La ciudad de Milán paga a sus residentes para que no conduzcan

Milán (Italia) fue una de las ciudades europeas que promovió la implantación de tasas por congestión para acceder a los centros urbanos. Este impuesto, que se aplica a los vehículos más contaminantes al entrar al centro de la ciudad, se introdujo en Londres (Reino Unido) en el año 2003 y llegó a la segunda ciudad más poblada de Italia en 2008. Este sistema ha demostrado ser eficaz reduciendo el número de vehículos muy contaminantes que entraban a la ciudad, pero no así el número total de vehículos, ya que los modelos antiguos fueron sustituidos por coches más modernos y eficientes. La tasa para acceder al centro es de 5 euros por día (entre las 7:30 y las 19:30) para los no residentes y gratuita las primeras 40 veces para los residentes.

Por lo tanto, el problema de la congestión seguía sin resolverse. Para atajar esto, las autoridades milanesas han lanzado una nueva campaña para reducir el tráfico de vehículos que premia con 1,5 euros diarios a los conductores que decidan usar el transporte público de la ciudad en lugar de su coche particular. Para ello, se han aliado con la aseguradora Unipol y la empresa especializada en ‘cajas negras’ Octo Telematics, gracias a las cuales, pueden saber si el vehículo se ha utilizado o no.

Los 1,5 euros por no usar el coche no son una gran recompensa, pero justo cubre el coste de un billete en transporte público y son transferibles con facilidad gracias al pago vía mensaje de texto. Según Octo Telematics, esta nueva campaña demuestra el valor de los sistemas de conectividad de los vehículos (Aquí tienes el I Estudio de Coches Conectados realizado por Periodismo del Motor).

Fuente: Autoblog

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here