PRUEBA: Porsche Panamera 2016 4S

Llega la segunda generación de la berlina de Stutgart y con ella la prueba del Porsche Panamera 4S 2016, la variante con motor V6 de gasolina capaz de rendir 441 CV. ¿Su peso de casi dos toneladas supondrá un lastre? Vamos a comprobarlo.

Probar un Porsche siempre es especial. Son coches con los que disfrutas conduciendo, da igual la carretera o las condiciones, porque su experiencia al volante es placentera, excitante. El caso es que por suerte o por desgracia, está al alcance de no muchos afortunados… Precisamente estos, los afortunados que en cuyas cuentas corrientes los ceros se multiplican como los panes y los peces, tuvieron la oportunidad de adquirir, desde 2010, año en que fue lanzada la primera generación, la novedosa berlina de cuatro puertas y cuatro plazas de la firma de Stuttgart. No fue la primera vez en que la empresa se embarcaba en un proyecto de tales características, porque, aunque no vieron la luz, sí hubo algunos trabajos secretos como el Porsche 989 o el más ‘aireado’ 928 H50 Concept.

Con la llegada del Panamera, la empresa dio un salto más en la gama al introducir en ella un nuevo integrante. Como ocurrió con el Cayenne, muchos eran los escépticos que no veían este tipo de carrocería en el catálogo: sus números fueron los responsables de cambiar la forma de pensar de estos puristas, que no puretas.

prueba Porsche Panamera 2016 4S

Mi unidad de pruebas del Porsche Panamera 4S 2016 luce un traje color Azul Noche. Su estampa es hipnotizante. Su sinuosa línea descendente finaliza en una zaga redondeada que ha ganado muchísimos enteros. Es parecida a la del anterior, sí, pero a la vez totalmente nueva. Su luz horizontal, que recorre de lado a lado toda la trasera, le otorga una sensación de mas anchura, más contundencia; junto con los pilotos de cuatro puntos -los delanteros también siguen la misma filosofía-, logra una señal de identidad reconocible a distancia.

El salto que ha pegado el interior es de gigante. El Panamera siempre se ha caracterizado, como cualquier Porsche, por adoptar excelentes ajustes y los mejores materiales. Pero es que ahora equipa la tecnología más avanzada, la tecnología que le da un plus de diferenciación respecto a la competencia. Podría hablar de su cuadro de instrumentos, que a excepción de la esfera central, es digital. También, de su enorme pantalla táctil de 12” con sistema de aproximación, apps y totalmente configurable que por su tamaño haría de pantalla de cine. No menos importante es el sistema de infoentretenimiento con conexión 4G/LTE y punto de acceso Wi-Fi. Es esa voluntad de superación, esa exquisita calidad por los detalles la que me impresiona y la que corona la nueva consola central realizada en vidrio, principal embajadora de ese alto rango con sus botones táctiles. También las toberas del climatizador automático de cuatro zonas que se controlan desde la pantalla, algo súper moderno, mega avanzado y chic, pero que desde mi humilde punto de vista, no es práctico. ¿Cansado? Disfruta con la función de masaje antes de hacer frente a tus pequeños y cariñosos monstruitos del hogar…

Interior Porsche Panamera 2016

Como no podría ser de otra forma, los pasajeros de las plazas traseras mantienen el mismo protagonismo que el conductor y el acompañante. La compañía alemana tampoco ha dejado pasar ningún detalle en la segunda fila de asientos; unos asientos rodeados de materiales de inmensa calidad, que abrazan a los pasajeros en curva sin dejar de lado la comodidad que tiene que brindar una berlina de estas características; comodidad que, por cierto, también se puede ampliar, bajo pedido, con la opción de masaje, calefacción y ventilación. El hueco para las piernas es más que suficiente, superando al de un BMW Serie 7 (aquí tienes la prueba del BMW 730d), aunque el destinado a la cabeza es más justo, sin suponer un problema a no ser que midas más de 1,80 metros.

Mi mano izquierda es la encargada de hacer rugir el V6 de 2.894 cc y 441 CV que se encuentra enfrente de mí. Espera que le exija el rendimiento ejemplar que es capaz de otorgarme. Pongo la palanca en la posición ‘D’ y las sensaciones comienzan a emerger. A su brutal aceleración -es capaz de pasar de 0 a 100 km/h en 4,4”– le acompaña un exquisito sonido, sobre todo en los modos Sport y Sport Plus. La apertura de la válvula de escape libera un rugido que se convierte en petardos a la hora de reducir marchas o incrementar las revoluciones para que su rapidísimo cambio automático de doble embrague PDK engrane una nueva marcha. A la hora de soltar gas, se une a la banda el soplido interpretado por sus dos turbos. ¡Menudo festín!

motor probado: V6 de 2.894 cc y 441 CV

No hay ni una pega que sacar a su motor, porque el rendimiento es sensacional y sus recuperaciones, sobresalientes. El do de pecho lo entrega a partir de las 3.000 vueltas, momento en el que desconectas, te olvidas de tus problemas y solo te centras en conducir, en disfrutar, en estar agradecido de poder vivir experiencias que solo te pueden brindar coches como esta berlina deportiva. Si te preocupa el consumo, de 9,6 l/100 km en nuestra prueba, siempre tienes las versión 4S con motorización diesel; eso sí, no esperes ese delicioso sonido. Y un consejo te voy a dar: si te compras un coche de más de 120.000 euros, es más, si te compras un Porsche y miras el consumo, háztelo mirar…

Obviamente, por peso, configuración y disposición del motor no es tan deportivo como los Boxster 718 o Cayman GT4 que hemos probado, pero sí que es la berlina más dinámica del mercado. Y es que la dirección es comunicativa y tiene un peso ideal; la suspensión pasa los baches y las regularidades del firme con total suavidad y sin movimientos de la carrocería en curva -el paso por ella lo puede completar de forma eficaz y rápida gracias a las ruedas traseras direccionales y a la suspensión Porsche Active Suspension Management (PASM), que adapta cada amortiguador al estado de la calzada y al estilo del conductor-, mientras que el equipo de frenos detiene esta mole de 1.945 kilogramos con un vigor sorprendente.

Dicen que el dinero no da la felicidad. El dinero no sé, pero un Porsche Panamera 4s como el de la prueba es capaz de quitar todos los males; la medicina perfecta para combatir la tristeza, la soledad, la decepción…

prueba Porsche Panamera 4s gasolina

A destacar A mejorar
Imagen exterior e interior Precio frente a competencia
Respuesta dinámica Kit reparapinchazos
Entrega de potencia Comodidad frente a competencia
Ficha técnica Porsche Panamera 2016 4S
Motor Cilindrada 2.894 cc
Cilindros V6
Potencia Máxima 441 CV /5.650-6.600 rpm
Par Máximo 550 Nm /1.750-5.500 rpm
Transmisión Caja de Cambios Automático, 8 velocidades
Tracción Total
Suspensión Delantera Paralelogramo deformable / Resorte neumático / Barra estabilizadora
Trasera Paralelogramo deformable / Resorte neumático / Barra estabilizadora
Dimensiones Longitud 5.049 mm
Anchura 1.937 mm
Altura 1.423 mm
Distancia entre Ejes 2.950 mm
Alimentación Tipo de Alimentación Inyección directa. Turbo
Peso Peso 1.945 kg
Prestaciones Velocidad Máxima 289 km/h
Aceleración 0-100 km/h 4,4 seg
Consumos Urbano 10,1 l/100 km
Extraurbano 6,7 l/100 km
Combinado 8,1 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 184 g/km (Euro 6)
Precio Precio Oficial 128.308 euros

Fotos: Álex Aguilar

Resumen
Fecha de la prueba
Coche probado
Porsche Panamera 2016 4S
Calificación
51star1star1star1star1star

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies