En plena Guerra Fría, ante el temor de un ataque por parte de la Unión Soviética, Estados Unidos puso a trabajar a todos sus ingenieros para desarrollar tecnología que permitiera al país defenderse ante una hipotética invasión rusa. De entre todos los locos proyectos que surgieron en esa época, uno de los más curiosos fueron los trenes terrestres todoterreno empleados para el transporte de mercancías y suministros militares. Pero, ¿sabías que el ejército de Estados Unidos ideó una versión nuclear de este tren?

El tren terrestre es un invento de RG LeTourneau, un ingeniero estadounidense que desarrolló un vehículo terrestre a mediados de la década de 1950 similar a un tren, pero que podía transitar por cualquier terreno gracias a sus enormes neumáticos todoterreno. Este tren estaba compuesto por una cabina de control y una serie de vagones equipados también con ruedas. El conjunto era impulsado por un sistema de propulsión diésel y eléctrico, así como un sistema de tracción total.

El ejército de Estados Unidos ideó una versión nuclear de su tren terrestre

Con 170 metros de largo y 54 ruedas motrices, los trenes terrestres de LeTourneau se emplearon durante algunos años para transportar suministros militares, alimentos, combustibles y otras mercancías al ejército estadounidense ubicado en lugares recónditos. Uno de estos emplazamientos fue la denominada Línea DEW ubicada en el norte de Canadá y que tenía como objetivo defender a América del Norte de una invasión desde el Círculo Polar Ártico. Aunque esta invasión nunca sucedió, la Línea DEW estuvo en activo hasta 1993.

Antarctic Snow Cruiser: el enorme aventurero que sucumbió a la Antártida

Por supuesto, esta línea necesitaba suministros y combustible asiduamente, pero las inclemencias meteorológicas del lugar impedían el abastecimiento por avión o barco. Fueron entonces los trenes terrestres los encargados de transportar estas materias. Sin embargo, al ejército no le entusiasmaba el concepto de tren motriz diésel-eléctrico, por lo que pensó que un reactor nuclear compacto podría tener sentido para proveer de energía a estos vehículos.

tren terrestre estados unidos

El Programa de Energía Nuclear del Ejército, creado a mediados de los ’50, se encomendó para la investigación de una familia de reactores de fisión portátiles. Los miembros del Cuerpo de Ingenieros del Ejército pensaron que era posible reemplazar los generadores diésel por sistemas nucleares más limpios, silenciosos y eficientes. Se esperaba que el reactor MM-1, la mayor de estas plantas de energía portátiles, produjera 2.500 kW (3.400 CV) y estuviera en funcionamiento en 1968.

Se idearon diferentes aplicaciones para estos reactores nucleares compactos, y una de ellas fue la destinada a la propulsión vehicular. En primer lugar, se pensó en que el reactor alimentara a las baterías equipadas en vehículos de combate, pero esta tecnología aún no estaba a la altura, Más tarde, opinaron que el reactor se podría utilizar para crear hidrógeno con el que alimentar las celdas de combustible de estos vehículos.

El proyecto nunca llegó a materializarse

La revista especializada Army Research and Development publicó en enero de 1961 que una de las aplicaciones más prometedoras de la planta de energía nuclear portátil era el tren terrestre del ejército, “ahora en construcción por RG LeTourneau, Inc”. Otro de los aspectos que destaca esta publicación es que “cuando esté disponible, se espera que la energía nuclear le dé al tren un rango de crucero casi ilimitado”. Unos meses más tarde, un nuevo número de la revista aclararía que el sistema nuclear integrado en un vehículo era especulativo y dejaba claras las limitaciones existentes a la hora de desarrollar un reactor nuclear compacto y portátil.

Sin embargo, el ejército de Estados Unidos logró crear un reactor pequeño, denominado ML-1, que teóricamente era capaz de desarrollar 400 kW (543 CV) de forma constante. El reactor era necesario transportarlo en un remolque unido a un camión. De hecho, el ejército creó una maqueta remolcable del reactor para demostrar que el concepto era viable, aunque el sistema nunca funcionó correctamente. Y el reactor MM-1, que era el objetivo de este proyecto, ni tan siquiera se llegó a construir.

tren terrestre estados unidos

Finalmente, el ejército de Estados Unidos aparcó la idea de crear una versión nuclear de su tren terrestre, aunque estuvo algunos años operando con estos enormes vehículos en su configuración mecánica diésel-eléctrica tradicional hasta que los helicópteros de carga pesada fueron plenamente operativos y acabó desbancándolos.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.