El vídeo que hay bajo estas líneas, en el que se ve como se achatarra un Ferrari 458 Spider, tiene ya unos años y se hizo viral por la impresión que causa ver como se destroza un coche de tanto valor. Salió a la luz en 2018, pero vuelve a estar de actualidad por que su por entonces dueño, un estafador británico que se fugó a Dubai para no cumplir condena, ha denunciado a la policía por destrozar su Ferrari.

La historia comenzó en 2017 cuando el delincuente, Zahid Khan, aparcó el deportivo en la acera frente a la entrada de las cortes de Birmingham. La policía no tardó mucho en confiscarlo y tras un breve análisis llegaron a la conclusión de que no contaba con un seguro válido y que era un vehículo de categoría B, lo que quiere decir que por daños no era legal conducirlo por la calle. Como resultado, se dictaminó que debía ser destruido.

Cuando Khan apeló un mes después para demostrar que lo había comprado de manera legal, ya era tarde, puesto que ya había sido achatarrado.

Este Ferrari 458 Spider embargado a la mafia ahora es de la Policía

Pero la cosa no se queda ahí: más adelante fue denunciado por fraude y varios cargos más, entre ellos por haber participado en una estafa relacionada con las matrículas de los automóviles. Por todo ello fue condenado a pasar 10 años en prisión, sentencia que evitó fugándose a Dubái, donde vive desde entonces.

No contento con escapar del castigo, ha denunciado a la policía por destruir su Ferrari, como ha explicado al Mail Online: “He iniciado un proceso contra la policía de West Midlands por su conducta ilegal en relación con mi Ferrari 458 Spider por valor de 200.000 libras”.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.