BMW Efficient Dynamics: las innovaciones en la gama de motores

BMW Efficient Dynamics

Hace apenas unos días te contaba todas las innovaciones de BMW para su gama de vehículos M, aunque este no fue el único tema de conversación durante los BMW Innovation Days 2017 celebrados hace escasos días. Otro de los aspectos destacados fue la tecnología BMW Efficient Dynamics, una tecnología de fabricación y desarrollo de propulsores que afecta tanto a la gama de motores de gasolina como a los turbodiésel de la marca.

El punto central del desarrollo continuo de la familia de motores Efficient Dynamics de BMW es la reducción de los valores de consumo y emisiones, al mismo tiempo que se incrementan las cifras de potencia y par motor. Los motores que emplean esta tecnología son unidades modulares que permiten contar con principios de construcción unificados, una arquitectura común y un empleo consistente de componentes. Pueden ser instalados de forma transversal o longitudinal, por lo que son acordes a una gran variedad de modelos BMW y MINI.

Motores de gasolina: aumento de potencia

BMW Efficient Dynamics

Los motores de gasolina equipados con la tecnología BMW TwinPower Turbo están compuestos por un sistema de carga, una inyección directa de combustible, el control variable de levantamiento de las válvulas de entrada (VALVETRONIC) y la regulación continua de los tiempos de apertura para las válvulas de salida y entrada. Esta combinación permite mejorar en términos de consumo de combustible y de entrega de potencia.

En primer lugar, el sistema de carga cosiste en un turbocompresor situado en el colector de escape que ahora se integra en el bloque de cilindros y está fabricado en aluminio o acero para los motores de tres cilindros, mientras que los tetracilíndricos son elaborados exclusivamente en acero. Por otro lado, un nuevo sistema de inyección que trabaja a una mayor presión de 350 bares permite mejorar tanto los consumos como las emisiones.

BMW Efficient Dynamics

La gestión del calor ha sido otro de los aspectos mejorados por los ingenieros de BMW, lo que se traduce en una nueva bomba de refrigerante con salidas separadas para el flujo del bloque de cilindros al bloque del motor. Se han reducido ruidos y vibraciones mediante la implementación de un nuevo árbol de compensación, lo que ha ayudado también a reducir el peso. Por último, una nueva transmisión está disponible y es común para todas las variantes de motor.

Motores diésel: reducción de consumos y emisiones

Los motores diésel que se someten a la tecnología Efficient Dynamics y que, además, cuenta con la tecnología BMW TwinPower Turbo, consisten en un sistema de carga con uno o más turbocompresores y una inyección directa de riel común, así como los diferentes sistemas de gestión de los gases de combustión. Esto contribuye a mejorar tanto la reducción de consumos y emisiones con una disminución en ambos parámetros de hasta el 5%.

La gama de motores diésel de BMW ofrece actualmente unidades con uno, dos, tres y hasta cuatro turbocompresores. Estos actúan de forma independiente o grupal y se dividen por tamaños, aportando mayor potencia de soplado dependiendo del régimen de vueltas del motor, o trabajando a plena carga cuando se exige mayores prestaciones al motor, con el fin de cubrir todo el rango de revoluciones. Con ello, además, se optimiza tanto la entrega de potencia y se contrarrestan los efectos negativos de los motores sobrealimentados, como el turbolag.

BMW Efficient Dynamics

Por otro lado, una recirculación rediseñada de gases (AGR) permite reducir el consumo de combustible, así como optimizar las emisiones gracias a que el sistema, que en los motores diésel nuevos de cuatro cilindros es de una etapa y en los tricilíndricos es de dos etapas, garantiza una reducción bastante significativa de las emisiones de óxido nitrógeno (NOX). Por otro lado, con alta presión y una mayor precisión se activa la inyección directa de riel común de los nuevos motores diésel de tres y cuatro cilindros. El diseño actual de sus inyectores cuenta con sensores perfeccionados que permiten una dosificación exacta del combustible inyectado. Mientras que en los motores de tres cilindros se alcanza un valor máximo de 2.200 bares, los de cuatro cilindros alcanzan entre 2.500 y 2.700 bares de presión.

Como complemento, los motores diésel contarán, además del filtro de partículas diésel y el catalizar de NOX, con un reductor catalítico selectivo (SCR). En esta forma de purificación de gases se añade una solución de urea conocida como AdBlue. Este aditivo se encuentra en un depósito especial y es pulverizado en una dosis calculada de forma precisa en el tubo de escape sin que el conductor se percate de ello.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.