A subasta este Mercedes 190E 2.5-16 Evo II de 1990

Este Mercedes 190E 2.5-16 Evo II de 1990 saldrá a subasta el próximo mes en Scottsdale, Arizona (Estados Unidos). Se trata de uno de los solo 502 ejemplares fabricados con motivo de la obligada necesidad de homologación para poder participar en el DTM y rivalizar con su archienemigo, el BMW M3. La casa de subastas RM Sothebys será la encargada de subir a la palestra esta unidad con tan solo 5.000 kilómetros en el marcador.

Este Mercedes 190E 2.5-16 Evo II de 1990 saldrá a subasta el próximo mes en Scottsdale, Arizona (Estados Unidos). Se trata de uno de los solo 502 ejemplares fabricados con motivo de la obligada necesidad de homologación para poder participar en el DTM y rivalizar con su archienemigo, el BMW M3 (prueba). La casa de subastas RM Sothebys será la encargada de subir a la palestra esta unidad con tan solo 5.000 kilómetros en el marcador, frenos Brembo, mejoras en el motor y unas llantas de aleación OZ DTM.

No te pierdas: la historia del Mercedes-Benz 190 E 2.5-16 Evolution II

Debes saber que, aunque AMG fue fundada en 1967, no fue hasta 1993 cuando colaboró por primera vez con Mercedes-Benz, que su compra por parte de Daimler no empezó hasta 1999 y que no concluyó hasta 2005. Debe saber también que, antes de AMG, también surgieron vehículos de alto rendimiento dentro de las filas de la compañía de Stuttgart, y este Mercedes 190E 2.5-16 Evolution II es el ejemplo más claro de ello.

subasta-mercedes-190e-2-5-16-evo-ii-1990-3

Cuenta con un motor de cuatro cilindros y 2.5 litros con cuatro válvulas por cilindro y un árbol de levas doble que ofrece 235 CV de potencia gracias a los ajustes aplicados por el fabricante de motores de competición Cosworth. El motor está asociado a una caja de cambios manual Getrag de cinco velocidades, ofrece un chasis reforzado, bujes más duros y un diferencial de deslizamiento limitado, amortiguadores específicos y una relación de dirección más rápida.

Además, la aerodinámica del Mercedes 190E estándar mejoró considerablemente para su rendimiento en competición, algo que se veía directamente reflejado en las unidades homologadas para su uso en carretera. En este caso, con un parachoques más deportivo y un splitter regulable, guardabarros más anchos y el enorme y característico alerón trasero. Estas modificaciones ayudaron a que en 1992 se alzara con la victoria en el Campeonato.

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies