Prueba BMW 530d Steptronic 2017

PRUEBA: BMW Serie 5 2017

Nos trasladamos a Toledo para poner a prueba el nuevo BMW Serie 5 2017, concretamente el BMW 530d Steptronic 2017 con la motorización diésel más potente que ofrece, de momento, la exitosa berlina de segmento E de la firma bávara. Un renovado diseño exterior e interior, nuevas y eficientes motorizaciones, una nueva filosofía de fabricación y la carga tecnológica más importante que le permiten convertirse en el escaparate de la marca tras la última generación del BMW Serie 7.

La séptima generación del BMW Serie 5 2017 fue presentada hace escasas semanas como el escaparate tecnológico más vanguardista de la firma bávara, el cual ha estado acompañado del BMW Serie 5 Touring y el BMW 530e iPerformance, mientras que los nuevos Serie 5 GT y BMW M5 llegarán a lo largo de este año. Por ello, nos hemos trasladado hasta Toledo para poner a prueba el BMW Serie 5 2017, concretamente el BMW 530d Steptronic 2017, la opción de gasóleo más potente de la gama, así como toda la carga tecnológica que incluye y que comparte con la última generación del BMW Serie 7 presentado hace menos de dos años.

Uno de los modelos más exitosos de BMW, con más de 7,9 millones de unidades vendidas, se renueva para ofrecernos el nuevo lenguaje de diseño. Abandona con ello las líneas sinuosas y gana en presencia y robustez gracias a sus marcadas líneas deportivas presentes en toda la carrocería. El frontal, por su parte, destaca por las nuevas ópticas de LED que se unen a la parrilla de riñón de la compañía, la cual ahora es activa, permitiendo o no el paso de aire en función de las necesidades térmicas del motor. La pronunciada línea lateral y el Air Breather inferior para el paso del aire, que debuta en el Serie 5, dan paso a una zaga que preserva los clásicos rasgos de diseño de la marca, la disposición horizontal de los diferentes elementos, faros con tecnología LED y salidas de escape gemelas.

Prueba BMW 530d Steptronic 2017

El Serie 5 2017 crece con respecto a su predecesor, con 36 mm adicionales de longitud, 6 mm más de anchura y 2 mm más de altura, así como una distancia entre ejes que crece 7 mm y un maletero que aumenta 10 litros su capacidad hasta los 530 litros. Por ello, ofrece un habitáculo más grande, a lo que además ha contribuido el rediseñado salpicadero ofreciendo una sensación de amplitud adicional. La pantalla del sistema de infoentretenimiento de 10,25 pulgadas, el cuadro de instrumentos totalmente digital, la consola central simplificada, el punto de carga inalámbrica bajo ésta y la reducción del volumen del salpicadero permiten ofrecer más espacio para los ocupantes, los cuales irán rodeados de materiales de mayor calidad, algo percibido nada más subirnos al nuevo BMW Serie 5, junto a los asientos de nueva talla con regulaciones eléctricas, calefactados y ventilados.

Pese al incremento de tamaño, los ingenieros de BMW han logrado una reducción considerable del peso del conjunto que alcanza los 100 kilogramos. Esto se debe a un nuevo bastidor y a la inclusión de materiales más ligeros como el aluminio y el magnesio, los cuales acompañan al tradicional y robusto acero. Su diseño, por otro lado, ha sido optimizado hasta tal punto que consigue registrar un coeficiente aerodinámico de Cx 0,22, gracias también al Air Curtain, los Air Breather y la parrilla delantera activa, posicionándose como el mejor del segmento.

Prueba BMW 530d Steptronic 2017

La gama de motorizaciones del BMW Serie 5 2017 está compuesta por tres unidades de gasolina, dos diésel y un híbrido enchufable. El 530i de cuatro cilindros (252 CV y 350 Nm), el 540i de seis cilindros (340 CV y 450 Nm) y el M550i con un V8 biturbo (462 CV y 650 Nm), mientras que las opciones de gasóleo son el 520d de cuatro cilindros (190 CV y 400 Nm) y el 530d de seis cilindros (265 CV y 620 Nm). Por último, la variante híbrida enchufable 530e equipa un sistema de propulsión híbrido con una potencia combinada de 252 CV y 420 Nm de par. Todos los motores se ofrecen, de serie, con propulsión trasera, aunque existen variantes de tracción total xDrive y con el novedoso sistema de dirección activa integral que permite que eje trasero gire en el sentido opuesto a las ruedas delanteras a menos de 60 km/h y en el mismo sentido a más de 60 km/h.

En el apartado tecnológico destaca la clara presencia del BMW Serie 7 (prueba), el cual ha permitido la inclusión de los diferentes asistentes a la conducción y sistemas de seguridad de los que hace gala el nuevo Serie 5. Entre ellos podemos destacar el Control de Crucero Dinámico ampliado con el Control de Crucero Activo opcional capaz de mantener la velocidad preestablecida y adaptarse al resto del tráfico, mientras que con el Speed Limit Info de reconocimiento de señales, además puede cumplir con los límites de velocidad de forma autónoma.

Prueba BMW 530d Steptronic 2017

Incluye, por otro lado, la protección contra colisión frontal y el cambio automático de carril que, además, es capaz de mantener el carril sin abandonarlo y se basta del asistente de ángulo muerto para detectar el resto del tráfico antes de la maniobra. Este sistema funciona de forma sencilla al mantener presionada la palanca de intermitencia cuando los asistentes de dirección y de mantenimiento de carril están activos. Toda esta batería de sistemas de seguridad son un gran paso hacia el futuro de la conducción autónoma, complementados también con la advertencia de prioridad de paso, sentido contrario y tráfico cruzado.

BMW insiste en dejar este punto muy claro, ya que el BMW Serie 5 2017 que he podido probar no es un coche autónomo. Es cierto que, gracias a los sensores distribuidos por la carrocería y las cámaras en el frontal y la zaga, así como los asistentes a la conducción antes mencionados que cooperan en el sistema BMW Personal Copilot, la nueva generación incluye los elementos básicos para realizar una conducción autónoma, aunque el coche no ha sido concebido para ello. Sin embargo, los ingenieros han conseguido que el Serie 5 adopte funciones autónomas en situaciones de tráfico lento o atascos en autovías, a velocidades de entre 0 y 210 km/h, controlando la dirección, la aceleración y la frenada. Esto nos ofrece un lapso de 30 segundos antes de que el sistema nos obligue a tomar de nuevo el control del vehículo.

Prueba BMW 530d Steptronic 2017

Entrando en detalle en el apartado tecnológico del Serie 5 2017 encontramos que el nuevo sistema de infoentretenimiento estrena una pantalla de 10,25 pulgadas con un interfaz renovado y control gestual como el que incluye el Serie 7. A esto se suma el head-up display renovado y la famosa llave Display Key que permite controlar y verificar diferentes parámetros del coche, como la autonomía, activar o desactivar la climatización y las luces o abrir y cerrar las puertas. Además, mediante esta llave se puede gestionar el sistema de aparcamiento por control remoto que pudimos presenciar en primera persona en los BMW Innovation Days 2017.

Gracias BMW Connected, otra de las novedades que pudimos conocer hace unos días en los Innovation Days de la marca, nos permite controlar la agenda, planificar viajes, verificar el estado del vehículo y optar a una de las funciones más interesantes, el Remoted 3D View, el cual nos permite verificar dónde se encuentra el coche y visualizarlo mediante una imagen 360º generada por las cámaras y sensores del coche.

Prueba BMW 530d Steptronic 2017

He puesto a prueba el BMW 530d Steptronic 2017, el cual equipa un motor de seis cilindros en línea y 3.0 litros de capacidad con 265 CV de potencia a 4.000 rpm y 620 Nm de par motor entre 2.000 y 2.500 rpm. El propulsor se asocia a una transmisión Steptronic de 8 velocidades que canaliza, en este caso, toda la potencia al tren posterior, aunque existe una variante que incluye el sistema de tracción total xDrive de BMW. Esta motorización homologa un consumo en ciclo combinado de 4,5 litros a los 100 kilómetros y unas emisiones que alcanzan los 118 g/km de CO2.

Prueba BMW 530d Steptronic 2017

Una vez accedo al interior del Serie 5 encuentro un habitáculo silencioso, cómodo y espacioso para que cuatro adultos viajen, mientras que una quinta plaza también está disponible en la bancada trasera. Destaca la calidad de los materiales y la sensación de amplitud, así como la dotación tecnológica que envuelve en un aura de seguridad avanzada e independiente al coche. Hora de ponerse al volante. El asiento del conductor me pide que comencemos a devorar kilómetros por autopista o carreteras nacionales (es para lo que ha sido concebido), mientras que el volante se ajusta eléctricamente en profundidad para alcanzar los mandos del vehículo.

Arrancamos el motor. Mientras la sonoridad en el exterior denota que estamos ante un propulsor de gran cilindrada (2.993 cc) una vez cerramos la puerta gozamos de una atmósfera de silencio y armonía, sin vibraciones o ruidos molestos. El cambio Steptronic de ocho relaciones se ajusta perfectamente a esta motorización, casi parece diseñado para esta misión, pero es que el BMW 530d Steptronic 2017 que he probado cuenta con cuatro modos de conducción: Eco Pro, Confort, Sport y el nuevo Adaptative, el cual es capaz de adaptar (valga la redundancia) los diferentes parámetros del coche de forma automática en función de tu estilo de conducción.

Prueba BMW 530d Steptronic 2017

Salimos a autopista, el hábitat natural del BMW 530d Steptronic 2017 y comenzamos a devorar kilómetros casi sin percatarnos, pero quiero ver de lo que es capaz en una carretera con alguna que otra curva. Por suerte, la ruta incluye un tramo revirado donde poder activar el modo Sport y poner la palanca del cambio en modo secuencial para gestionar las relaciones desde las levas integradas tras el volante. Pese a que acusa el peso de 1.715 kilogramos, es capaz de lidiar con soltura en cada cambio de giro, con una suspensión firme donde apenas presenciamos barqueo de la carrocería. Además, los 620 Nm de par que ofrece el propulsor nos permite ser generosos con el cambio y no reducir constantemente para buscar más potencia tras cada frenada.

Pero este estilo de conducción tiene un impedimento y es ver la media de consumo aumentar de forma preocupante. En una conducción deportiva podemos ver cifras cercanas a los 8 litros, mientras que en conducción más relajada podemos dejarla en torno a los 7 litros, algo bastante lejos de los 4,5 litros que homologa a los 100 kilómetros. Sin embargo, el BMW 530d puede presumir del sistema BMW Personal Copilot, que nos ayuda a mantener el coche en el carril e incluso ocuparse durante un lapso de tiempo de la conducción. Soy algo prudente con esta nueva tecnología, aunque reconozco que es efectiva y que sienta las bases de la revolución a la que estamos a punto de asistir.

Prueba BMW 530d Steptronic 2017

Ficha técnica BMW 530d Steptronic 2017
Motor Cilindrada 2.993 cc
Cilindros 6 en línea
Potencia Máxima 265 CV / 4.000 rpm
Par Máximo 620 Nm / 2.000 – 2.500 rpm
Transmisión Caja de Cambios Automática, 8 velocidades
Tracción Trasera
Suspensión Delantera Paralelogramo deformable, Resorte helicoidal
Trasera Paralelogramo deformable, Resorte helicoidal
Dimensiones Longitud 4.936 mm
Anchura 1.868 mm
Altura 1.479 mm
Distancia entre Ejes 2.975 mm
Alimentación Tipo de Alimentación Inyección directa conducto común, Turbo, Geometría variable, Intercooler
Peso Peso 1.715 kg
Prestaciones Velocidad Máxima 250 km/h
Aceleración 0-100 km/h 5,7 seg
Consumos Urbano 5,3 l/100 km
Extraurbano 4,1 l/100 km
Combinado 4,5 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 118 g/km
Precio Precio final 61.900 euros

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies