prueba Viper SRT ACR 2016

PRUEBA: Dodge Viper SRT ACR 2016

Toca probar el Dodge Viper SRT ACR 2016, un vehículo destinado para rodar en circuito pero legal para circular por la calle. Su agresivo aspecto lo dice todo, al igual que su motor V10 8.4 con el mayor par motor de un coche de producción.

He acudido al Virginia International Raceway, uno de mis circuitos favoritos, pero también uno de los más difíciles de los EEUU, para probar el Dodge Viper SRT ACR 2016, el Viper más agresivo, legal para las calles, de todos los tiempos.

Prueba 2016 Dodge Viper ACR

Su imagen impresiona. Primero por su capó inmenso, extremadamente largo, que aloja el motor de 10 cilindros en V lo más pegado a la cabina. Posee las mismas tomas de refrigeración que el modelo convencional, solo que en el caso del ACR el protector es distinto e imita a la piel de la víbora. Asimismo, la toma de aire frontal representa los colmillos de esta serpiente venenosa. Segundo por su paragolpes delantero, que equipa un spoiler que se puede quitar o regular en diferentes ángulos, poniendo de manifiesto que tengo delante un vehículo que se acerca mucho a uno de competición. Tiene ‘splitters‘ laterales realizados en fibra de carbono, y es que la unidad de pruebas monta el ‘paquete carbono’, que es opcional (4.800 euros el exterior y 3.200 el interior). En los extremos también encuentro tomas cuya misión es refrigerar el equipo de frenos.

Prueba Dodge Viper SRT

Tercero por las llantas de 19 pulgadas, más grandes que las de la generación anterior, entre otras cosas porque tienen que alojar discos de freno de mayor tamaño –son carbocerámicos y están firmados por Brembo-, y con un diseño muy parecido a las del Hellcat. Para mi sorpresa, calzan neumáticos Kumho Ecsta V720, marca que no se la asocia a este tipo de vehículos, coches a este nivel. Tienen un ancho de 295, delante, y de 355, detrás, y están fabricados con diferentes compuestos. Y cuarto y último por su enooorme alerón, que es totalmente funcional y que deja pequeño el gran difusor, también funcional, del paragolpes trasero. El spoiler es regulable y se puede inclinar más o menos a gusto del conductor. Según Dodge, ha pasado más de 300 horas de estudio en el túnel del viento para llegar a esta forma final, la que aerodinámicamente es más eficiente.

Ya en el habitáculo compruebo que el Dodge Viper ACR 2016 está revestido en Alcantara, en concreto un 50%. Me llama la atención que los bacquet, de cuero, piel vuelta y con elementos en fibra de carbono, son muy cómodos. Poseen dos tipos de cinturón, el convencional y el de cinco puntos. Otra muestra más de que estoy montado en un coche que puede rodar a la perfección en circuito. Eso sí, puedo encender el aire acondicionado, bajar las ventanillas, utilizar el sistema de infoentretenimiento…

Prueba motor Dodge Viper ACR 2016

Los paneles de las puertas, que poseen un tapizado con bandera a cuadros, tienen una forma cóncava para darle más espacio al habitáculo. A pesar de que el techo se funde con la luna delantera muy tarde, el hueco para la cabeza es amplio, porque tiene dos jorobas, con lo que hay espacio para el casco del piloto y copiloto. También el de los brazos es correcto, permitiendo una postura cómoda tanto si se conduce fuera o dentro de la pista, y eso que el volante, achatado por la parte inferior, forrado en Alcantara y con guía central solo es posible regularlo en altura y no en profundidad. El destinado a las piernas si que es más limitado; mis rodillas chocan con la puerta y la consola.

La visibilidad es limitada, sobre todo la frontal. Como te he comentado, la luna delantera es bastante estrecha. Pero el pilar a es delgado, por lo que la perspectiva lateral es buena. A ello contribuyen los pequeños retrovisores exteriores, que a pesar de su tamaño, ofrecen un correcto campo de visión.

Prueba en circuito Dodge Viper ACR 2016

La víbora cobra vida al pulsar un botón. Su corazón es, ni más ni menos que el V10 8.4 del modelo base. Su sonido, por supuesto, es muy Viper: rudo, desafiante y que se filtra al interior gracias a que los escapes están a los lados, por lo contaba con ello. Por cierto, éstos son diferentes, ya que pasan de horizontales a circulares, que son más eficientes. El motor rinde 645 CV y 814 Nm. Esta última cifra tan exagerada a 5.000 rpm le acredita como el coche de calle con más par del mundo.

Su empuje es brutal y su respuesta es mucho mejor que la de generaciones anteriores. He probado el Viper de 2002 y tuve experiencias terroríficas porque a velocidades muy altas, el aire se colaba por debajo del coche, levantado la parte frontal del vehículo; no era una sensación cómoda. Las mejoras aerodinámicas introducidas en este Dodge Viper SRT ACR han permitido que esté pegado al asfalto. La retro alimentación a través del volante, el asiento y los pies es extremadamente efectiva, dejando muy claro en su mensaje lo que necesita en cada instante. A ello contribuye la suspensión Bilstein, con la última generación de elementos de competición. Además, de forma manual pero fácil se puede regular el bote y el rebote y la altura del resorte.

Prueba suspensión regulable Dodge Viper ACR SRT 2016

¿Qué tal es para el uso diario? Tenemos que tener claro que es un juguete. No se trata de un coche para ir a hace la compra, ni un coche para usar a diario. Se puede usar, sí, porque es cierto que es más ‘amigable’ que lo que era antes, pero tendrías que tener otro vehículo en tu garaje. Por si tienes dudas, siempre puedes echar un vistazo al maletero, que, aunque hayan liberado el 75% del equipo de sonido –pasa de tener 12 altavoces a tres, además de suprimirse el amplificador-, sigue siendo pequeño.

Tras la prueba tengo claro que el Dodge Viper SRT ACR 2016 es un auténtico coche de competición legal para circular por la calle. Es un deportivo extremo del que se coge el punto rápido. Su brutal motor ofrece un empuje sobresaliente que bien vale pagar los 118.795 dólares –unos 112.150 euros- que vale. Para que su imagen sea aún más bestial, puedes equipar el ‘paquete aero’ por 6.000 dólares -unos 5.660 euros-.

Prueba Dodge Viper SRT ACR 2016

Ficha técnica Dodge Viper SRT ACR 2016
Motor Cilindrada 8382 cc
Cilindros 10 en V
Potencia Máxima 645 CV / 6.200 rpm
Par Máximo 814 Nm / 5.000 rpm
Transmisión Caja de Cambios Manual, seis velocidades
Tracción Trasera
Suspensión Delantera Bilstein ajustable
Trasera Bilstein ajustable
Dimensiones Longitud 4.463 mm
Anchura 1.941 mm
Altura 1.246 mm
Distancia entre Ejes 2.510 mm
Alimentación Tipo de Alimentación Atmosférico, inyección indirecta
Peso Peso 1.539 kg
Prestaciones Velocidad Máxima 298 km/h
Aceleración 0-100 km/h 3,4 seg
Consumos Urbano 29,9 l/100 km
Extraurbano  13,9 l/100 km
Combinado 22,7 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 494 g/km
Precio Precio final 112.150 euros

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR