A lo largo de la historia del automóvil, las pruebas de choque han contribuido muchísimo a mejorar la seguridad de los coches. Existen muchos organismos dedicados a medir la seguridad de los automóviles, como Euro NCAP en Europa o la IIHS en Estados Unidos. Curiosamente, el regulador americano sólo tiene en cuenta las colisiones a 40 mph (64,3 km/h), cuando pueden circular a mucha más velocidad. Y la IIHS explica por qué no lanza los vehículos a alta velocidad en sus test de choque.

Para ello, ha elaborado un vídeo en YouTube. En primer lugar, el instituto matiza que sus pruebas son más rígidas que otor organismo estadounidense, la National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA), que realiza las pruebas a 35 mph (56,3 km/h). está claro que la velocidad incluye significativamente en la gravedad de los accidentes, sin embargo, también es importante el contexto en el que se mide la velocidad.

La IIHS explica por qué no lanza los vehículos a alta velocidad en sus test de choque

Como explica Raúl Arbeláez, vicepresidente del Centro de Investigación de Vehículos del IIHS, no se medide la seguridad en los peores accidentes, sino también en otros comunes: "Nuestra velocidad de prueba capta el centro de la distribución de colisiones del mundo real en las que sabemos que hay heridos graves y severos. Sabemos que hay choques que son más graves, pero estamos captando la mayor parte del número total de choques".

Elegir la velocidad adecuada para las pruebas de choque es muy importante, porque puede influir significativamente en el diseño de los vehículos. Por ejemplo, probar vehículos a 85 mph (136 km/h) podría tener un efecto negativo en su seguridad. "Esto tiene algunas consecuencias imprevistas, como la disminución de la seguridad en colisiones de menor gravedad. Lo que ocurre es que el vehículo acaba siendo más rígido para poder funcionar bien en un accidente de mayor gravedad", añade Arbeláez.

La mayoría de coches del segmento C no son seguros para los pasajeros traseros, según el IIHS

Incluso un aumento de la velocidad de sólo 16 km/h podría tener un impacto significativo en el diseño del vehículo. Aunque 80 km/h es sólo un 25% más rápido que 64 km/h, las fuerzas de choque aumentan un 56% a esa velocidad y el diseño de los vehículos para adaptarse a ese aumento de velocidad, aparentemente sutil, cambia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.