La manera de adquirir un coche hoy es muy diferente a la de antaño. Ahora es posible alquilar un automóvil en función de las necesidades, mediante programa de suscripción, por ejemplo, como hace Lynk & Co. Esto ha llegado también al equipamiento opcional de los vehículos, como empezó BMW en Estados Unidos hace más de dos años. Pero ahora, el estado de Nueva Jersey quiere acabar con las suscripciones de equipamientos en los coches.

La marca alemana ofrece en Estados Unidos y en Europa desde este verano un sistema mediante el cual los clientes pueden disfrutar de una serie de elementos de seguridad, conectividad o confort, pagando una cantidad de dinero por un tiempo determinado, a través de los servicios BMW ConenectedDrive. Es decir, una suscripción.

Nueva Jersey quiere acabar con las suscripciones de equipamientos en los coches

Nueva Yersey suscripciones equipamientos coches

Entre esos elementos están, por ejemplo, los asientos calefactados, el volante calefactado, arranque remoto o diversos asistentes a la conducción. Sin embargo, el estado de Nueva Jersey está ya trabajando en una legislación que prohíba esta estrategia de la compañía bávara, al considerarla ilegal.

‘Adopta una carretera’, la nueva iniciativa de los Estados Unidos

Uno de los ejemplos que más ha escandalizado a los legisladores del estado norteamericano (y en las redes sociales) son los asientos calefactados que, estando ya instalados en el vehículo, solo se activan si el cliente paga la suscripción a través de la plataforma. Consideran que este sistema no es lícito, ya que el vehículo entregado al cliente ya incluía ese equipamiento.

Multas de 20.000 euros

Nueva Yersey suscripciones equipamientos coches

No obstante, el proyecto de ley no es para nada sencillo, ya que las actualizaciones inalámbricas se hacen a través de internet, así como el acceso a los servicios integrados, de los que se benefician los propietarios durante toda la vida del vehículo, un cargo a costa del fabricante.

Estados Unidos tiene escasez de diésel y este es el motivo

La solución para marcas premium que llevan a cabo este tipo de programas de suscripción de equipamientos pasaría por demostrar que una determinada función genera costes adicionales de funcionamiento durante el periodo contratado, gracias a los costes de los servidores de datos.

O bien que la suscripción sea una función ya existente, pero mejorada, como hace Mercedes en el EQS, que ofrece la dirección activa del eje trasero de diez grados por 489 euros al año, pero el vehículo ya incluye de serie la dirección del eje trasero de 4,5 grados.

De salir adelante esta ley, los fabricantes de automóviles podrían recibir multas de hasta 20.000 euros si no la cumplen.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.