El 12 de marzo de 1996, Renault eligió Paraná como sede de su nueva planta, marcando el inicio de un nuevo capítulo en la historia del automóvil en Brasil. El 4 de diciembre de 1998, el complejo industrial Ayrton Senna abrió sus puertas en Curitiba, convirtiéndose en uno de los principales centros del Grupo Renault en Sudamérica. En los últimos 25 años, la planta ha alcanzado el éxito industrial, construyendo vehículos icónicos y convirtiéndose en parte del tejido socioeconómico local. 25 años después, el complejo Ayrton Senna inicia una nueva fase de su existencia.

La ciudad de Curitiba, en Brasil, está impregnada de pasión por el automóvil y el complejo Ayrton Senna forma parte de esta rica cultura automovilística. El centro toma su nombre del legendario piloto brasileño, triple campeón de Fórmula 1, que logró sus primeras victorias con un Lotus propulsado por un motor Renault V6 turbo. La saga industrial comenzó en 1996, cuando el Grupo Renault decidió construir aquí una planta. Inaugurada en 1998, la planta celebra 25 años de actividad y mira hacia un futuro prometedor.

Así es el complejo Ayrton Senna en Brasil, un legado de 25 años y el comienzo de una nueva era

complejo Aurton Senna

Organizado en dos unidades de producción dedicadas a los turismos y a los vehículos comerciales ligeros, el complejo Ayrton Senna emplea a más de 5.300 trabajadores. Este año marca un punto de inflexión con la integración de una planta de motores y una fundición por HORSE, empresa del Grupo Renault dedicada al desarrollo, producción y suministro de la próxima generación de sistemas de propulsión híbridos y de combustión interna de bajas emisiones. Desde 1998, el complejo ha producido más de 3,5 millones de vehículos y cinco millones de motores, logrando éxitos tanto en el mercado local como en el internacional.

La singular saga del complejo Ayrton Senna comenzó con su fundación. A lo largo de los años, ha sido testigo del desarrollo de toda una gama de vehículos icónicos de la marca del rombo, como el Renault Scenic, que revolucionó la industria automovilística brasileña en 1998 con su diseño vanguardista. Desde entonces, cada año ha sido testigo de hitos significativos, desde la llegada del Clio en 1999, a la apertura de la planta de propulsión el mismo año y el comienzo de la era Mégane en el nuevo milenio.

En la década de 2000 se produjo la expansión a los vehículos comerciales ligeros con la llegada de la Master, confirmando la posición estratégica de Brasil en el crecimiento global de la marca francesa. Más tarde, el lanzamiento de los Renault Sandero y Logan en 2007 reforzó la presencia de la marca en el mercado brasileño. En los años siguientes se produjeron varios acontecimientos significativos: en 2011 el complejo alcanzó el millón de vehículos producidos; la llegada del Renault Duster; el lanzamiento del Oroch en 2015, la primera pick-up del fabricante galo en Brasil.

La gama se amplió en 2017 con Captur, seguido de Kwid. En 2019, varios modelos hicieron su debut en el mercado, incluyendo Sandero, Logan, Sandero R.S. y Stepway 2020, así como Kwid Outsider. En 2022, se renovó toda la gama, con nuevas versiones de Kwid, Master, Oroch y Duster.

2023, el inicio de una nueva era

complejo Aurton Senna

En 2023 empieza una nueva era con el anuncio del Renault International Game Plan 2027, la nueva estrategia del Grupo. En el marco de este plan, el complejo Ayrton Senna fabricará dos nuevos vehículos, el Renault Kardian y un nuevo SUV del segmento C. Para completar la base industrial del Grupo y responder a las necesidades del mercado local, HORSE se encargará de la fabricación del motor del nuevo SUV.

Por otro lado, el Grupo Renault también inauguró un nuevo centro de diseño, el Renault Design Center LatAm, dentro del complejo industrial Ayrton Senna, que desarrollará futuros prototipos y modelos para los mercados brasileño e hispanoamericano.

Una planta digitalizada y sostenible

El complejo Ayrton Senna se ha reinventado constantemente a lo largo de este cuarto de siglo, abordando los desafíos de la digitalización, la reducción de emisiones y el rendimiento competitivo. La transformación más importante comenzó en 2016 con una serie de iniciativas relacionadas con la Industria 4.0.

En primer lugar, el complejo desplegó una infraestructura Wi-Fi que cubre una superficie de 6.000 metros cuadrados, para una conectividad total en todo el recinto. Además, ha dejado de utilizar papel mediante la distribución de tablets a todo el personal de fabricación, lo que ha generado un ahorro total de 2,5 millones de hojas, el equivalente a 21 toneladas de CO2.

Otro hito clave en la transformación digital es el lanzamiento del Metaverso Industrial. Hoy, el complejo Ayrton Senna ha entrado en una nueva era, con más de 700 robots controlados por esta tecnología de vanguardia. La introducción de esta tecnología en las líneas de montaje ha revolucionado el análisis de datos en tiempo real, impulsando el rendimiento de la fabricación y mejorando la calidad.

complejo Aurton Senna

Cada día, un total de 26.000 imágenes se someten al proceso de inteligencia artificial, alimentando un flujo continuo de datos que se utilizan para verificar la calidad y la seguridad de la cadena cinemática. También se ha creado un centro de impresión 3D que produce más de 10.000 piezas al año que se utilizan no sólo en el proceso de fabricación, sino también para realizar una serie de pruebas antes de iniciar la producción.

Para aumentar la agilidad y el rendimiento, no menos de 346 AGV (vehículos de guiado automático, por sus siglas en inglés) recorren diariamente las líneas de producción. En 2020, el complejo Ayrton Senna fue reconocido como emplazamiento de la Industria 4.0 por la prestigiosa fundación Foro Económico Mundial, lo que pone de manifiesto una vez más el compromiso permanente de Renault por hacer evolucionar sus fábricas hacia una producción más conectada y más sostenible.

Hacia un futuro de bajas emisiones

complejo Aurton Senna

Siguiendo el compromiso de Renault de reducir las emisiones de CO2, las plantas de Curitiba están a la vanguardia de la transición hacia una producción baja en carbono en el sector automovilístico brasileño. El 40% de la superficie total de la planta está cubierta por bosques que se dejaron intactos durante la construcción de la fábrica, lo que demuestra su compromiso con la protección de la biodiversidad.

En el marco de este planteamiento, se han tomado varias iniciativas importantes para reducir la contaminación, como los que se encuentran en la pintura. En 1998, el Renault se convirtió en el primer fabricante de vehículos de Brasil en adoptar la pintura soluble en agua. Otro hito importante fue la introducción de la político cero residuos. Sólo en 2022, el centro procesó más de 47.000 toneladas de residuos.

El pasado mes de julio, el centro entró en una nueva era, aprovechando la energía de un parque solar de 50 MW en el parque fotovoltaico de Castilho. Actualmente, el 100% de la electricidad utilizada para alimentar las plantas procede de una fuente fotovoltaica limpia. En sus 25 años de historia, el complejo Ayrton Senna no es sólo un ejemplo de éxito industrial, sino también de innovación, compromiso con la comunidad y crecimiento continuo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.