Una reciente sentencia dictada por el Juzgado de lo Contencioso Administrativo nº 1 de Pontevedra vuelve a cuestionar las multas y la retirada de puntos impuestas por la DGT, y fija los criterios que deben utilizarse como punto de referencia para los próximos litigios que se juzguen en Galicia. De este modo, la DGT devolverá multas y puntos por los márgenes de error de los radares aplicados de forma incorrecta durante años.

Los 6 secretos de los nuevos radares Veloláser de la DGT

Según Automovilistas Europeos Asociados (AEA), cada vez son más numerosas las sentencias judiciales que están condenando a la Dirección General de Tráfico a anular o reducir las multas económicas y la detracción de puntos impuestas por superar los límites de velocidad, al no aplicar correctamente los márgenes de error de los radares.

Más de un centenar de sentencias registradas

Durante el último año, AEA ha obtenido en defensa de los intereses de sus socios más de un centenar de sentencias favorables, incluyendo la última dictada el pasado 22 de enero en Pontevedra que, con la finalidad de unificar los criterios, considera que la velocidad captada por los radares y que aparece sobreimpresionada en las fotografías debe corregirse “en función del margen de error del cinemómetro”.

radares vacíos o desactivados

Los abogados de la AEA aseguran que “el cinemómetro no realiza una medición exacta de la velocidad del vehículo”, frente a la tesis de los Abogados del Estado, que sostienen que “el cinemómetro nada tiene que corregir, porque el tipo legal infractor toma como único parámetro para determinar si se cometió o no el exceso de velocidad captada por la máquina, sin aplicación de índice corrector, resultando indiferente que coincida o no con la velocidad real del vehículo”.

Los márgenes de error de los radares deben aplicarse

La sentencia establece que “el criterio que debe seguirse de ahora en adelante es que debe corregirse en cada caso la velocidad detectada por el radar, aplicando a la baja el índice máximo de error admisible según la mencionada Orden ITC/3123/2010, de 26 de noviembre”.

El radar que recauda 450 euros a la hora

Es decir, que si la velocidad del vehículo detectada por el cinemómetro es igual o inferior a 100 km/h, deben restársele 5 km/h si la medición la realizó en posición estática o 7 km/h si la efectuó desde un vehículo en movimiento. Y si la velocidad supera los 100 km/h se aplicarán, respectivamente, los porcentajes del 5% o del 7%.

Según se indica en la sentencia, esta “es la única manera de evitar que se pueda llegar a sancionar a quien en realidad, por los mencionados errores de medición, no ha llegado a cometer el hipotético exceso de velocidad detectado por el aparato, aplicándose así el principio “in dubio pro reo” característico del derecho penal y del administrativo sancionador”.

Fuente: AEA

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.