Con el paso del tiempo, hemos sido testigos de una evolución en el segmento del automóvil que conlleva el sacrificio de motores de alta cilindrada. Si echamos la vista atrás, nos daremos cuenta de que hace no mucho tiempo los propulsores V8 y V6 pululaban con más soltura por el sector, siendo claro ejemplo de ello el motor V6 “Busso” de Alfa Romeo.

Y es que este motor, que ha estado en activo durante 25 años, se ha convertido en deseo de muchos. Alfa Romeo consiguió desarrollar de la mano del ingeniero Giuseppe Busso -de donde recibe su nombre- un V6 que ha levantado pasiones desde 1979, momento en el que hizo acto de presencia.

El motor V6 “Busso”, uno de los mejores motores de Alfa Romeo

A finales de la década de los 60, Alfa Romeo se encontró en la necesidad de un nuevo motor para continuar con el éxito del Alfa Romeo Giulia. Con esta premisa, la firma italiana contrató a Busso, un estoico ingeniero que terminó desarrollando motores incluso para Ferrari.

PRUEBA: Alfa Romeo 147 GTA

Debido a la crisis del petróleo, la gestación del motor se retrasó más de lo que le hubiera gustado a la marca. Fue finalmente en el año 1979 cuando este debutó de la mano del Alfa Romeo 6, modelo que no llamó demasiado la atención pero sí que lo hizo su motor, el cual fue alabado por la prensa de la época.

Se trataba de un bloque con 60º de inclinación y carrera corta con 2.5 litros de cilindrada y seis carburadores. Lo curioso de este motor es que, por norma general, todo V6 necesita 120º para lograr un balance perfecto; pero no era el caso del V6 “Busso”.

Para compensarlo, se recurrió a lo que se conoce como flying arms, los cuales se colocaban entre los cojinetes del cigüeñal. De esta manera, Busso y su equipo consiguieron dotar al V6 con ese equilibrio tan deseado de la mano de un volante de inercia y una polea del cigüeñal específicos.

Los mejores motores de la Historia

Alfa Romeo fue la primera marca en implantar este sistema en el V6 Busso, evitando así recurrir a un eje de equilibrado mucho más complejo. Con el paso del tiempo, la cilindrada se subió hasta los 3.2 litros y la potencia de los 130 a los 250 CV.

Fue así como Alfa Romeo de la mano de Giuseppe Busso desarrolló uno de los motores más grandes de la historia. Con este propulsor se dio vida a modelos tan emblemáticos como el Alfa Romeo 156 GTA, 147 GTA, Spider o el icónico 155 entre otros.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.