Un concesionario de Chevrolet ha sido el escenario de un robo bastante importante: en tan solo una noche un grupo de ladrones robó 124 llantas, dejando 31 coches literalmente en el suelo y haciéndose con un botín con un valor estimado en unos 120.000 dólares.

Seis formas en las que los ladrones pueden robar tu coche de apertura sin llave

Los hechos tuvieron lugar el pasado sábado 27 de abril, de madrugada, en Slidell, Louisana, Estados Unidos. A tenor de la magnitud de la operación y la rapidez con la que se llevó a cabo, la policía cree que se trata de un robo pergeñado por profesionales.

En las cámaras de seguridad del concesionario se aprecia como sobre las 3:00 de la madrugada aparecen dos individuos que cruzan el parking, aparentemente para cortar los candados situados en las puertas. Poco después entra un camión y, apenas 40 minutos después, se marcha con la carga en su interior.

La profesionalidad de los cacos queda fuera de toda duda, puesto que hablamos de menos de tres cuartos de hora para levantar 31 vehículos (la mayoría de tamaño bastante grande, con SUV como los Tahoe o Suburban), desmontar sus cuatro ruedas y cargarlas en el transporte para la huida. Sin embargo, no hay pruebas captadas en vídeo de todo el proceso, puesto que el grupo de ladrones desactivó, además de las alarmas, las cámaras de seguridad.

Todavía falta información, pero parece ser que se han registrado golpes similares tanto en Oklahoma como en Texas.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.