Lo que ocurre cuando los coches y el arte convergen

El artista holandés Joseph Klibansky saltó a la fama gracias a sus pinturas digitales impresionantes que se crean usando cientos de capas de fotografías cubiertas con pintura acrílica brillante. Sus mejores obras son en las que ha plasmado la arquitectura de diferentes ciudades, los paisajes urbanos y sus entornos. Aunque el medio tradicional de Klibansky es el lienzo, en su último proyecto ha sido capaz de mostrarnos lo que ocurre cuando los coches y el arte convergen.

Dos de las máquinas más poderosas del momento, el Ferrari 458 Italia y el Porsche 911 Turbo, han pasado a ser sus nuevos lienzos donde plasmar su particular visión del arte. Brillo, color y creatividad sobre las carrocerías de ambos deportivos. Él mismo es el encargado de diseñar cada panel de cada coche, el cual es pegado sobre sus esbeltas carrocerías a modo de puzle, para que finalmente el artista le dé los toques finales.

Ambas piezas de arte rodantes forman parte de ‘The Challenge‘, un rally privado de superdeportivos que comienza el próximo 31 de agosto en Berlín y recorrerá un total de 10 ciudades diferentes de la geografía europea. Hace unos meses, el nueveonce Turbo participó en el Gumball 3000 de este año. No te pierdas la galería a continuación.

Fuente: Joseph Klibansky, Bare International

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here