Una sentencia judicial ha declarado ilegal el funcionamiento de un radar de la A-66 por un fallo y podría obligar a la DGT a anular más de 7.000 multas. Se trata, exactamente, de un cinemómetro ubicado en el kilómetro 13,66 en dirección Gijón-Avilés, modelo multanova 6F-MR, y uno de los que más multas ponen en la región: en total, 7.074 sanciones por un importe global de 737.600 euros en todo el año.

El 21 de febrero de 2021, dicho radar “cazó” a un conductor que, supuestamente, circulaba a 133 km/h, es decir, que superaba en 13 km/h el límite de velocidad de la vía. La multa ascendía a 100 euros, aunque se quedaba en 50 mediante le pronto pago. Sin embargo, el conductor recurrió y su abogado, al comprobar las normas técnicas, comprobó que el radar solo había hecho una foto, cuando la normativa exige hacer dos.

La DGT podría anular más de 7.000 multas por un fallo en un radar

DGT anular 7.000 multas

Como establece la Orden ITC/3123/2010, por la que se regula el control metrológico del estado de los instrumentos destinados a medir la velocidad de circulación de vehículos a motor, si el aparato no es capaz de seguir al sospechoso “se le exigirá al menos dos fotogramas del vehículo infractor tomados en diferentes instantes: uno de ellos mostrará una visión panorámica del vehículo; el otro su placa de identificación”.

El conductor sancionado y su abogado fueron a juicio y la DGT intentó explicar la omisión de la segunda foto presentando una nueva foto que, en realidad, era una imagen ampliada de la tomada. El juez no la dio por válida, alegando que “la imagen no es sino un recorte o detalle de la otra”, según recoge el diario El Español.  Por tanto, el juez concluyó en una sentencia que no se había cumplido las normas técnicas y dejó sin efecto la sanción.

Un antecedente

DGT anular 7.000 multas

No sería la primera vez que la Dirección General de Tráfico tiene que anular multas. En 2019, un conductor gijonés, Samuel Morán, se dio cuenta de que un radar ubicado a la salida del túnel de la Bolgachina, en Oviedo, estaba mal colocado. Exactamente, se encontraba 52 metros antes de donde debía estar legalmente y la DGT tuvo que anular casi 16.000 multas.

Si los cinemómetros que coloca Tráfico en las carreteras funcionan mal, están mal ubicados o no se ajustan a las normas técnicas, las multas interpuestas se pueden anular.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.