Prueba-MINI-Paceman-Cooper-SD-10

PRUEBA: MINI Paceman Cooper SD

Cuando ya parecía que de la chistera no podían salir más trucos de magia, los responsables de MINI decidieron lanzar en abril del año pasado el Paceman. Nada menos que la séptima secuela de la saga, por detrás de Countryman, Roadster, Coupé y demás hermanos de la familia. Un modelo bastante peculiar que, aunque apenas […]

Cuando ya parecía que de la chistera no podían salir más trucos de magia, los responsables de MINI decidieron lanzar en abril del año pasado el Paceman. Nada menos que la séptima secuela de la saga, por detrás de Countryman, Roadster, Coupé y demás hermanos de la familia. Un modelo bastante peculiar que, aunque apenas han pasado unos meses desde que viera la luz, está a punto de renovarse. Justo en este momento, en Periodismo del Motor hemos decidido ponerlo a prueba para tener las sensaciones bien recientes y poder compararlo con el MINI Paceman 2014 cuando salga al mercado el próximo mes de julio.

El MINI Paceman es un coche que, de entrada, resulta un tanto chocante a la vista. Tiene tres puertas y mide 4,1 metros de largo, lo que debería situarlo en la liga de modelos del segmento B. Sin embargo, sus dimensiones de altura y anchura, unidas al enorme volumen de su carrocería le hacen parecer un gigante cuando se sitúa al lado de, por ejemplo, un Ford Fiesta, un Renault Clio o cualquier otro modelo del citado segmento. El Paceman es un coche grande dentro de su pequeñez, es un turismo aunque tenga cierto aspecto de SUV, es un MINI pero con poca genética MINI. Es un constante ‘sí pero no’. Un tira y afloja que provoca sentimientos encontrados y que, precisamente ahí, es donde reside su encanto y su punto diferenciador frente a los posibles rivales: es difícil encontrar algo así en el mercado.

prueba-mini-paceman

Ventajas tiene muchas. Para empezar, el coche es amplio por dentro. Sus cuatro plazas individuales son generosas, la altura al techo es realmente buena y su maletero de 330 litros es casi igual de capaz que el de un Countryman. Por otra parte, su comportamiento dinámico es bueno. No podemos decir que sea sobresaliente como el de un MINI de tres puertas, pero sí es cierto que consigue paliar ese alto centro de gravedad con una suspensión firme -demasiado a veces-, que le permite rodar de forma medianamente ágil entre curvas. En cierta medida, quien busque una conducción efectiva y hasta divertida, quedará satisfecho con el Paceman.

Pero sin duda, lo mejor de este MINI o, mejor dicho, de la unidad que tenemos entre manos, es su motor. La versión Cooper SD monta un diésel de 2,0 litros y 143 CV, que es un auténtico tiro. Para esta prueba hemos optado por el MINI Paceman Cooper SD sin tracción total y sin cambio automático, ya que es una configuración interesante por su relación entre prestaciones, consumo y precio. Y parece que hemos acertado, porque el Paceman responde a las órdenes del gas de una forma contundente y más puntiaguda de lo que nos tienen acostumbrados los diésel de última hornada de la competencia. Esta rabia le da personalidad entre tanto ‘petroleta’ aburrido y suave, algo que nos gusta. Es más, aunque la ficha técnica no lo diga, en la práctica hemos podido comprobar que sus prestaciones están a la altura de algún TDI del grupo VAG de potencia superior. Mientras tanto, el consumo que hemos medido en condiciones reales, despreocupados del pedal derecho, ha quedado sensiblemente por debajo de los 6 l/100 km. Este dato está bastante bien, sobre todo teniendo en cuenta que el Paceman es un coche alto, con una aerodinámica empobrecida frente a un turismo y con un peso no especialmente contenido. Está claro que en el Grupo BMW saben bien cómo hacer motores prestacionales y austeros.

Prueba MINI Paceman Cooper (7)

En cuanto al equipamiento, el Paceman Cooper SD ya viene de serie suficientemente bien dotado con un precio de arranque de 30.200 euros (más adelante trataremos este asunto). Si sumamos los elementos opcionales de nuestra unidad de pruebas tenemos ciertos elementos como los faros bixenón, la tapicería de cuero, el equipo de audio con navegación, la iluminación de ambiente interior o los automatismos de luces y limpiaparabrisas (sólo 127 euros), entre otras delicatessen.

Y así llegamos al momento en el que toca hablar de las desventajas del Paceman, que las tiene. Lo primero es la dificultad de encontrar clientes que se decanten por un nicho tan concreto. Es decir, lo normal es que si alguien busca un coche pequeño se interese por algo de tamaño realmente contenido y no tan voluminoso como esto. Y si lo importante es el espacio, seguramente un monovolumen del segmento B ó C encaje mejor como opción de compra, ya que entre otras cosas ofrecerá mayor versatilidad y mejor aprovechamiento del espacio. Entendemos, por lo tanto, que un Paceman es un coche de capricho, cuya adquisición responderá más a una compra pasional que a cualquier otro patrón. Por otra parte, el precio es muy elevado. De todos los MINI Cooper SD, este es el más caro junto con el Cabrio, y esos 30.200 euros de base que citábamos antes se convierten en casi 40.000 con los ‘aditivos’ de equipamiento que incorpora la versión probada. Habrá opiniones para todo en este sentido, pero a nosotros no deja de parecernos una cantidad un tanto excesiva para un modelo de su tamaño y aspiraciones.

Prueba MINI Paceman Cooper SD (5)

Si te interesa el MINI Paceman, permanece atento a las novedades que están por llegar. Durante el mes de julio aparecerá en escena el nuevo modelo, cuyo restyling afectará al apartado estético, tanto interior como exterior. También el equipamiento y la oferta mecánica cambian ligeramente frente al modelo vigente. Por último, antes de cerrar esta prueba te recomiendo que le eches un ojo al MINI Paceman Adventure Concept, una genialidad nacida creada por los ingenieros de BMW que no te dejará indiferente.

A favor…
+ Prestaciones
+ Habitabilidad
+ Personalidad en el diseño

En contra…
– Precio
– Suspensión poco confortable
– Difícil de ubicar en un segmento

Ficha técnica MINI Paceman Cooper SD
Motor Cilindrada 1.995 cc
Cilindros 4 en línea
Potencia Máxima 143 CV / 4.000 rpm
Par Máximo 305 Nm / 1.750-2.700 rpm
Transmisión Caja de Cambios Manual, 6 velocidades
Tracción Delantera
Suspensión Delantera Tipo McPherson / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
Trasera Paralelogramo deformable / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
Dimensiones Longitud 4.115 mm
Anchura 1.786 mm
Altura 1.522 mm
Distancia entre Ejes 2.596 mm
Alimentación Tipo de Alimentación Inyección directa. Turbo geometría variable. Intercooler
Peso Peso 1.390 kg
Prestaciones Velocidad Máxima 200 km/h
Aceleración 0-100 Km/h 9,2 seg
Consumos Urbano 5,2 l/100 km
Extraurbano 4,3 l/100 km
Combinado 4,6 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 122 g/km
Precio Precio Oficial 30.200 euros

Texto: Jorge Arenas
Fotos: Álex Aguilar

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR