prueba-mazda-mx-5 (21)

PRUEBA: Mazda MX-5 2015

Acabo de probar el nuevo Mazda MX-5, la cuarta generación del popular roadster de la firma japonesa. Un vehículo que esboza una sonrisa en la cara de todo aquel que se pone tras el volante, con sus dimensiones, su perfecto reparto de pesos, sus sensaciones de conducción, su potente mecánica y el sonido captado con la capota plegada. Un deportivo de sensaciones fabricado por y para los amantes de los coches más puros.

Si existe un coche capaz de cambiar tu estado de ánimo es el Mazda MX-5. El pequeño roadster asiático, en su cuarta generación, combina el ADN del MX-5 NA (primera generación) con la tecnología de vanguardia que Mazda integra en modelos más grandes de su gama de productos. Una pieza de ingeniera estudiada con la razón, pero que afecta a tu parte emocional. Todos los componentes de esta nueva generación han sido reajustados para ofrecer el mayor rendimiento posible, y acabo de ponerlo a prueba.

prueba-mazda-mx-5 (19)

Comencemos por su diseño. El exterior pierde su aspecto ‘amigable’ para presentar una imagen más agresiva y de mayor presencia en la carretera. El diseño KODO, como es denominado por la compañía japonesa, presenta una expresión más profunda del movimiento y la agilidad. El frontal del Mazda MX-5 2015 que he probado cuenta con unos faros agresivos de LED y más pequeños, una nueva parrilla más grande, luces diurnas LED integradas en el grupo óptico y el parachoques, y unos voladizos más pequeños. Una distancia entre ejes corta deja paso a una silueta suave y sin líneas afiladas. En la zaga, los diseñadores han unido el cuadro óptico lo máximo posible. Estrena un parachoques voluminoso y elevado, un nuevo difusor y salidas de escape dobles, esta vez situadas en el lado derecho. Las llantas de aleación, por su parte, pueden ser de 16 o de 17 pulgadas, en función del acabado y la motorización.

No te pierdas: ‘PRUEBA: Mazda2 2015

Dando el salto al interior del Mazda MX-5 2015 encontramos una fuerte presencia de la simetría, espacio para dos ocupantes y materiales de mejor calidad. El volante de tres radios y corte deportivo deja paso a un cuadro de instrumentos compuesto por tres esferas analógicas, mientras que las toberas de ventilación a cada lado siguen unas medidas y distancias simétricas. La aguja del cuentarrevoluciones, el tercer radio del volante y la costura central de los asientos comprenden el plano vertical, mientras que el horizontal está compuesto por la costura integrada en el salpicadero. En la consola central, el diseño minimalista deja ver la pantalla del sistema de infoentretenimiento táctil de siete pulgadas, los tres mandos del climatizador, las conexiones USB, la palanca de cambios y el freno de mano. El techo, por su parte, se pliega o despliega de forma sencilla a través de una agarradera manual. No cuenta con motores eléctricos para su funcionamiento.

prueba-mazda-mx-5 (41)

En cuanto a los propulsores, el MX-5 2015 dispone de dos bloques de gasolina atmosféricos en su lanzamiento. Por un lado, el novedoso motor de 1,5 litros SKYACTIVE-G genera 131 CV y un par motor de 150 Nm, permitiéndole pasar de cero a 100 km/h en 8,3 segundos y alcanzando una velocidad máxima de 204 km/h. En cuanto a consumos, sus cifras homologadas son de 6,0 litros a los 100 km, mientras que las emisiones son de 139 g/km. La segunda opción –la que hemos podido probar más a fondo- es un motor de 2,0 litros con 160 CV y 200 Nm de par que alcanza los 100 km/h en 7,3 segundos y llega a 214 km/h de velocidad máxima. Los consumos homologados que arroja el fabricante son de 6,6 litros si cuenta con función Start&Stop, y de 6,9 litros sin este sistema. Durante mi prueba, los consumos del Mazda MX5 2015 2.0 de 160 CV fueron de 7,2-7,3 litros en conducción normal, mientras que en los tramos de carretera con curvas y donde se exprimió más su motor atmosférico, los consumos superaron por poco los 9,0 litros.

Y puede parecer que un motor de estas características debería superar con creces los consumos oficiales, pero las virtudes del nuevo MX-5 han permitido que esto no sea así. Su peso es de 975 kg para el motor 1.5, mientras que el más grande, el de 2,0 litros, llega a los 1.090 kg. El chasis SKYACTIVE ha sido rediseñado para ser más ágil, cuenta con un bajo momento de inercia y un centro de gravedad extremadamente bajo, mientras que la distribución de pesos se ha optimizado para obtener el 50:50, razón por la cual el motor ha sido desplazado hacia atrás 70 mm y se sitúa tras el eje delantero.

prueba-mazda-mx-5 (45)

Esta combinación de factores, unidos a la transmisión manual, la propulsión trasera y el diferencial autoblocante (solo disponible en el motor de 2,0 litros) hacen del MX-5 una precisa herramienta de conducción. Su paso por curva es muy rápido, la suspensión se mantiene firme para evitar balanceos y su exquisito reparto de pesos hace que la trasera no se salga de la línea. Estable y rápido en los tramos de curvas, donde las recuperaciones en marchas largas a partir de 2.500 rpm se llevan a cabo de forma efectiva. El sistema de frenos sin ‘florituras’ presenta discos ventilados delanteros y macizos traseros de 280 mm en el 2.0, mientras que en el 1,5 litros son de 258 y 255 mm respectivamente.

No te pierdas: ‘Prueba del Mazda CX-3

Circular sin capota en el Mazda MX-5 es agradable, en especial en tramos de carretera. Dispone de un cortavientos trasero que trabaja adecuadamente, pero que si se superan los 120 km/h, el ruido del viento comienza a ser molesto en el habitáculo. Sin embargo, una vez puesta la capota de lona, el hermetismo es positivo, evitando el paso de vibraciones, ruidos molestos o de la rodadura del vehículo.

prueba-mazda-mx-5 (55)

Dos niveles de equipamiento están disponibles en el Mazda MX-5, aunque pueden ser ampliados con paquetes exclusivos. El acabado Style cuenta con llantas de aleación de 16 pulgadas, control de crucero, MZD Connect y botón de arranque sin llave, entre otros, mientras que puede ser ampliado con el Pack Style +, el cual suma equipamiento como el sistema de alerta de cambio involuntario de carril, la tapicería de cuero o los sensores de lluvia y de luces. El nivel tope de gama en el MX-5 es el Luxury y dispone de acceso inteligente sin llave, sensores de aparcamiento, control de luces de largo alcance, navegador, sistema de sonido Bose, suspensión Bilstein y diferencial autoblocante. El Pack Sport añade el sistema de iluminación direccional, los asientos Recaro, el control de ángulo muerto y el detector de tráfico cruzado.

Los precios en el Mazda MX-5 2015 arrancan en los 25.000 euros si hablamos del acabado Style y el motor de 1,5 litros, llegando a los 30.600 euros con el motor más grande y el equipamiento más completo. Ambos paquetes de equipamiento que complementan a los acabados Style y Luxury tienen un sobrecoste de 1.600 euros, sin embargo, una campaña de lanzamiento permitirá que obtener bonificaciones de hasta 3.000 euros en función de las opciones seleccionadas.

prueba-mazda-mx-5 (27)

En definitiva, la prueba realizada al Mazda MX-5 2015 me ha dejado con un buen sabor de boca. Vehículos como el MX-5, capaces de combinar un peso contenido, potencia suficiente de sus motores atmosféricos, tracción trasera y cambio manual son difíciles de encontrar en la actualidad. Sus sensaciones al volante están a la altura de la leyenda que precede al roadster de Mazda y lo convierten en un duro rival a batir en una serpenteante carretera. Como hándicap puedo extraer su reducido maletero de 130 litros, el cual pierde 20 litros con respecto a la generación anterior, el cortavientos trasero o sus reducidas dimensiones interiores, en especial si superas los 180 cm de altura, por lo que circular con el techo plegado será algo más incómodo. Sin embargo, estos pequeños detalles pasan a un segundo (o tercer plano) cuando arrancas el motor, cuando ves subir de revoluciones la aguja, cuando realizas una curva y notas su aplomo y estabilidad, las reacciones de su mecánica, su motor y las sensaciones que puede transmitir cuando circulas a cielo abierto. Gracias MX-5.

prueba-mazda-mx-5 (56)

  A destacar   A mejorar
Diseño Maletero
Conducción Cortavientos
Precio y equipamiento Dimensiones interiores
Ficha técnica Mazda MX-5 2.0 SKYACTIVE-G
Motor Cilindrada 1.998 cc
Cilindros 4 en línea
Potencia máxima 160 CV / 6.000 rpm
Par máximo 200 Nm / 4.600 rpm
Transmisión Caja de cambios Manual, 6 velocidades
Tracción Propulsión trasera
Suspensión Delantera Doble trapecio
Trasera Multibrazo / Barra estabilizadora
Dimensiones Longitud 3.915 mm
Anchura 1.735 mm
Altura 1.230 mm
Distancia entre ejes 2.310  mm
Alimentación Tipo de alimentación Inyección directa
Peso Peso 1.090 kg
Prestaciones Velocidad máxima 214 km/h
Aceleración 0-100 km/h 7,3 seg
Consumos Urbano  8,7 l/100 km
Extraurbano  5,4 l/100 km
Combinado 6,6 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 154 g/km
Precio Precio oficial 27.800 euros

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR