prueba Peugeot 308 GTi 270 (1)

PRUEBA: Peugeot 308 GTi 270

Esta semana probamos el Peugeot 308 GTi 270, la variante más potente, deportiva y exclusiva de la gama del compacto galo, un vehículo que ha sido puesto a punto por Peugeot Sport y que promete ofrecer grandes sensaciones a cambio de un precio de adquisición muy competitivo y de unos consumos de carburante ajustados.

Tenía ganas de probar el Peugeot 308 GTi 270 desde que la firma gala presentó por primera vez el pasado verano a la variante más deportiva de la gama del (prueba) Peugeot 308. Principalmente porque con la introducción de la nueva generación del compacto de Peugeot, el modelo experimentó un importante salto hacia adelante en muchos apartados, entre ellos, en el peso (que se redujo en unos 150 kilogramos) y en su comportamiento, con reacciones muy ágiles pero sin renunciar al confort.

No te pierdas: Probamos el Peugeot 208 GTi

Así que sabiendo que las versiones convencionales van realmente bien, es de esperar que tras pasar por las manos de Peugeot Sport para ponerse en forma y sacar su lado más deportivo, el comportamiento y la respuesta del Peugeot 308 GTi esté a la altura de los mejores de su segmento. Y más en el caso del 308 GTi 270 que pruebo, la versión más potente y dinámica de la gama del GTi, que se divide en dos variantes: la que puedes ver en las imágenes, que con sus 272 CV de potencia máxima es la de mayor rendimiento, y una un poco más asequible y algo menos equipada con 250 CV de potencia.

prueba Peugeot 308 GTi 270 (3)

Estéticamente introduce los suficientes cambios como para que los más entendidos sepan al instante que el coche que tienen delante es el nuevo Peugeot 308 GTi, sobre todo por su parrilla delantera, por las entradas de aire del paragolpes delantero, por las taloneras o por el difusor trasero, que integra dos salidas de escape circulares en sus extremos. A esto también ayuda que la carrocería esté 11 mm más cerca del suelo, al igual que las llantas de aleación de 19 pulgadas de diámetros o los frenos de disco de alto rendimiento que esconden en su interior.

Esas llantas, los frenos y la pintura ‘Coupe Franche’ bicolor (que combina el Rojo Ultimate y el Negro Perla Nero y cuesta 966 euros) que luce la unidad del Peugeot 308 GTi que pruebo son tres de los detalles visuales que te servirán para reconocer de inmediato si estás, o no, ante la versión de 270 CV. Conviene que sepas que las llantas de 19 pulgadas que equipa de serie el más potente también están disponibles para el de 250 CV, aunque eso sí, previo pago de 883 euros.

prueba Peugeot 308 GTi 270 (31)

Otros detalles de equipamiento exclusivos del más poderoso son sus neumáticos Michelin Pilot Super Sport en medida 235/35 R19 91Y (el otro equipa unos Michelin Pilot Sport 3 en medida 225/40 R18 92W), el diferencial autoblocante Torsen, nuevos ajustes en el control de estabilidad y de tracción o elementos como el asiento del conductor con ajuste eléctrico y calefactable (estos dos últimos elementos cuestan 416 euros en el de 250 CV). Por tanto, aunque sobre el papel la diferencia de precio entre las dos versiones llega a los 2.500 euros, si equiparamos el equipamiento todo lo posible, esa diferencia se reduce a unos 1.200 euros.

Dejemos a un lado la estética y el equipamiento y centrémonos en lo que interesa: los aspectos técnicos más destacados y el comportamiento. En el tren delantero, Peugeot Sport ha cambiado muelles, amortiguadores, barra estabilizadora -que ahora es más blanda que en otros 308, por cierto- y ha incrementado la rigidez del subchasis, mientras que en el brazo de torsión trasero también han aumentado la solidez e incluido muelles y amortiguadores diferentes. Los cambios también afectan a las geometrías y a la anchura de vías, que ahora son 17 mm y 10 mm más anchas delante y detrás, respectivamente.

prueba Peugeot 308 GTi 270 (16)

El Peugeot 308 GTi 270 incorpora de serie unos frenos de alto rendimiento con pinzas fijas de cuatro pistones y discos flotantes de 380 mm de diámetro en el eje delantero, un conjunto que mantiene el tipo incluso ante el trato más exigente. Las llantas de aleación, a pesar de tener un mayor diámetro, son unos 2 kilogramos más ligeras (por rueda) que las de 18 pulgadas que monta el de 250 CV, lo que contribuye a reducir la masa no suspendida. El diferencial Torsen de deslizamiento limitado, que incluye nuevos programas de ESP y del control de tracción, también es exclusivo de esta versión.

