PRUEBA: Opel Meriva 1.7 CDTI

Allá por el año 2002, Opel sacó al mercado un… producto que rompió moldes. Su flexibilidad interior le hizo destacar entre los modelos de la competencia que engrosaban el segmento B. Más de un millón de unidades salieron entonces de la fábrica de Figueruelas. Ahora, la nueva generación viene con nuevos sistemas que facilitan enormemente […]

Allá por el año 2002, Opel sacó al mercado un… producto que rompió moldes. Su flexibilidad interior le hizo destacar entre los modelos de la competencia que engrosaban el segmento B. Más de un millón de unidades salieron entonces de la fábrica de Figueruelas. Ahora, la nueva generación viene con nuevos sistemas que facilitan enormemente la vida a sus pasajeros. Hablamos, cómo no, del Opel Meriva.

A primera vista destaca su moderno diseño, muy parecido al de sus hermanos de marca. Ha crecido en tamaño, tanto en altura, como en anchura, batalla y longitud. Ahora es uno de esos pequeños monovolúmenes que pasan de los 4 metros (4,29 m). Gracias a este aumento de proporciones, los pasajeros disponen de más amplitud interior, sensación que se ve acrecentada gracias la luminosidad del gran techo panorámico.

La novedad más destacada de la última generación del Opel Meriva son las puertas de apertura opuesta a la marcha (FlexDoor). Facilitan enormemente el acceso a las plazas traseras. Ni que decir tiene que es mucho más fácil colocar la sillitas infantiles, colocar a los niños y abrochar los cinturones, y es que tienen un ángulo de apertura de de 84 grados, frente a los 70 de un vehículo convencional. Por cierto, si eres de los que se encarga de la limpieza de su coche, te alegrarás de contar con este sistema de apertura cuando accedas con la aspiradora al piso de las plazas traseras.

Apertura de puertas flexdoor opel mervia

Al realizar la prueba del Opel Meriva me he dado cuenta de la evolución tan grande que ha sufrido el sistema FlexSpace. Permite mover las plazas traseras, con total facilidad, en todas direcciones. El asiento central puede ocultarse desplazando los dos asientos laterales hacia el centro, con lo que conseguimos dos plazas traseras con mucho más espacio. Todo ello se consigue con tan solo pulsar un botón, sin desmontar nada. El mismo proceso requiere plegar la segunda fila de asientos. El resultado es un maletero que pasa de 400 litros a 1.500.

A parte de la gran cantidad de huecos con los que cuenta el Opel Meriva, un nuevo sistema denominado FlexRail permite a los ocupantes del vehículo disfrutar de un portaobjetos modular de tres niveles. Está compuesto por dos raíles de aluminio que recorren longitudinalmente el vehículo, desde las plazas delanteras hasta las traseras. Tiene una serie de pisos formados por bandejas que se deslizan para proporcionar numerosos vanos. Una buena solución que ha sido posible gracias a que el freno de mano es eléctrico, desde el acabado más bajo, y que la palanca del cambio ha sido colocada en la consola central.

Por cierto, ésta ha pegado un salto increíble en lo que a calidad se refiere, lo mismo que pude comprobar en la prueba del Opel Astra. Tiene una gran cantidad de botones, pero ninguno innecesario y fuera de su sitio. Cuenta con materiales de mayor calidad y el diseño es acertado.

El hándicap de la prueba del Opel Meriva viene con el conjunto del motor y cambio. He probado el 1.7 CDTI de 100 CV (125 CV en el Astra) combinado con la caja automática de seis velocidades. Cuesta algo más de 1.000 euros que la versión manual y tiene 10 CV menos. El propulsor se queda corto en potencia. Se echa en falta más fuerza en aceleración, aunque por ciudad se desenvuelve bien. El cambio es algo perezoso, incluso en modo manual.

Foto en movimiento de la Prueba Opel Meriva

Me ha llamado la atención el aplomo que tiene cuando se enfrenta a las curvas. Puede que sea por el aumento de vías, de batalla o por los grandes zapatos que trae, pero muestra una agilidad impropia en este tipo de coches. Ahora, no temas, ese aplomo del que te hablo no resta la comodidad esperada.

Tienes un Opel Meriva 1.7 CDTI Enjoy por 18.736 € con un equipamiento de serie que incluye aire acondicionado, airbag frontal, pasajero, de cabeza y laterales delanteros, ESP, control de tracción, volante multifunción y velocidad de crucero.

Con la prueba del Opel Meriva he sacado en claro que el nuevo monovolumen de tamaño pequeño que ha lanzado la firma alemana es un vehículo atractivo, práctico y manejable, y que se desenvuelve por ciudad a las mil maravillas a pesar de su escasa potencia. También tienes otra opción, decantarte por el Opel Mokka 2012.

Lo mejor
+ Apertura de puertas
+ Conducción
+ Modularidad interior

Lo peor
– Motor
– Cambio
– Respuesta de ambos

Ficha Técnica Opel Meriva 1.7 CDTI
Motor Cilindrada 1.686
Cilindros 4 en línea
Potencia Máxima 101/4.000
Par Máximo 260/1.700-2.550
Transmisión Caja de Cambios automática; 6 velocidades
Tracción delantera
Suspensión Delantera Tipo McPherson. Resorte helicoidal.
Trasera Rueda tirada con elemento torsional. Resorte helicoidal
Dimensiones Longitud 4.288 mm
Anchura 1.812 mm
Altura 1.615 mm
Distancia entre Ejes 2.644 mm
Alimentación Tipo de Alimentación inyección indirecta. Turbo compresor. Intercooler.
Peso Peso 1.518 kg
Prestaciones Velocidad Máxima 172 km/h
Aceleración 0-100 Km/h 13,9 seg
Consumos Urbano 8,6
Extraurbano 5,1
Combinado 6,4
Emisiones Emisión CO2 168 g
Precio Precio Oficial 18.736 €

Texto: Hugo Valverde
Fotos: Claudio Luna

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR