Diario de Lucas Cruz: El desierto de Atacama

“Pintando el roadbook por la noche ya se podía intuir que sería una etapa decisiva. Más de 600 kilómetros cronometrados donde tendríamos que afrontar las dificultades y retos que el puro desierto de Atacama nos iba a proponer.

La especial era muy dura y lenta en algunas partes, con mares de arena que nos obligaban a ir muy despacio, pero nos ayudaba a no tener polvo que nos molestara para la navegación o adelantamientos. Algunas motos nos interrumpían el ritmo pero no tan intenso como en otras etapas.

Las dunas estaban muy blandas y eran muy anárquicas haciendo más fácil posarte sobre una mata de hierba. Después de hacer lo difícil, en principio, en una bajada en la que íbamos tranquilos para no pinchar, el coche deslizó y tocamos a una roca con la rueda trasera. La consecuencia fue que rompimos un tirante de la suspensión y nos tocó hacer mecánicos en la pista. Perdimos más de 20 minutos en la reparación y no nos quedó más que acabar la especial con la rueda torcida. Eso nos provocó un pinchazo en la rueda trasera izquierda porque la dominaba la trasera derecha que estaba abierta y rodaba de lado haciendo que se recalentase y terminó por pinchar. Menos mal que la parte final era línea recta y no perdimos excesivo tiempo.

Bueno vamos aprendiendo de los problemas y mañana un nuevo día y una nueva experiencia”.

Firma Lucas Cruz

Sígueme en:

@LucasCruz74

facebook.com/LucasCruz26

facebook.com/LucasCruz74

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.