Cada año se producen numerosos atropellos en ciudades y núcleos urbanos que, en los peores casos, terminan en fallecimiento. Un atropello no depende únicamente del conductor, de hecho, los peatones también tienen unas normas para circular. Pero sí tienen mucho que ver algunos factores en la persona que conduce, como el exceso de velocidad, hablar por el móvil, ir pensando en tras cosas. Por eso, la DGT te ofrece cinco consejos para evitar atropellos como conductor:

Respetar los límites de velocidad

Lo primero de todo es, lógicamente, respetar los límites de seguridad. No ya para evitar atropellos, sino también por la seguridad de todos los usuarios de la vía. En este sentido, hay que tener en cuenta los nuevos límites de velocidad en las ciudades que entraron en vigor este año, con límites de 20, 30 y 50 km/h, según las características de la vía.

Nuevos límites velocidad ciudad

La Fundación Mapfre explica en este post, titulado ‘Velocidad excesiva: ¿cómo influye en la conducción?’, las consecuencias que puede tener un atropello en función de la velocidad a la que se circule.

Atención a los pasos de peatones, colegios…

Límites de velocidad

Es muy importante controlar la velocidad y extremar las precauciones al aproximarse a pasos de peatones, paradas de autobús, colegios, parques infantiles, calles comerciales, etc. En estas zonas, es habitual que un niño o cualquier persona aparezca de repente.

No usar el móvil

El uso del teléfono móvil, así como cualquier dispositivo, está absolutamente prohibido mientras se conduce y, además, está castigado con una multa y la retirada de puntos del carné. Esta conducta es muy peligrosa y pone en riesgo la seguridad del conductor y la de cualquier peatón que se disponga a cruzar.

Peatones que cruzan entre coches

En ocasiones, los peatones pasan entre los vehículos estacionados para cruzar la calle. Al circular al lado de esos coches, hay que estar especialmente atentos, porque podrían irrumpir en la calzada sin esperarlo.

Mirar por el retrovisor

Y lo mismo sucede al querer salir de un aparcamiento. Al dar marcha atrás, hay que mirar por los espejos retrovisores para estar seguros de que no hay un peatón pasando por detrás del vehículo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.