Siete cm de agua bastan para perder el control del coche

La Confederación Nacional de… Autoescuelas (CNAE) ha advertido a los conductores de que “pueden perder el control” del coche con “tan sólo” siete centímetros de agua, ante las posibles lluvias de verano que “en unos pocos minutos” provocan “fuertes barranqueras” e inundaciones. “Con agua, el asfalto se vuelve resbaladizo y peligroso, y hay que tener […]

La Confederación Nacional de… Autoescuelas (CNAE) ha advertido a los conductores de que “pueden perder el control” del coche con “tan sólo” siete centímetros de agua, ante las posibles lluvias de verano que “en unos pocos minutos” provocan “fuertes barranqueras” e inundaciones.

“Con agua, el asfalto se vuelve resbaladizo y peligroso, y hay que tener en cuenta que la seguridad propia y la de los demás es lo primero”, ha asegurado la confederación, al tiempo que han recordado las muertes que se producen “con temporales de esta naturaleza”.

Así, entre otros consejos, ha alertado sobre la necesidad de “alejarse lo más rápidamente posible” de los lugares de paso de las corrientes de agua, así como de los puntos “potencialmente inundables”. Además, ha pedido que los conductores se abstengan de atravesar estas zonas de agua “salo que se tenga la seguridad de que no tiene mucha profundidad”.

En este sentido, ha apuntado que los expertos afirman que, de forma general, con sólo siete centímetros de profundidad en la corriente, el motor del vehículo que intente atravesarla se parará y si el agua alcanza los treinta centímetros, el vehículo comenzará a flotar. Además, será arrastrado por la corriente si el agua alcanza los sesenta centímetros aproximadamente.

“El agua en movimiento y con sólo unos centímetros de altura será suficiente como para perder el control sobre el vehículo. Así que no presuma de valiente “camel trophista” y no arriesgue más de lo necesario”, ha señalado la CNAE.

Una vez a pie, también ha recomendado vigilar las piedras o ramas de árboles que han podido desprenderse por la fuerte lluvia y tener cuidado con las zonas de la vía que puedan ceder como consecuencia del debilitamiento del suelo y derrumbarse bajo el peso de un vehículo.

“Si se ve obligado a caminar por zonas inundadas, no debe olvidar que las aguas que no se mueven, lógicamente si no son profundas, son las más seguras, porque si existe corriente siete centímetros de altura serían suficientes para hacernos perder el equilibrio, tirarnos al suelo y ponernos a merced de la corriente”, ha concluido.

Europa Press

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR