Actualmente, la industria del automóvil está trabajando en el desarrollo de nuevas soluciones de movilidad alternativas a las tradicionales, mientras en regiones del mundo como Europa se decide qué pasará con los coches de combustión a partir de 2035. Una de esas soluciones es el hidrógeno, pero hay una marca que ya experimentó con este elemento hace nada menos que 30 años. Fue el Mazda MX-5 Hydrogen Concept, el Miata con motor rotativo de hidrógeno.

Nos remontamos hasta 1993. En aquel entonces, la primera generación del Mazda MX-5 cumplía su cuarto año en el mercado y ya se había consolidado con un gran roadster, aunque la marca no podía imaginar todavía que, décadas más tarde, se convertiría en el descapotable biplaza más vendido de la historia. Pero, en la sombra, la firma japonesa desarrolló una versión del Miata movida por hidrógeno.

Mazda MX-5 Hydrogen Concept, el Miata con motor rotativo de hidrógeno

Mazda MX-5 Hydrogen Concept

Se trató de un experimento más de Mazda para utilizar el hidrógeno en coches de calle y, para darle viabilidad al proyecto, utilizó el famoso roadster. Bajo el capó, los técnicos japoneses sustituyeron el motor de cuatro cilindros y 1.6 litros por un motor rotativo de dos rotores, procedente del Mazda RX-7. Un propulsor que, seguramente, más de un aficionado del Miata habría soñado. Eso sí, no era un motor rotativo cualquiera, ya que se alimentaba de hidrógeno.

Aunque no se conocen muchos detalles técnicos del coche, la revista Popular Science publicó en aquella época algunos datos, como que el motor de hidrógeno añadía 230 kg al conjunto del coche, que se situaba por debajo de la tonelada, lo cual perjudicaba claramente a la dinámica del coche. Lo bueno, es que el coche no expulsaba gases contaminantes.

Vídeo: Así funciona el nuevo motor rotativo de Mazda

El motor rotativo de hidrógeno de Mazda entregaba 120 CV, en lugar de los 115 originales, y tenía un funcionamiento estaba basado en el calentamiento de un hidruro metálico cuyo gas alimentaba el motor rotativo. Según la citada publicación, para cubrir un trayecto de 100 kilómetros requería un proceso de repostaje de diez minutos.

Curiosamente, en aquella época Mazda pronosticó que, antes de 2020, habría coches de hidrógeno por las calles. Y hay que decir que no se equivocó, aunque la presencia de este tipo de vehículos sea testimonial. Actualmente, solo se comercializan el Hyundai Nexo y el Toyota Mirai.

Solo diez unidades

Mazda sólo fabricó diez unidades de este Mazda MX-5 Hydrogen Concept, cuya apariencia estética distaba poco de la del Miata original que circulaba por las calles de miles de ciudades del mundo. Lucía una carrocería bicolor en blanco y gris y un rótulo en su lateral que lo delataba.

Otro experimento de Mazda con el hidrógeno llegó en 2003, con un RX-8 equipado con un motor rotativo que podía funcionar con gasolina o hidrógeno. En el primer caso, entregaba 210 CV y en el segundo ofrecía 110 CV. Este modelo tampoco llegó a producción.

Actualmente, Mazda ha recuperado el motor rotativo, aunque con una función diferente a la que desempeñaba antaño. Lo tiene el Mazda MX-30 e-Skyactiv R-EV y funciona como extensor de autonomía.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.