El Ford Mustang vuelve a la azotea del Empire State

Corría el año 1966 cuando Ford decidió presentar el primer Mustang descapotable por todo lo alto, en la azotea del Empire State Building de Nueva York. Por aquel entonces, con sus 443,2 metros era el edificio más alto del mundo. Ahora, cuando la historia del Ford Mustang está a punto de cumplir 50 años, la marca del óvalo ha decidido volver a repetir la hazaña.

El próximo mes de abril, justo en el 50 aniversario de la presentación del primer Mustang de la historia en el Salón de Nueva York, el constructor de automóviles estadounidense mostrará una unidad del Ford Mustang Convertible 2015, la versión descapotable del Ford Mustang 2014, en el observatorio de uno de los edificios más emblemáticos de la Gran Manzana, el Empire State. Parece fácil y se dice rápido, pero lo cierto es que la operación no es tan sencilla como crees.

How Ford Put a 1966 Mustang Atop the World’s Tallest Building

No hay una grúa capaz de alcanzar los 381 metros de altura a los que se encuentra el mirador del rascacielos y la peculiar arquitectura del edificio imposibilita que un helicóptero deposite una carga tan voluminosa como un coche en un espacio tan reducido. ¿La solución? Exactamente la misma que en 1966: cortar el coche en tantas secciones como sea necesario para que quepa en los ascensores y ya una vez arriba, volver a ensamblarlo para su posterior exhibición.

2015 Ford Mustang Heads to the Empire State Building

Como puedes ver en la imagen de arriba, los chicos de Ford ya se han puesto manos a la obra con la preparación del Ford Mustang Convertible 2015 para tan especial ascenso. El ingeniero jefe del modelo, Dave Pericak, ha afirmado que “como los buenos artesanos, nuestro equipo está midiendo todo dos veces para asegurarse de que conseguiremos meter este Mustang en los elevadores (…) Al igual que el equipo que lo hizo en 1965, la actual tripulación visitó el edificio antes de empezar y tomó medidas precisas de los nuevos ascensores y puertas antes de proceder a cortar el coche.”

El principal problema al que se enfrentan tiene que ver con el aumento de las dimensiones del coche. En 1966 fue necesario dividir el coche en tres secciones -el morro por un lado, la parte trasera por otro y por último, el parabrisas-, pero como ahora es casi 18 centímetros más largo y 10 cm. más ancho, la cosa se complica más si cabe.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.