A pesar de que no suelen verse con asiduidad, hay vehículos increíbles. De esos que te hacen girar el cuello y que casi no puedes creer que estés viendo. Son coches que sorprendentemente son legales para circular por carretera. Tienen una serie de características que les convierten en verdaderas rara avis en la vía pública, pero que están homologados para ir por el mismo sitio que un Seat Ibiza o un Volkswagen Golf. No obstante, su hábitat natural es el circuito... u otros sitios aún más raros.

Porsche 911 GT1 Straßenversion

coches que sorprendentemente son legales

El Porsche 911 GT1 Straßenversion fue presentado a finales del siglo pasado y su estética está basada en el polémico 911 996. Sin embargo, el hecho de que tan solo se fabricasen 20 ejemplares y que cueste más de cinco millones de euros cada unidad le hacen especial. Eso y los 600 CV de su motor 3.2 de seis cilindros. Un coche de carreras para la calle.

Ariel Atom

coches que sorprendentemente son legales

Cuando un vehículo pesa menos de media tonelada casi podría ser considerado un kart matriculable. Y eso es precisamente lo que es el Ariel Atom, que con sus 456 kg y los al menos 245 CV de su motor 2.0 de origen Honda tiene todo lo necesario para disfrutar. Y nada más, como ves en la foto.

The WaterCar

coches que sorprendentemente son legales

Los creadores del The WaterCar se definen a ellos mismos como los "creadores del coche más divertido del planeta". Original es, al menos. Es un vehículo que puede ir igualmente por una autopista que surcar un lago a toda velocidad. Lo que viene a ser un coche-lancha. La imaginación de algunos ingenieros no tiene límites.

BAC Mono

coches que sorprendentemente son legales

El BAC Mono es tan solo un poco más pesado que el modelo anterior, con 570 kg en total. Pero también es cierto que su propulsor rinde algo más de potencia, llegando hasta los 332 CV. Pasa de 0 a 100 km/h en 2,8 segundos y, como su propio nombre indica, es un monoplaza. Hecho únicamente para disfrutar al volante, con cero concesiones a la practicidad.

KTM X-Bow

coches que sorprendentemente son legales

El planteamiento de los dos modelos anteriores también es el del KTM X-Bow, todo un coche-moto. El hecho de que admita a dos personas en su 'interior' no implica que no sea uno de esos pocos coches que sorprendentemente son legales para circular por carretera. Su motor desarrolla 241 CV, que le dan de sobra.

Lamborghini Huracán Super Trofeo EVO

coches que sorprendentemente son legales

Presentado en el 2017, el Lamborghini Huracán Super Trofeo EVO es una versión adaptada mucho más bruta del ya de por sí radical Huracán Super Trofeo. Un carreras-cliente. Tiene una aerodinámica optimizada y muchos elementos en fibra de carbono para no aumentar su peso. Además, su propulsor es el clásico 5.2 V10 atmosférico y rinde 620 CV de potencia.

11 coches legales en carretera perfectos para track days

Rebellion R2K

coches que sorprendentemente son legales

Este superdeportivo de carreras llamado Rebellion R2K está basado en el Ultima GTR, pero la transmisión encargada de gestionar sus 600 CV de potencia es la misma que la de un Lamborghini Gallardo. En 2015 fue puesto a la venta por 249.000 euros y destaca especialmente por su bajo peso, pues para la báscula en poco más de una tonelada. Perteneció al esquiador Jon Olsson y es un one-off.

Team Galag Batmobile

coches que sorprendentemente son legales

De nuevo es el Lamborghini Gallardo el protagonista de uno de estos coches que sorprendentemente son legales. En este caso se trata del Team Galag Batmobile, que bien podría pasar por el Batmóvil más bestia construido jamás. Hereda el motor V10 del italiano y fue sacado del videojuego Arkham Knight para correr en la Gumball 3000.

Upside Down Camaro

No parece que haya que dar muchas explicaciones acerca del Upside Down Camaro Racecar. Lo mejor es que veas el vídeo de más arriba. Eso sí, ten cuidado de que no se te salgan los ojos de las órbitas, porque estoy seguro de que jamás habías visto algo así. Es un Chevrolet Camaro dado la vuelta que puede competir. Inaudito.

Street F1 with Team Betsafe

coches que sorprendentemente son legales

Un Fórmula 1 homologado para circular por la calle. Eso es de lo que se trata exactamente el Street F1 with Team Betsafe. Este grupo se encargó de construir este coche de carreras... para participar en la Gumball 3000. Cómo no. Monta un V8 de unos 640 CV que le permite acelerar de 0 a 100 km/h en más o menos 2 segundos.

Los 33 fracasos más sonados del automóvil: mecánica, diseño y política de marca

McLaren P1 GTR

coches que sorprendentemente son legales

El último de los coches que sorprendentemente son legales es el McLaren P1 GTR. Este hiperdeportivo no puede ir por el agua, pero tampoco le hace falta. Porque un misil tierra-tierra como este, que puede acelerar de 0 a 100 km/h en 2,8 segundos y de rozar los 350 km/h de velocidad punta. El mejor sitio para conducirlo, el circuito. Solo se construyeron 58 unidades, de las que 27 fueron matriculadas y homologadas para la vía pública.

Mercedes CLK GTR AMG

coches sorprendentemente legales

El Mercedes CLK GTR AMG es, en esencia, un coche de competición. Fue creado a finales de los '90 para correr en las carreras, pero necesitaba que se fabricasen algunas unidades homologadas para circular por la vía pública. A pesar de que la GT1 fuese cancelada, que es donde iba a competir, los 25 ejemplares de calle tuvieron que ser entregados a sus propietarios. A día de hoy vale un pastizal.

Jet móvil con ruedas

coches sorprendentemente legales
Mecum Auctions

Si antes has visto un coche-anfibio que puede ir por el agua, este es igual... pero al revés. Un coche-avión. Una auténtica locura con ruedas con un motor Chevrolet V8 de 6,1 litros y 400 CV más propio de un camión que de un turismo. Por supuesto, solo existe una unidad, y si las condiciones actuales lo permiten será subastado a finales del próximo mes de junio. Por cierto: en su interior es como una limusina.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.