Renault Espace F1 1995: la locura hecha realidad

Existen injertos extraños, motores ultra potentes en vehículos atípicos, con tamaños atípicos, y luego está la Renault Espace F1 con el motor de un Fórmula 1. La locura cobró vida a mediados de la década de los 90 y la división de competición de la marca del rombo creó un ‘Frankenstein’ de 800 CV para conmemorar los diez años de vida de su monovolumen y la década de triunfos en la Fórmula 1.