Librada Cayman Clubsport GT4 en Nürburgring

Vídeo: librada de locos de un Cayman Clubsport GT4 en Nürburgring

El piloto de este Porsche Cayman Clubsport GT4 ha evitado que el coche de carreras alemán se convierta en una nueva víctima de Nürburgring. El coche se descoloca a 227 km/h, pero sus excelentes manos permiten salvarlo casi de milagro.

Nürburgring es uno de los circuitos más famosos del mundo. Parte de esa fama se la ha ganado por su historia, donde han tenido lugar los mejores competiciones del motor, pero también por su complejidad. Sus escasas escapatorias, sus vallas de seguridad a pocos metros del asfalto y una casi constante meteorología adversa hacen del Infierno Verde uno de los trazados más peligrosos, solo apto para conductores con buenas manos y la cabeza fría.

Te interesa: Los cinco errores más habituales en Nürburgring

Han sido numerosos los accidentes que se han producido en el Nordschleife -existen vídeos de los años 70-. Esta lista se podía haber engrosado con un Porsche Cayman GT4 Clubsport si no hubiese sido por la pericia del piloto que lo lleva. El protagonista del vídeo llega a alcanzar velocidades superiores a 250 km/h, pero es a 227, al trazar una curva a izquierdas cuando tras un leve salto y a 227 km/h la zaga se descoloca, iniciando los giros rápidos de volante para sortear las barreras del circuito.

No te pierdas: Espectaculares imágenes de la construcción del circuito de Nürburgring

Este es el ‘menú’ que digiere el piloto: paso por el asfalto, como primer plato; deslizarse por la hierba, de segundo; para posteriormente acabar en la grava, todo ello aderezado con unas buenas manos y coronado con el mejor de los postres: salir de nuevo a pista sin un ligero roce en la carrocería.

160mph Spin on the Nürburgring

160mph Spin on the Nürburging. Into the wall, or best save ever?

footage : Moritz Kranz – Rennfahrer und Instruktor

Publicado por Donut Media en Viernes, 17 de febrero de 2017

Tags

Noticias relacionadas

2 comentarios

  1. GENIO

    En esta salvada, de lo mejorcito y más espectacular que se haya visto, todo el mundo se acuerda del piloto, un auténtico crack, de la suerte, que también hace falta, y casi nadie cita al coche; pero el maravilloso equilibrio, me atrevería a decir que único, del Cayman GT4 tuvo también mucho que ver. Probablemente con un GT3, en idénticas circunstancias, la cosa no hubiese acabado igual… y conste que hablo de otro gran coche, aunque lejos del equilibrio natural del GT4.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies