prueba-citroen-c4-cactus

PRUEBA: Citroën C4 Cactus e-HDI 92 ETG6

Pocas veces ocurre que un modelo se pone a la venta respetando el diseño del concept car en el que se basa. Y eso es precisamente lo que le ha ocurrido al Citroën C4 Cactus. Gracias a su particular estética, no pasa desapercibido por la carretera. Ponemos a prueba el Citroën C4 Cactus e-HDI 92 ETG6.

Cada vez resulta más difícil encontrar un coche que destaque sobre el resto en términos de diseño, sobre todo, si encima no quieres gastarte mucho dinero. Pero estoy convencido de que la firma de los chevrones lo ha conseguido con el Citroën C4 Cactus de esta prueba. ¿Por qué estoy convencido de ello? Más allá de los deportivos de silueta despampanante solo otro coches de los que he probado hacia girar cabezas en los recorridos urbanos: el Nissan Juke (prueba Nissan Juke Nismo). El modelo nipón, al igual que este francés, destacaba por unas líneas atrevidas y rompedoras que lo hacían destacar de la ‘muchedumbre’. Además, esta originalidad se tradujo en ventas a pesar de sus detractores.

Prueba Citroën C4 Cactus

Ambos modelos tienen en común, dentro de su diseño, un elemento que parece imprescindible de cara a atraer adeptos: su estética todoterreno. Voluminosas barras de techo, protecciones en los pasos de rueda y bajos… Pero, como era de esperar, más allá de eso no hay capacidades todoterreno. Solo cuenta con tracción delantera y la potencia de sus motores no da para esfuerzos en campo abierto.

Citroën C4 Cactus prueba

El C4 Cactus de esta prueba monta un discreto propulsor de turbodiésel con 1,6 litros de cilindrada asociado a un cambio manual robotizado de seis velocidades. ¿Lo mejor? El consumo y la suavidad al rodar. Si buscas un coche pintón que no te arruine a base de pasos por la gasolinera esta motorización es perfecta. ¿Lo peor? El cambio manual robotizado de seis velocidades. Estamos de acuerdo en que por su precio no tiene por qué tener la precisión y rapidez de un DSG… pero es que en un coche tan enfocado al confort soportar los tirones de esta transmisión es casi un suplicio. En aceleraciones fuertes el ‘meneo’ es interesante y en maniobras lentas, como por ejemplo, al aparcar, la precisión es escasa. Te recomiendo la versión manual, sin dudarlo.

PRUEBA Citroën C4 Cactus

En el habitáculo también se ha innovado y, por ejemplo, se ha ganado espacio entre los asientos gracias a prescindir del uso de una palanca de cambios. Para ello se han colocado tres botones en la parte inferior de la consola central que sirven para mover el coche hacia delante, marcha atrás o punto muerto. En el caso de que quieras cambiar de marcha de forma manual, tienes unas levas fijas detrás del volante. La mejora en habitabilidad es notable, pero a costa de perjudicar la usabilidad: bajo mi punto de vista no resulta demasiado práctico el hecho de tener que desplazar la mano hasta esta zona para usar el cambio, habida cuenta de que no se encuentra especialmente accesible.

PRUEBA C4 Cactus e-HDI

Otro de los detalles que llama la atención del modernista salpicadero es la falta de un aireador en la parte derecha, detalle que perjudica al acompañante. Ya en las plazas traseras el espacio es más que suficiente para tres adultos, sobre todo teniendo en cuenta que la longitud de este coche es de 4,15 metros. Lo que no resulta suficiente es la aperturas de las ventanas traseras, o más bien la no apertura de las mismas, ya que carecen de elevalunas eléctricos o manual. Los ingenieros de Citroën ha optado por unas luces de apertura escasa. Decisión muy, pero que muy arriesgada.

PRUEBA Citroën C4 Cactus (7)

Por lo menos el maletero ofrece una capacidad interesante con 358 litros y unas formas regulares. En él podrás cargar tus maletas y disfrutar del confort de su suspensión en viajes largos. Ahora bien, no intentes apretar el ritmo porque el Cactus no está hecho para eso.

prueba maletero Citroën C4 Cactus

Toda esta oferta estética se complementa con un buen número de acabados que ofrecen todo tipo de opciones (salvo las mencionadas ventanas traseras con elevalunas). El precio del modelo del Citroën C4 Cactus e-HDI 92 ETG6 de la prueba parte de unos asequibles 16.650 euros, aunque puedes llegar a pagar 20.250 euros por la versión más cara.

PRUEBA Citroën C4 Cactus e-HDI 92 ETG6 (22)

A favor…

+ Diseño
+ Espacio interior
+ Maletero

En contra…

– Cambio automático
– Cristales traseros sin elevalunas.
– Subviraje

Ficha técnica Citroën C4 Cactus e-HDI 92 ETG6
Motor Cilindrada 1.560 cc
Cilindros 4 en línea
Potencia Máxima 92 CV / 3.750 rpm
Par Máximo 230 Nm / 1.750 rpm
Transmisión Caja de Cambios Automática, 6 velocidades
Tracción Delantera
Suspensión Delantera Tipo McPherson / Resorte helicoidal
Trasera Resorte helicoidal
Dimensiones Longitud 4.157 mm
Anchura 1.729 mm
Altura 1.480 mm
Distancia entre Ejes 2.595 mm
Alimentación Tipo de Alimentación Inyección directa por conducto común. Turbo. Intercooler
Peso Peso 1.145 kg
Prestaciones Velocidad Máxima 176 km/h
Aceleración 0-100 Km/h 11,4 seg
Consumos Urbano 3,8 l/100 km
Extraurbano 3,4 l/100 km
Combinado 3,5 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 92 g/km
Precio Precio Oficial desde 19.300 euros

Texto: Juan Antonio Corrales
Fotos: Álex Aguilar

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR