prueba nuevo Mégane Energy dCi 110

PRUEBA: Renault Mégane 2016 Energy dCi 110

Renault acaba de lanzar al mercado la cuarta generación de uno de sus modelos estrella: el Mégane. Con una imagen diferenciada, un comportamiento excepcional y una elevada dotación tecnológica a bordo, la firma del rombo ha cargado su nuevo compacto con buenos argumentos para convertirse en un duro rival en una de las parcelas del mercado más competidas.

Presentado por primera vez en 1995 como sustituto del Renault 19, el Mégane pronto quedó convertido por méritos propios en uno de los estandartes del fabricante francés, siendo uno de los modelos de la firma más longevos junto a sus hermanos Espace, Clio y Twingo —lanzados al mercado en 1984, 1990 y 1992, respectivamente—. Para el año 2016 Renault ha puesto a la venta su cuarta generación, que llega a nuestro equipo de pruebas en su versión Zen, equipado con la variante mecánica diésel Energy dCi de 110 CV.

La línea exterior del nuevo Renault Mégane resulta arriesgada, personal e inconfundible, con un carácter muy marcado que el compacto galo lleva incrustado en su ADN desde su primera generación. Nada hay escrito sobre gustos, pero lo que he podido comprobar durante los días en que he puesto a prueba al Mégane 2016 es que no pasa nada desapercibido, y eso supone un valor muy importante en un mercado cada vez más proclive a la homogeneización de la oferta, en el que para encontrar un producto distinto es preciso echar mano a la imaginación… y a la cartera.

prueba-renault-megane-2016-05

Inspirado claramente en el lenguaje de diseño del Renault Talisman —nacido de la pluma del diseñador holandés Laurens van den Acker—, el nuevo Mégane presenta una identidad propia gracias a unos grupos ópticos muy distintivos integrados en las líneas de su carrocería, que por el momento sólo está disponible en su variante de cinco puertas, a la que se unirá en breve otra familiar denominada Sport Tourer.

Interiormente, se ha realizado un buen trabajo para que su habitáculo esté a la altura de las demandas del mercado: tiene un diseño atractivo, funcional y con una calidad de materiales y ajuste bien logradas —aunque no lleguen a los niveles de los líderes del segmento—. En el acabado Zen de nuestra unidad de pruebas destacan el cuadro de instrumentos digital y la pantalla central del sistema multimedia, a través de los cuales podremos consultar todo tipo de información referente al vehículo y al entretenimiento a bordo.

interior-renault-megane-2016-04

Con una buena capacidad de maletero —384 litros ampliables a 1.247 al abatir la segunda fila de asientos— y unas plazas delanteras cómodas y apropiadas para albergar a dos adultos de cualquier talla, es al pasar a las traseras donde encuentro uno de los pocos puntos débiles del Renault Mégane 2016 tras realizar la prueba: el espacio disponible para sus ocupantes es menor de lo deseable —sobre todo en la cota longitudinal—, algo que pondrá en una posición algo incómoda a aquellos viajeros de mayor estatura.

Una vez examinado el espacio interior, se acerca el momento de dar vida al propulsor y conocer sus cualidades dinámicas, pero mi pertenencia a la generación PlayStation me conducen a curiosear con el sistema R-Link 2. Completo, intuitivo y profundamente personalizable, el apartado multimedia del nuevo compacto de Renault queda claramente destacado frente a sus rivales, y resulta uno de sus puntos fuertes con respecto a la competencia.

prueba-r-link-renualt-megane-2016-04

Tras elegir el color de la luz ambiente y el diseño del cuadro de instrumentos más adecuado a mis gustos personales, ahora sí ha llegado la hora de poner a prueba el voluntarioso Energy dCi 110 que mueve a nuestro Renault Mégane. Algo más ruidoso de lo esperado, este corazón diésel me ha dejado gratamente sorprendido por su capacidad de empuje, que transmite sus 110 caballos de potencia a las ruedas delanteras a través de una caja de cambios de seis velocidades con un tacto preciso y de recorridos algo amplios, con un escalonamiento de las relaciones claramente orientado a una conducción suave y económica —prueba de ello son los cinco litros cada cien kilómetros que se ha conformado con consumir a lo largo de nuestro examen— más que a buscarle las cosquillas a cada giro de la vía.

cuadro-instrumentos-prueba-megane-2016-02

Ágil en ciudad y confortable en autopistas, es en las carreteras secundarias donde más curiosidad tengo por comprobar la puesta a punto de la cuarta generación del Renault Mégane. Una pulsación de la tecla Multi-Sense es suficiente para ver el menú con los cinco modos de conducción disponibles —Neutral, Eco, Confort, Sport y Personal— en la pantalla de la consola central, que afectan a parámetros como el tacto de la dirección, la respuesta y sonido del motor, el rendimiento de la calefacción, así como el cuadro de instrumentos y el color de la luz ambiente.

Sport es la configuración elegida para afrontar las curvas que tengo por delante en mi carretera preferida de la sierra abulense, que el compacto de Renault me permite recorrer con una solvencia admirable gracias a una puesta a punto correcta y a un enérgico motor que cambia completamente con respecto a las posiciones Eco y Confort del selector Multi-Sense. El comportamiento de nuestro Mégane resulta de lo más satisfactorio, aunque se ve perjudicado por unos neumáticos de perfil elevado y a una configuración de suspensión orientada al confort general de marcha —para los que busquen una mayor carga de deportividad, hay disponible una versión GT afinada por Renault Sport—.

prueba-nuevo-Renault-Megane-dCi-110

Tras varios días disfrutando de las buenas sensaciones aportadas por el nuevo Mégane llega el temido momento de hacer números para poder emitir una valoración final. Con un coste total de 23.630 euros —21.900 sin incluir los extras—, considero que el acabado Zen de nuestra unidad de pruebas es el más equilibrado de la gama —cuyo rango de precios oscila entre los 16.600 euros de su versión más sencilla hasta los 26.600 del GT firmado por Renault Sport—, y junto al voluntarioso bloque Energy dCi 110 conforman una opción más que atractiva para quien busque un compacto práctico, eficiente, agradable y distinto. Cierto es que en todos los niveles de equipamiento resulta algo más caro que sus rivales más directos —entre los que destaca el Seat León, líder de ventas del segmento en lo que llevamos de año—, pero la apuesta de la firma gala por la diferenciación puede resultar un valor añadido muy importante a tener en cuenta. Tú decides…

  A destacar   A mejorar
Imagen Plazas traseras
Motor Precio
Sistema Multi-Sense
Ficha técnica Renault Mégane Zen Energy dCi 110
Motor Cilindrada 1.461 cc
Cilindros 4 en línea
Potencia Máxima 110 CV / 4.000 rpm
Par Máximo 260 Nm / 1.750 rpm
Transmisión Caja de Cambios Manual, 6 velocidades
Tracción Delantera
Suspensión Delantera Tipo McPherson / Resorte helicoidal
Trasera Rueda tirada con elemento torsional
Dimensiones Longitud 4.359 mm
Anchura 1.814 mm
Altura 1.447 mm
Distancia entre Ejes 2.670 mm
Alimentación Tipo de Alimentación Inyección directa por conducto común. Turbocompresor.
Peso Peso 1.205 kg
Prestaciones Velocidad Máxima 188 km/h
Aceleración 0-100 km/h 11,2 seg
Consumos Urbano 4,2 l/100 km
Extraurbano 3,4 l/100 km
Combinado 3,7 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 95 g/km (Euro VI)
Precio Precio final 21.900 euros

Fotos: Álex Aguilar

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR