Tras el sabor amargo que le dejó el Gran Premio de Abu Dhabi, en el que tuvo que abandonar la carrera, Lewis Hamilton se ha divertido con un Nissan Skyline GT-R R34 en Japón, y lo ha hecho de lo lindo, como se puede comprobar en un vídeo que ha publicado en propio piloto en su cuenta de Instagram.

El siete veces campeón del mundo de Fórmula 1 pasó unos días en Japón y se lo pasó en grande con un Nissan Skyline GT-R R34 durante horas por las calles de Tokio. En el vídeo, se le puede ver exprimiendo al máximo el deportivo japonés, con cambio manual y el volante en la derecha. De hecho, lo exprime tanto que hasta… ¡sale humo de la palanca del cambio!

Lewis Hamilton se divierte con un Nissan Skyline GT-R R34 en Japón

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Lewis Hamilton (@lewishamilton)

Al parecer, el vídeo se grabó el fin de semana que se disputó el Gran Premio de Japón de F1. El Skyline fue alquilado a Omoshiro Rent-A-Car, especialista en el alquiler de coches clásicos y exóticos. Esta unidad que conduce Hamilton cuenta con algunas modificaciones, como un diferencial de deslizamiento limitado mejorado y una suspensión revisada.

Sin embargo, a la empresa de alquiler no le hizo ninguna gracia el comportamiento del piloto británico, que considera imprudente y peligroso para los demás usuarios de la vía pública. Omoshiro no ha comentado si el coche sufrió algún daño.

La última vez que vimos al piloto británico al volante de algo distinto a su Mercedes-AMG F1 W13 E Performance fue a principios de mes. En aquella ocasión, fue al volante del Ineos Grenadier, en un vídeo que la propia compañía británica publicó, donde se veía al piloto de Fórmula 1 circular por terrenos fuera del asfalto con el espectacular todoterreno, alimentado con motor BMW.

Hamilton posee una importante colección de coches de diferentes fabricantes, entre los cuales se encuentra un Ferrari LaFerrari, un McLaren P1 o un Shelby 427 Cobra. Hace un año, aproximadamente, vendió su Pagani Zonda 760LH después de siete años en propiedad y, durante los cuales, apenas hizo 1.000 kilómetros.

En alguna ocasión, afirmó que no le gustaba el deportivo de Horacio Pagani, diciendo que era “terrible de conducir” y cuyo manejo “es lo peor”. Todo lo contrario de lo que ocurre ahora con el Skyline GT-R R34, con su humeante caja de cambios.

Fuente: The Drive.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.