volkswagen-t1-race-taxi (2)

Volkswagen T1 Race Taxi: la furgoneta con motor Porsche de 530 CV

Una de las atracciones principales del festival austríaco de Wörthersee ha sido esta Volkswagen T1 Race Taxi, un ‘sleeper’ que esconde en sus entrañas el motor bóxer de seis cilindros de un Porsche 911 993, con 530 CV y 757 Nm de par motor máximo.

Wörthersee 2015 es el festival austriaco que acoge multitud de vehículos personalizados en las, a veces, extravagantes predilecciones de sus entusiasmados propietarios. Además de las novedades de turno, como el Volkswagen Golf GTI Clubsport, el Golf GTE Sport, el Audi TT clubsport turbo, o el Golf Variant Biturbo Edition, encontramos verdaderas obras de ingeniería como esta T1, apodada Race Taxi, con 530 CV y que se ha batido en duelo con muchos otros en grandes circuitos de Europa como Spa-Francorchamps.

volkswagen-t1-race-taxi (1)

Su propietario, Fred Bernhard, un suizo entusiasta de las modificaciones y el mundo del motor, dedicó seis años de trabajo y una fuerte inversión para transformar su vieja y destartalada Volkswagen T1 en el vehículo de carreras que ahora posee. “Para mí fue un reto profesional. Quería saber si era posible”, declara el preparador.

Tras adquirir esta T1 de 1962, Bernhard compró un Porsche 911 993 como vehículo donante, del que extraería su poderoso corazón de seis cilindros bóxer refrigerado por aire.

El resultado es un bloque de 3,6 litros biturbo, asociado a una transmisión manual de seis velocidades, el cual entrega 530 CV y un par motor máximo de 757 Nm. La transmisión, heredada de un 911 996 GT3, lanza esta T1 hasta los 230 km/h, pero para ello, su propietario ha tenido que acoplar una serie de componentes que la hicieran fiable a esas velocidades.

volkswagen-t1-race-taxi (3)

Adaptando varios componentes de una Volkswagen T3 de 1985, Bernhard rebajó la altura de la carrocería, aligeró el vehículo para conseguir un peso de 1.500 kilogramos, creciendo 21 centímetros en anchura y 10 cm en longitud. Por su parte, y para hacer más maniobrable su T1 Race Taxi, instaló el sistema de frenos y la dirección del ‘nueveonce’ donante, una suspensión regulable de la marca Bilstein y un juego de llantas BBS de 18 pulgadas para un mejor rendimiento dentro y fuera de la pista.

Como buen amante de las modificaciones extremas y de los Volkswagen, Bernhard se deja ver por los numerosos eventos que la firma lleva a cabo, como Wörthersee, y en muchos de los circuitos europeos, como Spa, donde se enfrenó a un Porsche 911 GT3, o en Hockenheim, en una carrera exclusiva para las cinco generaciones del Volkswagen Transporter.

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR