¿Cómo puede desaparecer un vehículo tan especial durante seis décadas? Fácil, guardándolo en un garaje privado y no volviéndolo a sacar a la luz en años. Esta pregunta y su respuesta están relacionadas con el descubrimiento de un Corvette personalizado de 1957 que llevaba más de 60 años desaparecido. El vehículo es único, con un trabajo de pintura de concurso, y recibe el sobrenombre de ‘Bali Hai’.

Alguien ha abandonado un Lamborghini Huracán Performante en un parking

Este Chevrolet Corvette C1 despareció en 1965 y no se ha vuelto a saber nada de él hasta ahora, que ha sido redescubierto en un garaje polvoriento, cubierto de trastos. Lo que hace especial a este vehículo es que es una cápsula del tiempo del último Oakland Roadster Show, celebrado en febrero de 1960, que ahora ha vuelto a reaparecer para exhibirse en el Grand National Roadster Show de Pomona, en California.

Aparece un Corvette personalizado de 1957 que llevaba 60 años desaparecido

Bill Shelley compró este Corvette en 1957 a la edad de 20 años con los 3.000 dólares (2.644 euros) que había conseguido vendiendo vacas. Estaba terminado en color Polo White, con un motor V8 y un cambio de tres velocidades. Shelley conoció al personalizador Bob McNulty en un autocine y decidió trabajar en el Corvette.

Ambos modificaron el vehículo en el taller de McNulty aplicando una serie de cambios a la carrocería para un look personalizado. Una vez terminado el trabajo con fibra de vidrio, pintaron la carrocería en un color brillante utilizando láminas de papel convertida en escamas. Tras rociar varias capas de pintura con escamas, se lijó la superficie y se aplicaron un total de 53 capas de laca transparente.

Tommy “The Greek”, un conocido diseñador y pintor de coches de Oakland, fue la persona encargada de terminar los detalles en morado y verde de la carrocería en 1959 o principios de 1960. Shelley asegura en el vídeo que le pagó “tal vez 4.000 dólares” por el trabajo de pintura a McNulty, lo que equivaldría a casi 40.000 dólares (35.250 euros) actuales.

El coche se vendió poco después a otro propietario, que decidió guardarlo en un garaje y dejar que el tiempo y la suciedad cubrieran el trabajo de pintura. Ahora, el vehículo ha sido reencontrado de nuevo 62 años después de que se le perdiera la vista. El Corvette personalizado de 1957 se limpiará debidamente y se valorará qué se debe hacer con la pintura antigua y las franjas de su carrocería. No te pierdas el vídeo (en inglés).

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.