taller-indeminzar-danos

Un taller es condenado a pagar por los daños morales sufridos por el retraso en reparar un coche

Una sentencia ha condenado a un taller a pagar 300 euros a un cliente por los perjuicios y daños morales sufridos por el retraso en la realización de la reparación de su coche.

Una sentencia del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº7 de Collado Villalba, Madrid, ha condenado a un taller a indemnizar a un cliente de AEA (Automovilistas Europeos Asociados) con 300 euros por los perjuicios y daños morales sufridos por el retraso en la realización de la reparación de su coche. Además, deberá devolverle los 500 euros que entregó por adelantado al establecimiento para la reparación de su vehículo.

Según dicha sentencia, el 28 de junio de 2012 el coche sufrió una avería de motor cuando se encontraba en Jaén. El propietario, residente de Madrid, decidió trasladarlo cerca de su casa. El dueño del taller fue dando largas y sin ofrecer ninguna información de la avería ni del precio de ésta. El 23 de julio le envío un presupuesto de 3.189,40 euros, pidiéndole, además, 1.500 euros para buscar un motor en un desguace, abaratando así el arreglo.

Después de multitud de llamadas, el 5 de septiembre de 2012, el dueño del automóvil retiró el mismo, sin reparación alguna y totalmente desguazado, devolviéndole solo 1.000 euros y prometiéndole los 500 restante el día siguiente, cantidad que nunca entregó alegando que esa cantidad correspondía a la mano de obra realizada -sin factura-.

La sentencia estima que el demandado debe devolver los 500 euros al socio de AEA ya que dicho importe se entregó “como adelanto para comprar unas piezas y llevar a cabo una reparación que nunca tuvo lugar, por más que el demandado desmontarse el vehículo, y sin que se haya acreditado en modo alguno que dicho importe corresponde a mano de obra o a trabajos concretamente realizados en el vehículo del demandante, de forma que no está justificada su retención”.

Además, respecto al resarcimiento de los daños morales reclamados por el socio de AEA, que cifró en 300 euros, la sentencia considera que los perjuicios causados al demandante están totalmente acreditados, ya que éste se vio privado de su vehículo durante más de dos meses sin que finalmente fuera reparado y, además, tuvo que adquirir un coche de segunda mano en el mes de septiembre teniendo que pagar un 3% más de IVA, que se habría ahorrado de haberlo comprado en julio o en agosto (el 1 de septiembre de 2012 el IVA subió del 18 al 21%).

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR