Siempre es emocionante encontrarte con un coche abandonado, así que imagina si, en ligar de uno hay dos coches. Esa suerte tuvo el protagonista del canal de YouTube Imstokze, cuando encontró un Range Rover y un Subaru Impreza abandonados en un bosque, aunque, lamentablemente, ambos vehículos están en un estado irrecuperable.

Según CarCheck.co.uk, el Range Rover es un modelo de 1987, terminado en color azul originalmente, aunque viendo su estado, bastaría con decir que es oscuro. Bajo el capó, se esconde un motor V8 de 3.5 litros que, en su día, entregaba una potencia de 165 CV y era capaz de alcanzar una velocidad máxima de 170 km/h. En el vídeo se pueden ver más coches abandonados en la zona, como un monovolumen, un Nissan Almera y otro Range Rover.

 Encuentra un Range Rover y un Subaru Impreza abandonados en un bosque

Justo detrás hay un Subaru Impreza sedán de la primera generación, terminado en lo que parece un color verde o azul. Tanto la berlina japonesa como el todoterreno británico están en pésimas condiciones, cubiertos por una gruesa capa de mugre, suciedad y tierra, con las ruedas hundidas en el terreno, si bien los neumáticos del Range Rover están pinchados y los del Impreza no, incluso conservan el dibujo en un buen estado, aparentemente.

Curiosamente, el interior conserva algunas pertenencias de sus antiguos propietarios, en medio de la suciedad y las telarañas que cubren todo el habitáculo. Sin embargo, el cuadro de instrumentos se ve más o menos nítido y puede leerse el kilometraje (en millas). Cuando levanta el capó del Range Rover, vemos un vano motor sucio por el paso del tiempo, pero en buenas condiciones, al igual que los bajos. Por lo que se ve en un adhesivo, el 4×4 fue matriculado por última vez en 2005 y, probablemente, esté abandonado en el bosque desde entonces.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.