Eso sí, no todo es positivo en este sentido, ya que si te planteas la compra de este modelo debes tener en cuenta la importante diferencia de precio entre los neumáticos del de 250 CV y del de 270 CV: los Pilot Sport 3 del primero cuestan prácticamente la mitad que los Pilot Super Sport del segundo, lo que trasladado a cuatro ruedas es una salto a considerar. Pero al mismo tiempo, son esos neumáticos los que marcan diferencias, en especial en combinación con el diferencial Torsen, garantizando una capacidad de tracción superior y un paso por curva más rápido.

prueba Peugeot 308 GTi 270 (41)

Durante la prueba, el 308 GTi, a pesar de ser la versión más potente, no me ha parecido incómodo en ningún momento. Más bien al contrario, ya que como en el resto de la gama del 308, está realmente bien aislado de ruidos y vibraciones provenientes del exterior. De hecho, salvo que presiones la tecla Sport, no llegará hasta tus oídos el rugido que produce el motor turboalimentado 1.6 de cuatro cilindros en línea.

Y ya que hablamos del propulsor, veamos qué características presenta este bloque EP6 FDTR, que es como denomina Peugeot al motor del 308 GTi. Básicamente es el mismo que ya emplean otros modelos de la marca, como el 208 GTi, pero para la ocasión incorpora bielas, pistones y segmentos reforzados. Además, para garantizar la lubricación ante un trato exigente, Peugeot Sport ha añadido pequeños pulverizadores de aceite debajo de cada pistón. El resultado es un bloque que produce 270 CV a 6.000 vueltas (o 250 CV) y que entrega 330 Nm de par.

prueba Peugeot 308 GTi 270 (60)

Un par que por cierto, a pesar de la pequeña cilindrada del motor, está disponible desde las 1.900 revoluciones por minuto, lo que se traduce en una capacidad de recuperación extraordinaria independientemente de la relación de cambio que llevemos engranada. A esto, sin duda, también ayuda el reducido peso del conjunto, que se sitúa en los 1.280 kilogramos, considerablemente menos que cualquiera de sus rivales directos. Por ejemplo, un (prueba) Volkswagen Golf GTI Mk7 con cinco puertas y cambio manual pesa 1.401 kilogramos, mientras que un Civic Type R se va hasta los 1.457 kg.

El bajo peso del conjunto combinado con los nuevos ajustes de suspensión y el poderoso motor dan como resultado un coche extremadamente dinámico y ágil, sensación que se acentúa todavía más gracias al peculiar puesto de conducción del Peugeot 308 GTi, que por posición, recuerda mucho al de vehículos de competición (con el volante bajo y muy cerca del asiento y una instrumentación en una posición más elevada de lo normal). También es clave en este sentido su volante, de reducido diámetro, que está unido a una dirección que aunque es de asistencia eléctrica, tiene mejor tacto que en el resto de la gama del 308.

prueba Peugeot 308 GTi 270 (58)

El reducido peso del Peugeot 308 GTi, unido a las bondades técnicas de su propulsor (que entre otras cosas, cuenta con un sistema Start-Stop para ayudar a reducir el gasto de combustible) y a los acertados desarrollos, permiten que este vehículo homologue sobre el papel un consumo medio de 6 l/100km con unas emisiones de CO2 de tan solo 139 gramos por kilómetro. En la práctica gasta algo más, pero siempre menos que cualquiera de sus rivales.

Durante la semana que pasó en mi poder, en varias ocasiones prácticamente conseguí clavar el consumo medio oficial (6,4 l/100km) haciendo una conducción muy relajada, con aceleraciones calmadas y manteniendo velocidades constantes. Evidentemente, el consumo aumenta exponencialmente conforme avivamos el ritmo, pero está bien saber que si no te pasas con el acelerador es capaz de consumir realmente poco para las prestaciones que ofrece. En definitiva, no es tan radical como alguno de sus competidores pero a cambio, es uno de los más equilibrados. Gasta poco y además, viene muy equipado y tiene un precio realmente competitivo.

A destacar A mejorar
Comportamiento Estética discreta
Prestaciones Pomo de la palanca de cambios
Consumo Climatizador integrado en el sistema multimedia
Ficha técnica Peugeot 308 GTi 270
Motor Cilindrada 1.598 cc
Cilindros 4 en línea
Potencia máxima 272 CV / 6.000 rpm
Par máximo 330 Nm / 1.900 rpm
Transmisión Caja de cambios Manual, 6 velocidades
Tracción Delantera / Diferencial Torsen
Suspensión Delantera Tipo McPherson / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
Trasera Rueda tirada / Resorte helicoidal
Dimensiones Longitud 4.253 mm
Anchura 1.804 mm
Altura 1.446 mm
Distancia entre ejes 2.617 mm
Alimentación Tipo de alimentación Inyección directa. Turbo. Intercooler.
Peso Peso 1.280 kg
Prestaciones Velocidad máxima 250 km/h
Aceleración 0-100 km/h 6,0 seg
Consumos Urbano 8,1
Extraurbano 4,9
Combinado 6,0 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 139 g/km (Euro 6)
Precio Precio final 32.500 euros

Fotos: Álex Aguilar

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR