Chevrolet Corvette Indy Concept

Chevrolet Corvette Indy Concept: el Corvette con motor central

El Chevrolet Corvette Indy Concept fue revelado en el Salón de Detroit del año 1986. Se trató de un prototipo de un Corvette con motor central que jamás vio la línea de producción, mientras que fue empleado como un escaparate tecnológico para le época, donde Chevrolet mostraría todos los avances que estaba desarrollando más allá de la línea de productos Corvette.

Uno de los prototipos más extraños que adelantó General Motors en el Salón de Detroit de 1986 fue el Chevrolet Corvette Indy Concept. Este vehículo era un estudio que Chevrolet desarrolló en el que conjugó toda la tecnología y los avances en ingeniería que habían estado desarrollando hasta la fecha, una especie de laboratorio rodante que pretendía testar la tecnología del motor y la suspensión para futuros modelos Corvette, así como otros sistemas electrónicos que iban más allá del modelo deportivo.

Un año antes de su debut en Detroit, Chevrolet buscaba la forma de mostrar varios proyectos clave en los que estaba involucrado. Como inversor de Lotus, el fabricante tenía un gran interés en la tecnología Active Suspension de la compañía británica, una tecnología que había sido desarrollada originalmente para la Fórmula 1. Mientras tanto, el nuevo motor V8 desarrollando por Ilmor Engenineering y las tecnologías punteras como el control electrónico del acelerador y los ejes direccionables necesitaban un escaparate. Por lo tanto, tomando como referencia el CERV II (Chevrolet Engineering Research Vehicle 2) de 1964, el Corvette Indy de 1986 fue elegido para equipar todos estos avances.

Chevrolet Corvette Indy Concept

Jack Schwartz y su equipo recibieron luz verde para iniciar el proyecto del Corvette Indy a finales de 1985, pasando de un modelo de arcilla a un vehículo de exhibición en tan solo seis semanas. Equipaba un motor V8 biturbo de 600 CV con 2,65 litros de cilindrada montado en disposición central, detrás del asiento del conductor, pantallas montadas en las puertas para controlar el climatizador y el sistema de audio, ejes direccionables, una pantalla para el cuadro de instrumentos y un sistema de navegación que llegaba años antes de que los satélites de posicionamiento fueran legalizados para uso civil.

También contaba con un sistema de suspensión activa que derivaba del de Lotus, pero que no necesitaba muelles y amortiguadores, sino que se basaba en un sistema hidráulico controlado por microprocesador para posicionar con precisión las ruedas en función de los valores de aceleración detectados. Otras novedades como el control electrónico de aceleración y el de tracción, la utilización de materiales como Kevlar y la fibra de carbono, y un chasis monocasco también estaban presentes en el Chevrolet Corvette Indy Concept años antes de que se estandarizara en la industria automotriz.

Chevrolet Corvette Indy Concept

Los flashes en Detroit se centraron en semejante portento tecnológico por parte de General Motors, lo que empujó a la compañía a desarrollar dos prototipos más, uno para fines publicitarios y otro como una plataforma de pruebas de ingeniería para tecnologías emergentes. Mientras tanto, el motor equipado en estos dos prototipos era un V8 diseñado por Lotus con un doble árbol de levas (DOHC) y cuatro válvulas por cilindro que entregaba 380 CV y 500 Nm de par. Se alejaba considerablemente de los 600 CV del prototipo original, aunque fue la base del Corvette ZR1 producido entre 1990 y 1995.

Por su parte, la velocidad punta se fijó en los 300 km/h, mientras que pasaba de cero a 100 km/h en menos de cinco segundos ayudado por un sistema de tracción a las cuatro ruedas con neumáticos 315/35 ZR17 detrás y 275/40 ZR17 delante. Aunque no fue diseñado con ese fin, se cree que sus líneas inspiraron el Corvette C4 y el Corvette C5 posteriores por la similitud entre ellos. Sus cuartos traseros alargados debido a la inclusión de un motor central y el frontal con líneas redondeadas sin duda influirían en las generaciones venideras del Chevrolet Corvette.

Chevrolet Corvette Indy Concept

Aunque el Corvette Indy Concept nunca llegó a convertirse en un modelo de producción, fue el responsable de grandes cambios tanto en el modelo deportivo de Chevrolet como en la industria. Sus avances como el control de aceleración, los frenos ABS, el control de tracción, la navegación por satélite, la fibra de carbono y su potente motor V8 biturbo de 600 CV mostraron al mundo el potencial de la marca de la cruz dorada, mientras que sirvió también como base para el otro vehículo conceptual, el CERV III que debutaría en 1990 tomando como base el mismo motor V8 biturbo de Lotus.

Fuente: Hemmings

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies