Prueba Ford Ranger Wildtrack (26)

PRUEBA: Ford Ranger Wildtrack

El Ford Ranger Wildtrack nos ha sorprendido muy positivamente durante el transcurso de la prueba. Los ingenieros de la marca han creado un producto de calidad que brilla a gran altura, no sólo entre la oferta actual de pick-up, sino que también puede tratar de tú a tú a todoterrenos de renombre, tanto en lo […]

El Ford Ranger Wildtrack nos ha sorprendido muy positivamente durante el transcurso de la prueba. Los ingenieros de la marca han creado un producto de calidad que brilla a gran altura, no sólo entre la oferta actual de pick-up, sino que también puede tratar de tú a tú a todoterrenos de renombre, tanto en lo referente a prestaciones como sobre todo en comportamiento.

Nuestra primera experiencia nada más subirnos en el Ford Ranger Wildtrack de la prueba no fue muy positiva. La marca del óvalo custodiaba la unidad de prensa en el garaje subterráneo de sus oficinas, así que nada más montarnos en el vehículo tuvimos que lidiar con una de las situaciones en las que el coche te hace sentir más incómodo: plazas de aparcamiento pequeñas, giros cerrados, columnas… Por suerte, contamos con la inestimable ayuda de la cámara de visión trasera -muestra las imágenes en una pequeña pantalla situada en el retrovisor interior- y del sensor de proximidad para salvar esta situación.

El Ranger Wildtrack mide nada menos que 5,35 metros de largo, 1,85 de ancho y 1,81 metros de alto. Para que te hagas una idea: el mastodóntico Audi Q7 tiene casi 30 centímetros menos de longitud. Pero es que también es más largo que los principales modelos de la competencia, como pueden ser el Nissan Navara, el Toyota Hilux o el Volkswagen Amarok. Sin embargo, tiene el radio de giro más reducido de entre todas estas pick-up, 12,4 metros.

Prueba Ford Ranger Wildtrack (30)

En marcha, y una vez que todos los fluidos del motor han alcanzado la temperatura idónea de funcionamiento, pisamos con ganas el pedal del acelerador, y… sí, se nota que el propulsor 3.2 TDCi del Ford Ranger Wildtrack de la prueba desarrolla 200 CV. También tiene mucha fuerza, concretamente 470 Nm de par desde tan sólo 1.500 rpm y constantes hasta 2.750 revoluciones por minuto. Aunque tiene que lidiar con 2.148 Kg de peso cuando no está cargado, las prestaciones se quedan en unos más que aceptables 10,3 segundos en el paso de cero a 100 Km/h y en una velocidad máxima de 175 Km/h.

Pero de poco te servirán tan jugosas cifras, pues como ya sabrás -y si no, te lo contamos nosotros- este tipo de vehículos, al estar homologados como camión de caja abierta, no pueden circular a más de 90 Km/h en autovías y autopistas. Hay que tener esto en cuenta, pues la potencia del propulsor del Ranger Wildtrack  y su amplísima batalla invitan a ir rápido. Además, esta característica también repercute en otros aspectos, como en los periodos para pasar la ITV -hasta los seis años de antigüedad, cada dos años, a partir del sexto año es anual y a partir del décimo año se tiene que pasar cada seis meses-.

Dejando las cuestiones de homologación a un lado, pasemos a enumerar los principales elementos exteriores diferenciadores del Ford Ranger Wildtrack. Son específicas de esta versión  las llantas de aleación de 18 pulgadas, el color naranja metalizado de la carrocería -con la carcasa de los retrovisores a juego-, los tiradores de las puertas y del portón trasero en grafito, las barras de techo de aluminio, el paragolpes delantero deportivo con remates en negro, el parachoques trasero en negro, las estriberas y los numeroso logotipos que ‘pueblan’ su carrocería.

Prueba Ford Ranger Wildtrack (8)

La lista de equipamiento, tanto de seguridad como tecnológico, es larga: ABS, control de estabilidad con tres modos de funcionamiento -un sistema realmente elaborado y efectivo, pues varía su respuesta en función de la carga que lleve el vehículo-, asistente de arranque en pendiente, control de descensos, sistema antivuelco, sensor de parquin trasero, cámara de marcha atrás, climatizador bi-zona, sistema multimedia con navegador y conexión Bluetooth, asientos de cuero calefactables, multitud de tomas de corriente -tanto en el habitáculo como en la caja de carga-, asiento del conductor eléctrico, control de velocidad de crucero, retrovisores plegables eléctricamente…

Durante la semana que duró nuestra prueba del Ford Ranger Wildtrack y tras convivir con él en el día a día, esta pick-up nos demostró su mejor cara. En su habitáculo hay espacio suficiente para cinco pasajeros y multitud de huecos para dejar objetos -bajo la banqueta y tras el respaldo de las plazas traseras, por ejemplo-. Es cómodo, aunque al principio te llamará la atención la dureza de la suspensión trasera, que sin llegar a ser desagradable, está pensada para lidiar con elevadas cargas -hasta 1.042 Kg.-.

Emplea un sistema de tracción total tradicional, como el resto de pick-up del mercado a excepción del L200 de Mitsubishi. El esquema de tracción del Ranger Wildtrack se caracteriza por la caja de cambios manual de seis relaciones y por los tres modos que ofrece: tracción trasera ‘2H’ -para superficies con buen agarre-, tracción total con reparto equitativo entre ambos ejes ‘4H’ -para superficies resbaladizas- y tracción total con reductora ‘4L’ -para pendientes muy pronunciadas -.

Prueba Ford Ranger Wildtrack (36)

Cuando dejas atrás el asfalto, todas estas características salen a relucir y nos encontramos con un vehículo polivalente con dos caras bien diferenciadas. Por un lado, es muy divertido circular con él por caminos sólo con el eje trasero conectado, pues el abundante caballaje y par motor disponibles permiten realizar derrapadas controladas. Y cuando te enfrentas a situaciones más complicadas, los 23 centímetros de altura libre, la reductora, la tracción total y los diferentes controles contribuyen a mantener la situación bajo control. Eso sí, conviene prestar especial atención tanto al ángulo ventral como al de salida -25 y 28 grados, respectivamente- si no quieres arrastrar los bajos por el suelo.

En cuanto al gasto de combustible, con el Ford Ranger Wildtrack en nuestro recorrido habitual de pruebas obtuvimos un consumo medio de 10 l/100Km, una cifra para nada disparatada si tenemos en cuenta las dimensiones y sobre todo, el peso del vehículo. Esto lo consigue en parte gracias a las aerodinámicas formas de su carrocería -es el modelo del segmento con menor resistencia al viento- y por la caja de cambios, con una sexta relación larga. La autonomía, con el depósito de gasoil lleno -80 litros-, alcanza los 800 kilómetros.

Como conclusión, decir que el Ranger Wildtrack es un vehículo que combina dos facetas, una orientada hacia el lado más lúdico y la otra, como una excelente herramienta de trabajo capaz de llegar donde otros vehículos industriales no pueden. La versatilidad que ofrece la amplia caja de carga, la comodidad del habitáculo y el amplio equipamiento que ofrece no defraudarán a nadie que esté dispuesto a desembolsar los 41.735 euros que pide la marca.

Lo mejor…

+ Capacidad de carga
+ Comportamiento
+ Plazas traseras cómodas y amplias

Lo peor…

– Acceso a la caja de carga elevado
– Tacto de la palanca de cambios
– Suspensión trasera

Ficha técnica Ford Ranger Wildtrack

Motor

Cilindrada

3.198 cc

Cilindros

5 en línea

Potencia Máxima

200 CV / 3.000 rpm

Par Máximo

470 Nm / 1.500-2.750 rpm

Transmisión

Caja de Cambios

Manual, 6 velocidades

Tracción

Trasera, eje delantero conectable y reductora.

Suspensión

Delantera

Paralelogramo deformable / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora

Trasera

Eje rígido / Ballestas

Dimensiones

Longitud

5.359 mm

Anchura

1.850 mm

Altura

1.815 mm

Distancia entre Ejes

3.220 mm

Alimentación

Tipo de Alimentación

Inyección directa por conducto común. Turbo geometría variable. Intercooler

Peso

Peso

2.148 Kg

Prestaciones

Velocidad Máxima

175 km/h

Aceleración 0-100 Km/h

10,3 seg

Consumos

Urbano

12 l/100 km

Extraurbano

8,1 l/100 km

Combinado

10 l/100 km

Emisiones

Emisión CO2

249 g/km

Precio

Precio Oficial

41.735 euros

Texto: Nacho de Haro
Fotos: Álex Aguilar

Tags

Noticias relacionadas

1 comentario

  1. morastaquiteria

    El Land Rover Defender pick up, en cualquiera de sus modelos y variantes (90, 110, 130, cabina simple, cabina simple caja alta capacidad, o doble cabina), es 4×4 permanente con bloqueo de diferencial central.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR