PRUEBA: BMW Z8

Es uno de los coches más bonitos jamás creados por la firma alemana y ahora tengo la oportunidad de conducirlo, de disfrutarlo. Se trata de una unidad que pertenece al Museo de BMW. Al principio eso me impone, pero el sonido de su V8, su respuesta y sus sensaciones hacen que rápidamente me olvide de su procedencia.