prueba-Land-Rover-Discovery-Sport

PRUEBA: Land Rover Discovery Sport TD4 2.0 L 150 CV 4×4

El Land Rover Discovery Sport se coloca como la opción más práctica de la gama del fabricante británico. En esta prueba me lo llevo a su hábitat natural: caminos de tierra y carreteras con un firme poco agraciado para comprobar si es suficientemente bueno como para lucir ese mítico nombre.

Tenía ganas de poner a prueba el Land Rover Discovery Sport, principalmente por el buen recuerdo que tengo de su antecesor, el ya mítico Land Rover Discovery, nacido en 1989. Popular en zonas de montaña, siempre ha ofrecido un interesante compromiso entre confort y capacidades ‘off-road’: el punto medio entre sus hermanos de gama, el lujoso Range Rover y el salvaje Defender. ¿Estará este ‘remake’ a la altura?

Soy de esas personas que me suelo fiar bastante de las primeras impresiones, y la verdad es que este Discovery Sport me dejó una gran duda. ¿Sustituye al Discovery o al Freelander? Pues bien, su concepción está más enfocada a la del segundo. Entonces: ¿por qué le han puesto ese nombre? Muy sencillo: Land Rover dividirá su gama en tres grandes sub-gamas: Range Rover, la variante más ‘premium’ y lujosa, Discovery, la intermedia, pensada para satisfacer la demanda de los SUV creados para circular eminentemente por carretera, con alguna incursión fuera del asfalto, y la gama Defender, que llegará en un par de años con un claro enfoque ‘off-road’.

prueba-Land-Rover-Discovery-Sport-off-road

Por lo tanto, este vehículo es la versión más dinámica de esta futura gama, que será completada más adelante con un Discovery ‘a secas’, verdadero sustituto del original: más grande, más lujoso e, incluso, más capaz en la conducción ‘off-road’. Ahora que tenemos claro dónde colocamos al Discovery Sport, arranco esta prueba.

El aspecto exterior recuerda rápidamente al resto de hermanos de la gama. Su influencia más evidente es la del Range Rover Evoque (prueba), pero cuenta con detalles inspirados en sus antepasados. En general, su diseño es más bien sobrio, sin alardes y mostrando los toques modernos en sus faros LED, tanto delante como detrás: lamentablemente, salvo que optes por las versiones más equipadas, tendrás que pagar por ellos.

Land-Rover-Discovery-Sport-faro

Una de las cosas que más me llamó la atención de este SUV cuando se presentó fue el interior: sobrio hasta decir basta. Líneas rectas, mandos clásicos y poca permisividad hacia la imaginación de los diseñadores. Imagino que las prioridades eran otras, pero en un mundo marcado por el estilo, me pareció algo realmente curioso.

¡Pero la cosa tiene truco! Me dan las llaves del Land Rover Discovery Sport TD4 2.0 L 150 CV 4×4 de la prueba y nada más sentarme en sus grandes y cómodas butacas me doy cuenta de las intenciones de la marca. Se ha buscado la sensación de robustez que todo Land Rover debería tener. Sí, el interior es soso, pero me ha sorprendido por la buena calidad general, especialmente interesante me ha parecido el tipo de plástico que recubre la parte superior del salpicadero y las puertas: es muy agradable al tacto, sin llegar a ser un plástico demasiado blando.

Land-Rover-Discovery-Sport-salpicadero

Arranco mediante el botón y el nuevo motor ‘Ingenium diésel’ de dos litros y 150 CV cobra vida con un leve sonido que para nada molesta. El habitáculo está bien insonorizado y casi de manera instantánea, la clásica ruleta de los cambios automáticos del grupo Jaguar Land Rover sube para que pueda seleccionar la marcha. Se trata de la nueva caja automática ZF de nueve velocidades que destaca por un gran refinamiento y una rapidez en los cambios que, si vas tranquilo, te costará incluso notarlos. Si eres más tradicional, también puedes optar por una caja manual de seis relaciones.

Giro la ‘ruedecilla’ hasta llegar a la ‘D’ de ‘Drive’, suelto el freno y echo a andar. Los primeros metros pasan en silencio, el rodar del coche es firme y las primeras irregularidades en el asfalto me sirven para comprobar la comodidad de la suspensión. Es más bien blandita y en ningún momento hace gala del apellido del coche: ‘Sport’. Pero poca falta hace en un coche así; el Land Rover Discovery Sport está pensado para viajar con la familia de manera tranquila, si quieres algo de deportividad, este coche no es para ti.

Land-Rover-Discovery-Sport-frontal

Acelero a fondo para buscar los 150 CV (una cifra que a priori se me antoja algo corta para sus 1.765 kg de peso) y los 380 Nm de par que, según la marca, los tengo disponibles desde prácticamente el ralentí. El coche se mueve mejor de lo que pensaba, pero aún así se siente demasiado perezoso. La tranquilidad y el ‘relax’ son la gran bandera que ondea este Discovery Sport. Su aceleración de cero a cien en 10,3 segundos deja patente que está concebido para lo que te comentaba antes: viajar tranquilo y sin grandes complicaciones.

Pero si éstas llegan en forma de pérdida de tracción o en terrenos poco refinados, este Land Rover cumple de sobra con la papeleta. Su tracción permanente a las cuatro ruedas, asociada con el sistema ‘Terrain Response’, dota a este SUV de una buena capacidad ‘off-road’. No te engañes, no está pensado para hacer el cabra, pero sale airoso de situaciones que se pueden plantear en un uso relativamente normal, como una zona de arena fina o carreteras nevadas. Este sistema te permite elegir el tipo de superficie por la que estás pisando para adecuar el control de tracción y los distintos sistemas de optimización de tracción para superarlos de manera satisfactoria: aquí sí se nota el verdadero ADN de Land Rover.

prueba-land-rover-discovery-sport-td4-2-0-l-150-cv-4x4-aut

Las cotas ‘off-road’ de este coche no son para echar cohetes, pero no son malas para un coche de su segmento, especialmente si miramos a su competencia directa. El ángulo de entrada de 25º permite salvar las complicaciones del terreno, mientras que su capacidad de vadeo, de 600 mm, le permitirá cruzar riachuelos de cierta envergadura. Empiezo a entender por dónde van los tiros: este Discovery Sport se aleja del lujo ostentoso de sus hermanos mayores para optar por una versatilidad más que interesante.

Regreso a la carretera y el silencio y el rodar firme y confortable vuelven a inundar el habitáculo. Toca ahora comprobar las cifras de consumo. Sin duda, lo mejor del motor es su par: tiene fuerza siempre disponible y eso, junto con la novena marcha, permiten al coche recorrer grandes distancias a ‘puntita de gas’ y gastando lo mínimo. El consumo medio homologado es de 5,3 litros a los cien y, aunque se vaya un poco más alto en conducción ‘real’, me parece una cifra más que buena para un coche así. ¡Cómo han cambiado las cosas en estos últimos 15 años!

Land-Rover-Discovery-Sport-cambio-automatico

Para los amantes de los ‘gadgets’ tecnológicos, el Land Rover Discovery Sport monta la última generación de los sistemas de conectividad del grupo inglés y tanto su aspecto como su maniobrabilidad me han gustado. Si eres partidario de la música de calidad, el equipo Meridian con 17 altavoces es altamente recomendable y en pack, con el sistema de navegación con disco duro, pantalla táctil ‘Dual View’ y la televisión, me parece que está a un precio más que interesante: 3.900 euros.

¿Cosas que no me han gustado? Las levas del cambio me han parecido algo lentas, además de ‘plasticosas’, dejándome una vez más muy clarito que este coche es para ir tranquilo y punto. Además, sin duda, el coche pide más potencia a gritos: la opción de 180 CV podría salvar la papeleta.

Land-Rover-Discovery-Sport-trasera-dinamica-tierra

El precio también es uno de los factores que más pueden hacer pensar la compra de este coche. Medianamente equipado, como mi unidad de pruebas con motor TD4 2.0 L 150 CV 4×4, que no está ni de lejos en lo más alto de la gama, te sale por unos 55.000 euros. Por ese precio tienes un coche cómodo, con ciertas dotes de representación y un interior de buena calidad general y gran habitabilidad, especialmente buena en las plazas traseras.

Toca pues elegir cuáles son tus prioridades: si buscas un coche cómodo, tranquilo y con una tracción eficaz, este coche es una gran opción. Si te gusta conducir y estás dispuesto a perder algo de efectividad ‘off-road’ a favor de un mayor dinamismo y nivel prestacional, en tal caso, creo que el mercado ofrece otras opciones, al menos, tan interesantes como este Discovery Sport. ¡Tú decides!

Agradecimientos especiales al Grupo Quadis.

  A destacar   A mejorar
Habitabilidad Precio
Capacidad ‘off-road’ Prestaciones
Confort Diseño conservador
Ficha técnica Land Rover Discovery Sport TD4 2.0 L 150 CV 4×4
Motor Cilindrada 1.999 cc
Cilindros 4 en línea
Potencia máxima 150 CV / 3.500 rpm
Par máximo 380 Nm / 1.750 rpm
Transmisión Caja de cambios Automático, 9 velocidades
Tracción Total
Suspensión Delantera Tipo McPherson / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
Trasera Paralelogramo deformable / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
Dimensiones Longitud 4.589 mm
Anchura 2.069 mm
Altura 1.724 mm
Distancia entre ejes 2.741 mm
Alimentación Tipo de alimentación Inyección directa. Turbo geometría variable
Peso Peso 1.765 kg
Prestaciones Velocidad máxima 180 km/h
Aceleración 0-100 km/h 10,3 seg
Consumos Urbano 6,3 l/100 km
Extraurbano 4,7 l/100 km
Combinado 5,3 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 139 g/km (Euro 6)
Precio Precio final 40.350 euros

Fotos: Raúl Salinas

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR