Esta es una de esas noticias que se deben analizar detenidamente. Las imágenes nos llegan desde Atenas, la capital de Grecia, donde unos ladrones han empotrado un Ford Mustang de 1967 para robar tres PlayStation en una tienda de electrónica. No es el hecho de que hayan utilizado un Mustang para perpetrar el alunizaje, sino que han preferido quedarse con tres videoconsolas antes del clásico de Ford, mucho más valioso.

La historia del Ford Mustang, una leyenda viva

Por lo general, este tipo de ladrones que realizan alunizajes (empotrar vehículos contra escaparates para acceder al interior del comercio) suelen emplear vehículos potentes para la huida, que sean fáciles de robar y que no llamen demasiado la atención para pasar desapercibidos. Sin embargo, estos amigos de lo ajeno prefirieron saltarse este último punto y llevar a cabo el atraco de forma llamativa.

Ladrones empotran un Ford Mustang de 1967 para robar tres PlayStation

Para ello, la noche anterior al robo en la sucursal de la famosa cadena de tiendas de electrónica decidieron robar un Ford Mustang Fastback de 1967. Tendría algo más de sentido si el botín tuviera un valor significativo, pero, según los informes de los medios locales, los ladrones lograron hacerse solo con tres videoconsolas de PlayStation, con un valor total en España de aproximadamente unos 1.000 euros, antes de huir de la escena del crimen y abandonar el Ford Mustang (prueba).

El coche, como podrás ver en las imágenes del canal local SKAI, sufrió algunos daños severos por el impacto contra el escaparate de la tienda. Podemos ver ambos parabrisas destruidos, el capó lleno de cristal y el panel del techo con algunas abolladuras. No nos sorprendería que gran parte de la pintura se hubiera arruinado, he incluso que las aletas delanteras y el parachoques estén dañados a causa del choque.

Este Mustang de 1967 había sido sometido a una completa restauración recientemente y los costes de los daños ascienden a unos 5.000 euros. Analizando el mercado del Mustang clásicos en Grecia, los precios oscilan entre los 30.000 y los 70.000 euros, lo que es de 30 a 70 veces más de lo que cuestan tres videoconsolas de la compañía japonesa. Los ladrones obviamente no tenían ni idea de coches y lo vieron más como un medio para perpetrar el robo que como un valioso botín. Por suerte, el coche no sufrió mayores daños. No te pierdas el vídeo (en griego).

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.