Prueba Mercedes Marco Polo

PRUEBA: Mercedes Marco Polo

La compañía alemana ha creado un vehículo ideal para el ocio: el Mercedes Marco Polo. Durante la prueba he podido verificar si también es válido para el uso diario, porque con todo el equipamiento que puede adoptar sé que se trata de una pequeña casa en movimiento.

Mercedes ha renovado su vehículo más versátil. Ahora ofrece dos versiones, el Marco Polo, que he podido probar y el que me resulta más interesante, y el Marco Polo Activity. Te explico el porqué de mi elección y las diferencias existentes entre ambos. Las más leves se hallan en el exterior: distinta calandra y espejos retrovisores exteriores, con intermitentes en el caso del Marco Polo.

diferencias-mercedes-marco-polo-marco-polo-activity

Eso fuera. Como podrás comprobar son leves, y es que los más acusados y los que marcan la diferencia están en el interior. Nada más sentarme y echar un vistazo a la consola y al salpicadero puedo observar las pocas similitudes que existen entre ambos. Si jugase a las siete diferencias me quedaría corto. La razón es que el Activity está desarrollado sobre la Vito y el Marco Polo sobre el Clase V. En el primero todo son plásticos sin ningún atractivo, mientras que en el segundo se respira una esencia que podía comercializarse en la mismísima Avenida de los Campos Elíseos: maderas, cromados, cuero, molduras en negro brillante, pantalla tipo iPad y joystic para controlar las funciones del sistema de navegación y entretenimiento. Sin duda, una apariencia visual de calidad realmente parecida a la del lujoso Clase E. Nada de esto puedes equiparlo en el Activity; recuerda que la Vito es un vehículo de naturaleza comercial.

Interior Mercedes Marco Polo 250 BlueTEC

Pero si giro mi asiento, el del conductor -también es posible hacerlo en el del copiloto-, me encuentro una mesa y una banqueta de tres plazas, en el caso del Activity y de dos en el del Marco Polo. Independientemente del número de pasajeros que puedan ir en ella, se abaten los respaldos hasta quedar una superficie plana, de 1.130 mm de ancho en la primera y de 1.350 mm en la segunda, que puede albergar, perfectamente, un colchón o una esterilla, y dormir a pierna suelta… Literal, ¡no será por longitud!

Hasta ahí las semejanzas, porque ahora te expongo las cualidades por las que, al igual que el 65% de los compradores, me decantaría por el Marco Polo a la hora de adquirir uno u otro vehículo. El Marco Polo ‘a secas’ es una auténtica casa con ruedas. No le falta detalle: fregadero, cocina de gas con dos fogones alimentados por un camping gas cuya bombona está oculta, refrigerador con una capacidad de 40 litros -medido en cervezas, pueden caber muchas, muchas latas-, múltiples armarios y cajones que ocultan cubiertos, sartenes y juego de café completo; ducha, depósito de agua potable de 30 litros, de aguas residuales de 40, suelo en madera estilo náutico… Quizás solo le falte un espejo de pie, aunque si no pecas de narcisista, no lo echarás en falta. Además, el maletero alberga dos sillas y una mesa, todas ellas, plegables.

Prueba Mercedes Polo cocina

Si eres de las personas a las que no les dan miedo las alturas, siempre puedes dormir en el ‘planta’ de arriba. Con tan solo pulsar un botón (en la Activity es manual), el techo se despliega y aparece una cama, con luces de lectura, para dos ocupantes. Posiblemente sea la mejor elección si no quieres montar y desmontar el chiringuito de abajo cada vez que quieras dormir. Su colchón de espuma, que es para dos personas y que cuenta con una superficie aproximada de 2,05 x 1,13 m, es cómodo, muy cómodo. Asimismo, en esta ‘boardilla’ tan particular cuentas con mayor espacio para las piernas que en la generación anterior; esos 17 centímetros de más con los que cuenta la parte posterior se ha conseguido gracias al nuevo sistema de bisagras.

Además, equipa un sistema adicional de calefacción independiente que funciona con el motor apagado y que puede durar tres días, según la compañía. En noches frías como las que me ha tocado a mí probar el Mercedes Marco Polo, calienta el interior de forma rápida y eficaz. Con las lunas traseras tintadas que reducen el calentamiento bajo la radiación solar, solo me falta echar las persianas de la parte trasera y la cortina del parabrisas para oscurecer el acogedor dormitorio. Buenas noches

Cama superior Mercedes Marco Polo 447

Gracias a todo lo que ofrece el Mercedes Marco Polo, esta camper puede ser tu compañera ideal de viaje, ya sea para periodos cortos o largos. El aliado perfecto es el motor diésel de 2.143 cc correspondiente a la versión de la Marco Polo que he podido probar: la 250 BlueTEC. Sus 190 CV unidos al cambio automático 7G-Tronic mueven este pesado vehículo de 2.440 kg con soltura. Es capaz de acelerar desde parado hasta los 100 km/h en menos de 10 segundos (9,8) y de alcanzar una velocidad máxima de 200 km/h. Sin duda, esta es ‘la elección’, porque los otros dos propulsores, el de la 220 CDI con 136 CV y el 250 CDI capaz de rendir 163 CV puede que se queden algo justos. Imagina que el vehículo va cargado hasta los topes, algo nada descabellado en una ‘autocaravana’.

Si quieres la Mercedes Marco Polo de la prueba, tienes que desembolsar 57.795 euros. Sinceramente, no me parece una cantidad elevada para el tipo de vehículo que es y todo lo que ofrece, y más si miramos el precio de su rival natural, la Volkswagen California Ocean con el motor más parecido, el 2.0 TDI de 204 CV con cambio DSG de 7 relaciones: 65.361 euros. Si quieres que la factura final sea algo más ajustada, siempre puedes decantarte por el 200d de 136 CV, cuyo precio, que parte de 50.548 euros, incluye: techo elevable, cama para el techo, asientos de conductor y acompañante giratorios, sistema de alerta por cansancio, asistente para viento lateral, control de ángulo muerto, detector de cambio de carril, ayuda al arranque en pendientes y mesa de camping y dos sillas, entre otros elementos.

Mercedes Marco Polo 447 prueba

¿Conquistado como yo por este vehículo de altura? Y lo de altura no lo digo por su 1,98 de talla que, por cierto, le permite entrar en la mayor parte de parkings y lavados… Pues antes de comenzar tus aventuras con el Marco Polo, lo hará esta camper válida para ocio y uso diario por sí sola, porque de Vitoria, donde se fabrica el Clase V, viaja a Wiedenbrück, Alemania, donde Westfalia termina su ensamblaje tras cuatro meses. Eso sí, te aseguro que la espera merecerá la pena.

A destacar A mejorar
Imagen 250 BlueTEC sin cambio manual
Recursos Espacio para equipaje
Precio frente a competencia Equipamiento de serie

 

Ficha técnica Mercedes Marco Polo 250 BlueTEC
Motor Cilindrada 2.143 cc
Cilindros 4 en línea
Potencia máxima 190 CV / 3.800 rpm
Par máximo 440 Nm / 1400-2400 rpm
Transmisión Caja de cambios Automático, 7 velocidades
Tracción Trasera
Suspensión Delantera Tipo McPherson / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
Trasera Rueda tirada con brazos independientes / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
Dimensiones Longitud 5.140 mm
Anchura 1.928 mm
Altura 1.980 mm
Distancia entre ejes 3.200  mm
Alimentación Tipo de alimentación Inyección directa por conducto común. Turbo de geometría variable.
Peso Peso 2.440 kg
Prestaciones Velocidad máxima 200 km/h
Aceleración 0-100 km/h 9,8 seg
Consumos Urbano 6,9 l/100 km
Extraurbano 5,6 l/100 km
Combinado 6,1 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 159 g/km
Precio Precio final 57.795 euros

Prueba: Hugo Valverde

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR