6 coches clásicos que siguen siendo increíblemente rápidos

A pesar de sus años, podrían poner en apuros a más de un deportivo moderno.

Porsche 959 – 1986

coches clásicos que siguen siendo increíblemente rápidos Porsche 959

El Porsche 959 (prueba) introdujo tantos avances tecnológicos que atendiendo a sus características bien podría ser un coche moderno. Y para muestra, estos ejemplos: montaba una suspensión activa regulable en altura y dureza, los primeros sensores de presión de neumático equipados en un coche de calle, sistema de tracción permanente a las cuatro ruedas, motor turboalimentado con dos turbos secuenciales o componentes realizados con materiales como el magnesio (llantas), Poliuretano termoplástico y Nomex (bajos), Kevlar (techo) o aluminio (puertas o aletas).

Con sus 450 CV de potencia y 500 Nm, presumía de un 0 a 100 km/h de 3,9 segundos. Un dato que 36 años después de su lanzamiento sigue siendo increíble, prueba de ello es que es el mismo registro que logra el actual Porsche 911 GT3 de 510 CV con caja de cambios manual.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.