibú, donde TMZ le cazó en 2009. Tras esa aparición, nunca más se volvió a saber del coche.

Papa Francisco: Renault 4

peores coches que conducen los famosos

No es que el Renault sea un mal coche, pero teniendo en cuenta que Lamborghini le dio un Huracán al Sumo Pontífice (aunque luego fue subastado), se queda algo corto. Eso sí, el ejemplar, que es de 1984, está en bastante buen estado y, además, cuando se lo regalaron, le dejaron un juego de neumáticos de invierno en el maletero.

George Clooney: Tango 600

peores coches que conducen los famosos

Seguramente uno de los más graciosos de entre los peores coches que conducen los famosos. Clooney se compró el primer Tango 600 fabricado, en 2005, por 108.000 dólares, cantidad algo elevada para el pequeño eléctrico, biplaza en tándem y tan compacto que cuatro unidades entran en una sola plaza de garaje. Eso sí, es bastante rápido: hace el 0-100 km/h en 3.2 segundos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.